Es media noche. Antes del alba darán conmigo y me encerrarán en una celda negra, donde languideceré interminablemente, mientras insaciables deseos roen mis entrañas... Revista Cthulhu 19.

Es media noche. Antes del alba darán conmigo y me encerrarán en una celda negra, donde languideceré interminablemente, mientras insaciables deseos roen mis entrañas y consumen mi corazón, hasta ser al fin uno con los muertos que amo.

Esto… Saludos, queridos lectores. ¿En qué estaría yo pensando para recitaros eso? Ah,si; en el último número de la revista Cthulhu, que nos trae Diábolo Ediciones.

Estamos ante una antología de 13 historias en formato cómic (¿13?¿Coincidencia? No lo creo…:-)) y un cuento en formato texto.

Este formato no me desagrada en absoluto. Por un lado, me recuerda la variedad de las revistas de cómic con las que crecí (si, soy así de viejo…). Por otro, es un escaparate perfecto para que los lectores de papel (no siempre internet es el mejor lugar para descubrir autores nóveles) conozcamos las obras de un buen número de autores.

26 en esta ocasión, si no he contado mal:

Eugenia Alcatena, Carina Altonaga, Pablo Barbieri, Roberto Barreiro, David Braña, Alfonso Bueno, C.J. Camba, Alba Cardona, Bruno Chiroleu, Alberto Cimadevilla, Rubén Gil, Hernán González, César Herce, Virginia Las Percas, Nicolás Lepka, Javier Martos, Edu Molina, Manuel Mota, Nava, Alex Nieto, Álex Ogalla, Homero Ríos, Gonzalo Ruggieri, Iván Ruso, J.M. Tamparillas, Paco Zarco.

Se nos presentan historias cortas, alguna de incluso solamente una carilla. Recordemos que el formato ideal para el terror es el cuento corto. Esto nos permite disfrutar de historias rápidas, cuyos autores deben pensar cómo contarnos sus historias para ofrecernos un desarrollo de presentación-nudo-desenlace en muy poco espacio. ¿Mejor centrarnos en una escena? ¿O contar una historia más larga pero con menos detalle en cada una de las partes?

No hablaremos de las historias de una en una. No tendría mucho sentido dada la escasa longitud. Posiblemente os las destriparía. Tomémoslas todas como una única obra, como la antología que forman.

A nivel de guión hay de todo. Desde revisiones de fábulas e historias clásicas a nuevas versiones de los mitos más modernos. Desde la crueldad a la venganza. Pasando por el dolor y el amor imposible.

Cada lector encontrará una historia que le disguste, una historia que le guste, una o más historias que le resulten indiferentes…y una historia que le haga secarse un ojo murmurando: «Es que se me ha metido algo en el ojo«.

En mi caso, se trata de La nana de la nada, de Alfonso Buero y Alberto Cimadevilla.

Perdonadme un instante. Es que se me ha metido algo en el ojo…

A nivel de dibujo, tenemos la misma variedad que con los guiones. Cada autor tiene su propia identidad y gustos personales. Pero raro será si no encuentras alguno que te guste. Pasando del blanco y negro al color, del dibujo detallao al casi minimalista; tenemos un poco de todo.

Esto no deja de ser, en una obra de estas características, una riqueza más que un problema. A mi la que más me ha gustado en este aspecto es Destino, de Javier Martos e Iván Ruso.

Dejadme comentar algo sobre los textos de este tomo. Diábolo nos ofrece un tomo con mucha variedad en lo referente a la tipografía. Respetando la escogida por cada autor, nos ofrece una serie de cuentos que se leer con facilidad casi siempre. Alguna historia hay que tiene unos textos más difíciles de leer. Pero se trata de una elección artística, como en una de las historias donde  los textos aparecen entre líneas, como si estuviéramos ante un cuaderno infantil de prácticas de escritura.

De todas maneras, la corta longitud de las historias no permite que esto llegue a ser un problema.

Resumiendo, tenemos 14 historias muy diferentes por menos de 10 euros. Un regalo para aquellos a los que nos gusta leer antologías de terror. De la forma correcta; picoteando  una historia tras otra, revisando las que más nos han gustado, releyendo las que menos. Un banquete sin prisas, sin agobios. con todo el tiempo del mundo por delante…

¿Por qué leer Cthulhu 19?

Variedad de  tonos e historias. Siempre encontrarás una que te guste. Una buena oportunidad de conocer autores nuevos a los que seguirles la pista, como la Parca a aquellos con los que tiene una cita.

¿Por qué no leer Cthulhu 19?

Eres más de historias largas, que tengan espacio para narrar tramas complicadas y detalladas.

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com