Salvatore Integral solo podía estar editada en Ponent Mon. Una obra de belleza calmada, en la que hasta las escenas más trepidantes y vertiginosas...

CV_SALVATORE INT AL_01_ES_COUV.inddSalvatore Integral solo podía estar editada en Ponent Mon. Una obra de belleza calmada, en la que hasta las escenas más trepidantes y vertiginosas transmiten paz. Con personajes entrañables y que calan con gran facilidad. Salvatore Integral recoge los 4 tomos publicados por Dupuis en Francia, lo cual supone la obra completa. Una obra inconclusa que te deja a medias, pero que a pesar de todo te deja con un sabor de boca muy agradable. Muchas referencias se me vienen a la cabeza, algunas probablemente reconocidas, otras por propia asociación de sensaciones. Vayamos por partes.

La historia.

salvatore02Salvatore es un perro mecánico, huraño, que vive en lo alto de la montaña para hacer que el que vaya a su taller se haya merecido su trabajo. Es un perro soñador, es un perro enamorado, y tiene una meta en la vida: reencontrarse con el amor de su vida, la perrita Julie. Para ello construirá un vehículo híbrido que lo mismo sirva para tierra, mar o aire. Pero para terminarlo, necesitará una serie de piezas, que solo podrá ir consiguiendo con la ayuda desinteresada (y casi siempre desconocida) de sus clientes.

Amandine es una cerda rechoncha, viuda y miope, que está embarazada de 13 cochinillos. Un accidente por culpa de su miopía provocará que de a luz en el tejado de una casa de París, pero una de sus crías, François, caerá a una fuente y se quedará perdido. Amandine pasará el resto de la aventura buscándolo, sin descuidar a sus otros 12 hijos, pero con una desazón continua que impide que alcance la felicidad.

François es un cerdito recién nacido y perdido que es rescatado por Lèa, una gata gótica, del culto religioso de Serge el Negro. Lèa lo adoptará y dará rienda suelta a sus instintos maternales, para disgusto de sus padres que no ven con buenos ojos dicha relación. El rastro de Amandine será un continuo aliciente para François que anhela reunirse con su madre y hermanos.

Durante 4 tomos iremos viendo las aventuras de estos personajes, además de otros muchos secundarios que aparecen y desaparecen, como Jèrôme y su mujer la vaquilla resentida, el pequeño humano que acompaña a Salvatore en sus aventuras, Serge el negro, los espías lagarto, la perrita que se queda sin coche en Suiza de camino a Austria, el detective privado… Cada uno de esos personajes tendrá su propia personalidad y abrirá un nuevo mundo de posibilidades. Pocos personajes pasan sin más, todos despiertan la curiosidad.

El autor.

salvatore05Nicolas de Crecy es un autor nacido en Lyon. Debutó en el cómic con Bug Jargal, una obra que le dejó tan descontento, que lo mantuvo alejado del medio cuatro años. Después llegarían obras como Foligatto, la trilogía El Bibendum Celeste (publicada por Ponent Mon en otro integral), Diario de un fantasma, Período Glaciar (que le valió una nominación a los Eisner en 2007) o este Salvatore. Todas las obras del autor publicadas en castellano lo han sido por Ponent Mon.

La historia de Salvatore tiene un tono calmado, transmite mucha paz a pesar de que, como he dicho en la introducción, tiene escenas trepidantes y divertidísimas, como el regreso en coche de la cerdita Amantadine para acabar en un tejado parisino. Los personajes son muy entrañables y están muy bien definidos. De Crecy sabe introducir pequeños detalles que dotan a la mayoría de sus personajes de gran ternura. Mi favorito tal vez sea el pequeño humano, que hace casi de voz de la conciencia, a pesar de su silencio, y que representa la figura casi de mascota. De hecho hay una escena en la que le recriminan cruzando la frontera de Suiza que no lo haya declarado como su acompañante. Son esos pequeños detalles, apenas perceptibles, los que van dando volumen a los personajes, como la afición a las fondues de Salvatore o los continuos esfuerzos de Amantadine, resignandose en sus fracasos. La historia además está contada sin dar importancia a nada, por muy rocambolesco que resulte. Ningún personaje se altera. En ese sentido, me recuerda mucho a la película Amelié, con ese destino prefijado y esa meta clara en la mente del protagonista.

salvatore04El dibujo es muy llamativo. Se trata de un dibujo muy rudimentario, con líneas temblorosas, y aparentemente simple. Me recordó mucho a aquella película de animación «Cuando el viento sopla», con diseños simples y ese tono calmado tan presente en esta obra, e inevitablemente a Bill Plympton, cuyas obras de animación con trazo irregular son tan evocables al leer este Salvatore. Pero cuando he dicho lo de «aparentemente simple» no ha sido gratuito. El dibujo puede parecer simple, pero no lo es en absoluto. Tiene muchísimo detalle, los escenarios están perfectamente abocetados siempre, con una narración clásica pero muy potente, y con la capacidad de hacer que te acostumbres con gran rapidez a esa simpleza, y te recrees en su belleza. Y ese dibujo no está porque el autor no sepa hacerlo más detallado, porque luego aparecen personajes como un jabalí en el que se ve hasta el último pelo, pero los protagonistas son muy rudimentarios, bellamente rudimentarios.

En definitiva.

salvatore03La única pega que le pongo a Salvatore Integral es su inconclusión. Nos deja a medias. El propio autor reconoce en un epílogo final que esta serie surgió del recurso que tiene para vencer a la rutina o a los períodos de bloqueo creativo en los que se dedica a hacer bocetos en donde primero pille y que hace sin ninguna intención de que prospere. Esos bocetos dieron lugar a esta serie que comenzó como una aventura de Tintín, en la que el protagonista fuera cruzando el planeta hasta su Julie, pero que poco a poco fue creciendo gracias al peso de los secundarios. El autor escribe un epílogo en el que se despide, sin dar más explicaciones de por qué dejarla inconclusa. No obstante, el hecho de quedar inconclusa, no resta la belleza de su lectura ni el disfrute de conocer a sus personajes, pero te deja como en un coitus interruptus, en el que te hubiera gustado ver el reencuentro de François con Amantadine y de Salvatore con Julie. Sabes que esos encuentros llegarán, pero tú no vas a estar ahí para leerlo.

Salvatore Integral está editado por Ponent Mon en Cartoné con papel de alto gramaje satinado, con 224 páginas por 34€.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com