Pues con el ciclo del vacío llegamos al final de la serie Okko. Qué sensación más extraña, tras acompañar a Okko, Noburo, Noshin y... Reseñas desde Star City: Okko, el ciclo del vacío.

el ciclo del vacíoPues con el ciclo del vacío llegamos al final de la serie Okko. Qué sensación más extraña, tras acompañar a Okko, Noburo, Noshin y Tikku en estos 5 tomos (10 en su versión original) pues se cierra el ciclo de la historia, se atan todos los cabos sueltos, pero ahora es cuando precisamente más ganas de conocer sus historias te quedan. El ciclo del vacío ejecuta un poético ejercicio de cierre, pero lo que concluye es precisamente un ciclo, y así la historia que sirve para conocer el destino final de esos personajes no es otra que aquella en la que se cuenta su origen. Una historia que sirve para comprender las personalidades de esos personajes que tanto nos llevan acompañando, y que ahora se despiden. Un tomo redondo. Un tomo que supone el fin del ciclo de Okko.

La historia.

ciclovacio02El ciclo del vacío comienza con un Okko titubeante. Tras los hechos acontecidos en los ciclos del aire y del fuego, nuestro ronin se encuentra más vulnerable que nunca. Su sentido del peligro le juega la primera mala pasada de su carrera, acabando por error con la vida de un inocente, lo cual le hace plantearse que ha llegado por fin la hora de su retiro. En el camino hacia su inkyo (retiro), el joven Tikku le pedirá a Noshin que le cuente cómo conoció a Okko. El monje borracho accede, y contará cómo sus caminos se cruzaron cuando Okko era el rebelde hijo del Daimio y él un miembro de un grupo de bandidos juveniles: Los cinco filos del lobo. La historia nos llevará a cómo se separan sus caminos, corren paralelos, van creciendo y acabarán volviendo a confluir hasta que Noburo se una a su cruzada y se conviertan en los cazadores de Yokai que conocemos desde el principio de esta serie. Veremos también quién es Noburo, de dónde sale y por qué de esa fidelidad hacia Okko; así como los inicios de Noshin como intermediario con las fuerzas de la naturaleza.

El trabajo de Hub.

Aunque Yermo Ediciones ha publicado esta obra de manera desordenada, la evolución del autor en estos 10 años que se ha mantenido al frente de ella son más que evidentes. El guión de este último arco (o ciclo) es lo que cualquier lector esperaría en un tomo de presentación, con la historia de origen de los personajes. Pero la manera en la que el autor lo presenta es muy hábil, porque incluye a muchos personajes y a sus circunstancias: El Daimio padre de Okko; su Karo (mano derecha); la vieja bruja, que guarda un secreto y chantajea al Daimio; la madre de Kandji, ese niño compañero de Okko en el aprendizaje de la espada y que le guarda un rencor eterno; el propio clan donde conocemos a Noshin; los monjes del monasterio donde descubrirá sus poderes el monje… en definitiva, una cantidad ingente de personajes, muy bien planteados y con unas personalidades y motivaciones muy claras a pesar de estar esbozados en apenas unas páginas, y que el autor maneja con asombrosa facilidad.

ciclovacio03El dibujo no se queda atrás. A pesar de que desde el primer tomo contamos con unos escenarios muy detallados y una narrativa que alterna la paz de la cultura japonesa con la acción más desenfrenada, aquí ya sí tenemos al Hub más completo. Paisajes nevados, bosques florecientes por las lluvias primaverales, desiertos, monasterios, palacios… Los escenarios se suceden página tras página, dando al lector una continua sensación de movilidad y paso del tiempo. La acción es contenida en este tomo, a pesar de que tenemos bastantes luchas y escenas en las que Okko comenzará a depurar su particular técnica de «la vía de la esquina», pero es una historia en la que predominan más las intrigas, secretos y descubrimientos que la acción… lo cual no juega para nada en contra de la lectura. Llegados a este punto resulta más interesante profundizar y descubrir el pasado de los personajes que detenernos en páginas de luchas innecesarias que retrasen la acción en favor de resultar una lectura ágil a toda costa.

Me gusta especialmente cómo aborda Hub el paso del tiempo. Los saltos temporales no dejan hueco. En todo momento se llenan con viñetas de momentos de ese período, lo cual en algún caso resulta un disfrute (las escenas de sus primeros enfrentamiento con Yokais). Y por supuesto, el principal escenario del paso del tiempo está en el rostro de los personajes. Hub se asegura de hacer que los personajes se vean más adultos o viejos… sin ser el mero recurso de cambiarles el color del pelo. El Okko viejo es más que un Okko joven con pelo canoso. Tiene más cuerpo, la cara más ancha y abotargada como suele suceder en la vida real. Lo mismo sucede con la madre de Kandji o Noshin, cuyo peso va cambiando con el paso del tiempo y las páginas.

En definitiva, el ciclo del vacío.

ciclovacio04Una preciosa historia de cierre, un fin de ciclo que supone el inicio del mismo. Apetece volver a coger el ciclo del agua y empezar de nuevo el viaje de Okko. La historia corre en círculo y dan ganas de no salirte de él. El ciclo del vacío es probablemente el tomo más completo en cuanto a guión y dibujo de toda la obra, por su complejidad y variedad de escenarios y personajes. Un broche de lujo para una serie muy disfrutable.

Yermo Ediciones nos trae este último tomo de 128 páginas encuadernado en cartoné con un tamaño de 22×31 cm a un precio de 30€. Un aumento de precio, como sucedía en el ciclo de la tierra, por su mayor longitud. Los álbumes habitualmente suelen tener una extensión de 48 páginas pero en estos últimos 4 libros de su edición francesa original en Delcourt, contaron con 62 páginas cada uno.

Lo mejor: La complejidad de la historia y la variedad de personajes y escenarios. Conocer por fin la historia de Okko, Noburo y Noshin.

Lo peor: Que no vamos a poder leer más historias con estos personajes.

Para fans de las historias de samurais. Para los que os hayáis leído los 4 tomos anteriores (ahora no vais a parar…). Para los que quieran empezar por el final (se puede hacer, aunque recomendaría seguir el orden cronológico de publicación).

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com