Siempre he sido fan del humor inglés: Monty Python, Rowan Atkinson, los Roper, Benny Hill, Little Britain, Ricky Gervais, Edgar Wright… Por muy diferente...

bojeffries2Siempre he sido fan del humor inglés: Monty Python, Rowan Atkinson, los Roper, Benny Hill, Little Britain, Ricky Gervais, Edgar Wright… Por muy diferente que sea el estilo, todos tienen en común la seriedad y rectitud de al menos alguno de sus personajes. Siempre acaba saliendo algún estandarte de la pompa británica, irradiando esa tranquilidad con la que todo parece cotidiano, aunque de fondo esté teniendo lugar la 3ª Guerra Mundial. Lo que no sabía era que alguien como Alan Moore, era capaz de escribir historias tan delirantes como dignas de ese género propio dentro de la comedia que es el humor británico. En La saga de los Bojeffries, Moore se acompaña de Steve Parkhouse, y nos trae unas historias cortas en la que poco a poco iremos conociendo a todos los miembros de una familia tan delirante como adorable.

bojeffries4La historia.

Los Bojeffries son una familia muy peculiar: El abuelo Podslap es una especie de versión mohosa de un monstruo Lovecraftiano; Raoul es un licántropo tan inocentón como adicto a degustar lo más selecto del género canino, que trabaja en una fábrica dirigida por un simpatizante del III Reich; Jobremus es un viejo aficionado a la caza de los murciélagos que actúa de patriarca; Festus es un vampiro con tan poco control del idioma como de las cosas que debe evitar para ser vaporizado al instante; Ginda es una joven con problemas de autocontrol tanto en el terreno de la ira como de su propia sexualidad; Reth es el joven más normal de la familia que sobrevive a ellos como puede; por último está el bebé Bojeffries, una criatura nuclear encerrada en el sótano de casa. Todos estos personajes con reminiscencias a otras famosas familias como los Munster o los Addams, conviven en una casa alquilada en una ciudad inglesa cualquiera, intentando pasar desapercibidos y sobrevivir pacíficamente.

Este libro está compuesto de las historias cortas que fueron publicando sus autores a lo largo de más de tres décadas en la revista Warrior, aunque una vez reunidas en este tomo, están dotadas de una unidad y coherencia que hacen olvidar que se han ido publicando tan espaciadamente. Las historias están teñidas de ese humor tranquilo en la que nadie se altera, con personajes impávidos ante todo, a pesar de que siempre nos cuenten situaciones delirantes que contrastan absolutamente con el tono de la escena. En esta colección hay de todo: desde historias autoconclusivas, en varias partes, operetas, y un broche en mi opinión brillante, en el que a modo de comic book, retomamos la situación de la familia tres décadas después, con una reunión de lo más inesperada.

bojeffries5Los autores.

Alan Moore es un joven novato en esto del cómic, que ha comenzado a escribir hace apenas dos meses sin llamar excesivamente la atención. En serio, me niego a decir quién es Alan Moore. Si no lo sabéis, haced acto de constricción pública, sentaos en la silla de pensar y reflexionad sobre si realmente os gusta el cómic. Pocas personas en el mundo del cómic son más reconocibles que el viejo mago de Northampton. Sus guiones para esta serie están plagados de humor, muy sutil, y adornado además de la poesía que tan bien escribe, con pasajes francamente preciosos, que hacen que contraste aún más con el tono delirante de la obra. Tiene historias/gags muy buenos, aunque sin duda me quedo con las historias y el personaje en sí de Ginda (y su escena con los albañiles) y el relato que sirve de broche para el tomo, que me parece brillante a más no poder.

bojeffries1Steve Parkhouse es probablemente más desconocido. Trabajó para Marvel a finales de los 60 (escribiendo historias de Ka-Zar y Nick Furia) pero el grueso de su carrera lo ha desarrollado en el Reino Unido, bien en el género superheróico como en la Hulk Weekly de Marvel UK (Black Knight), como en series como 2000 AD o Doctor Who Magazine. Su estilo es firme, sereno, de trazo fino y una cosa que me gusta mucho de esta serie es que los personajes son muy diferentes y reconocibles, cada uno con su propia fisionomía radicalmente opuesta al de los demás personajes. Cada uno tiene su propia personalidad que se transmite perfectamente con el dibujo.


En definitiva.

bojeffries3Es curioso cómo esta obra ha permanecido «perdida» durante muchos años, a pesar de estar nominada en 1994 a mejor reimpresión. Pero los editores de Top Shelf/Knockabout han conseguido recuperar esta pequeña joyita a la que han añadido material y han publicado en este tomo que ahora nos llega traducido a España de la mano de Planeta Comics, en formato rústica, 96 páginas en blanco y negro (con una historia con toques de color monocromático) por 14.95€.

Si os gusta el humor inglés, os gustará. Si os gustaba La familia Addams o La familia Munster, os gustará. Si os gusta Alan Moore, os gustará, tanto por descubrir esta nueva faceta de humorista, como por esos textos teñidos de poesía que solo él sabe hacer con esa maestría. Si os gustan las tiras cómicas, os gustará, porque realmente no es más que una reunión de ellas con varios experimentos y cambios de estilo como añadido. Y por último, si sois yo, os gustará, porque el Alan Moore de los últimos tiempos estaba tendiendo a cargarme demasiado (Lost Girls, los últimos tomos de La liga de los hombres extraordinarios,…) con una prosa demasiado sobrecargada para mi gusto, con historias enrevesadas, y que aquí me ha sorprendido con unas historias ligeras, con chicha y repletas de momentos de diversión.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com