Decía en la reseña de la primera parte de la etapa de Mike Carey al frente de Hellblazer que su andadura en la colección... Reseñas desde Star City: Hellblazer de Mike Carey (2 de 2)

HellblazerDecía en la reseña de la primera parte de la etapa de Mike Carey al frente de Hellblazer que su andadura en la colección me parecía, probablemente, la más completa y redonda de todos los autores que han pasado por esta cabecera. Tal vez algunos piensen que exagero, sobre todo teniendo en cuenta que las más afamadas son las de Ennis y Delano. Concluido el segundo tomo corrijo mi frase y elimino el probablemente. La etapa de Carey es en mi opinión la etapa más completa de todas. ¿Y por qué? Porque no solo le da su propio estilo y marca personal, sino que asimila el trabajo de los demás autores y los aprovecha como vehículo para sumergir de lleno al lector en la historia que nos quiere contar. La división que ha hecho ECC en estos dos tomos es perfecta. Este segundo volumen comienza en un punto de inflexión de esta etapa. Una vez presentadas sus credenciales, Carey nos hace un planteamiento, original y valiente, y lo usa como premisa para lo que nos quiere contar antes de irse.

La historia.

Habíamos dejado a Constantine haciendo un pacto con la diablesa Rosacarnis quien pedía a cambio a John un día de su vida. El número con el que abre este tomo es el 200, Familias felices, un número especial en que Carey nos presenta tres historias ambientadas en tres épocas, con un factor común… la presentación de un hijo del ocultista. Esta historia aparentemente onírica y ficticia tendrá relación con el pacto que hizo con Rosacarnis. Aunque suponga un pequeño spoiler, es imprescindible conocer este detalle puesto que prácticamente los siguientes 16 números girarán en torno a este pacto, al enfrentamiento de John con estos niños y a cómo tendrá que aliarse con el demonio Nergal, padre de Rosacarnis, para derrotar a la diablesa.

Además de esa historia principal tendremos algún fill-in como Horizonte de sucesos (#201), en el que tres drogadictos asaltarán el escondite de Constantine para sus reliquias y artefactos mágicos recopilados a lo largo de su carrera, y lo harán con consecuencias funestas, por no saber qué es lo que están manejando.

A continuación, un arco de 4 números, Motivos para estar contentos (#202-205) en el que los hijos de John comienzan a atormentar a su padre atacando a sus seres más queridos: Chas, Angie Spatchcock, su sobrina Gemma o su hermana Cheryl. El epílogo de lo que ocurre con Chas lo tenemos en Objetivos opuestos (#206), mientras que lo que sucede con Cheryl, Gemma y Angie y el plan de John para deshacer el entuerto tiene lugar en el largo arco de 6 números La tierra adonde van los muertos (#207-12), uno de los arcos más completos de la etapa de Carey por los motivos que daré un poco más adelante.

El don (#213) sirve de epílogo de este arco con una historia de la infancia de John que ayudará a comprender su personalidad con más facilidad, mientras que en Se ruega respuesta (#214-215) Carey se despide temporalmente de Hellblazer invitándole a la reunión por el 200 aniversario de un club de magos de Londres, con los resultados esperables en el cínico inglés.

No sería una despedida larga, puesto que un año después, en el número 229 volvería Con un poco de ayuda de mis amigos, en el que John aprovecha una partida de cartas entre amigos para contar una de sus anécdotas.

El tomo cierra con una pequeña historia corta de un especial del 11 de septiembre y una miniserie de 5 números del año 2005 en el que Carey se reunía con Leonardo Manco en Todas las verdades, en la que John tendrá que enfrentarse a unos demonios para ayudar a la nieta de Chas que ha caído enferma con una misteriosa enfermedad que asola Inglaterra sumergiendo a los pacientes en un misterioso coma.

Los autores.

Todos los números están firmados por Mike Carey y el dibujo corre a cargo de Leonardo Manco, salvo algunas excepciones. Por ejemplo, el número 200 con el que abre el tomo, que a modo de Cuento de Navidad, encarga cada una de las historias a artistas del pasado, presente y futuro de Hellblazer como fueron Steve Dillon (dibujante principal durante la etapa de Ennis), Marcelo Frusin (dibujante durante la etapa de Azzarello y que había venido dibujando la serie hasta este momento) y Leonardo Manco (quien se haría cargo de la serie a partir de este momento). Este número es especialmente bueno por varios motivos: En primer lugar, Carey muestra su reconocimiento al trabajo de sus compañeros de cabecera trayendo de vuelta a personajes importantes y seña de identidad de las etapas de Ennis o Delano como fueron Kit o Zed. Pero además, usa este especial para poner un punto y aparte a lo que había hecho hasta ese momento y plantear la historia principal que le ocuparía hasta su salida de la cabecera.

Carey está cómodo en esta serie. Se le ve extremadamente respetuoso con las anteriores versiones, pero no duda en quedarse con lo que él considera la esencia y convierte a John en el Constantine más canalla y socarrón visto hasta el momento. Pero introduce un concepto que hasta el momento no habíamos visto en el personaje. Y es que es falible. A lo largo de estos 200 números de Hellblazer hemos visto a Constantine enfrentarse a todo tipo de demonios, a estar al borde de la muerte, a tener que engañar a todo tipo de criaturas y humanos para salirse con la suya. Y lo veíamos con total naturalidad, sabíamos que siempre se saldría con la suya de una u otra manera. Sin embargo en estos números que restan veremos a John fracasar. Veremos que lleva planes a cabo, que seguirá valiéndose de su ingenio para engañar a demonios… pero a diferencia de otras etapas, llegará un momento en que no lo consiga. Y eso, que precisamente va en contra de la esencia del personaje, contribuye a humanizarlo mucho más y a darle un estilo novedoso, a la par que mantenga dicha esencia. No será el único personaje que se atreva a «tocar». Lo mismo veremos con Chas, quien hasta ahora había sido un alivio cómico, que aguanta carros y carretas por su amigo. Carey lleva a Chas al límite, le hace cruzar una línea muy delicada y lo pone en una situación inédita hasta ahora en su relación matrimonial. Y no contento con eso, en el fantástico Todas las verdades con la que cierra el tomo lo llevará un paso más allá. Contribuye a darle volumen a los personajes, sin necesidad de alterar su esencia.

El trabajo de Manco (Hellstorm, Máquina de guerra) es soberbio a los lápices. Bien es cierto que gran parte de la culpa de lo bien que encaja con el tono de la historia es el color de Lee Loughridge, pero Manco hace un dibujo sombrío, con mucha tinta negra y un trazo grueso y sucio que le sienta de fábula a la historia. La narrativa es absorbente, y su visión de las criaturas demoníacas y del infierno mismo, magistral.

Además de Manco tenemos algún fill-in de Frazer Irving (El don), absolutamente fantástico, y mira que su estilo me cuesta en otros trabajos que ha hecho; Giuseppe Camuncoli (Objetivos opuestos) con un buen trabajo, salvo que viene a llenar un hueco cuando estamos acostumbrados a Manco y su estilo es muy diferente y se nota…; o John Paul Leon (Con un poco de ayuda de mis amigos), correcto.

En definitiva, Hellblazer de Mike Carey 2.

Es una opinión personal, y tal vez no estéis de acuerdo con ella, pero recalco una vez más que para mí la etapa de Mike Carey es la mejor que se ha publicado hasta el momento, lo cual no implica que las demás sean malas, todo lo contrario. Pero decir que esta etapa supera a las fabulosas andaduras de Jamie Delano o de Garth Ennis, siendo lo que han sido para esta Hellblazer es darle un sitio de honor al autor que probablemente no se le haya dado como se merece. Carey nos presenta a un John Constantine canalla, cínico, egoísta, protector, falible, borde… adjetivos algunos de ellos opuestos, pero que en algún momento u otro aparecen. El autor nos ha dado una etapa muy contenida, con una historia en mente, que integra cosas del pasado de la serie, y lo transforma en material nuevo con el que abonar el terreno que pisarán a continuación otros autores. Me atrevería a decir que es la mejor etapa con la que acercarse a Hellblazer, aunque a decir verdad, viene bien haber leído al menos las etapas de Ennis y Delano para entender muchas cosas de las que aquí suceden.

ECC Ediciones nos presenta este tomo con el formato habitual de la serie, en cartoné, con 544 páginas a color a un precio de 40€. Contiene los números 200 a 215, 229, una historia de 9-11: The world’s finest comic book writers and artists tell stories to remember vol. 2 y la miniserie de 5 números Todas sus máquinas.

Lo mejor: La etapa de Carey en general. Que haya hecho falible a Constantine. Lo que hace con Chas.

Lo peor: Siendo sincero, se me ocurre bien poco que poner aquí.

Para fans de Hellblazer. Para los que quieran acercarse al personaje y la serie, por ser una de las mejores (si no la mejor) que van a poder leer. Para los que gustan del Hellblazer más demoníaco.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com