Puedo decir que mi amor al cómic se lo debo a tres personas, cada una miembro de mi familia: A mi madre por comprarme...

truenocolor01Puedo decir que mi amor al cómic se lo debo a tres personas, cada una miembro de mi familia: A mi madre por comprarme un Don Miki, mi primer tebeo; a mi hermano, por dejarme sus cómics de Bruguera y Zinco; y a mi padre y abuelo, por dejarme leer sus tebeos de Roberto Alcázar y Pedrín, El guerrero del Antifaz… y El capitán Trueno. Eran tebeos que me enseñaron que existía una tal Editorial Valenciana, o los libros de Historias selección (de Bruguera) y los cuadernillos apaisados de Colección Dan, de Bruguera, con historias de 12 páginas en blanco y negro. Así que mis primeros pasos en el mundo del tebeo los di acompañados de Goliath, Crispín, Sigrid y el propio Capitán Trueno, aunque tengo que reconocer que hace más de 30 años que leí la última historia de ellos, por lo que mi recuerdo y conocimiento era casi nulo. A pesar de que las leí con poca edad, las recuerdo (reconozco que las que más me gustaban eran las de Roberto Alcázar y Pedrín) con mucho cariño, y a pesar de ya resultar bastante desfasadas en algunos aspectos, las encontraba muy disfrutables, y me resultaban bastante entretenidas.

truenocolor02Había oído de algunas ediciones de las aventuras del Capitán Trueno, pero también había escuchado lo mal que se había hecho en algunas ocasiones. De hecho, asociaba Trueno Color a comentarios negativos, así que cuando me he encontrado con ese «Nuevo y genuino» Trueno Color, no he podido evitar acercarme a curiosear, tal vez tarde, en el tomo 13 de la colección que Ediciones B está editando actualmente en tomos de gran tamaño y con una calidad de papel y tapas exquisita. Cuando abro las páginas y leo la nota del editor comienzo a recordar y a entenderlo todo. La pasada edición de Trueno color había sufrido absolutas aberraciones con adulteración del material , censura y tergiversación del dibujo. Con esta colección se pretende hacer una reedición digna y merecedora de la obra de Víctor Mora, Ambrós, Ángel Pardo y Antonio Bernal.

Volver a leer estas aventuras me ha retrotraído a mi infancia. No porque recordara estas historias (aunque las hubiera leído no tengo recuerdo alguno de ellas), sino por el tono de ellas, esas historias de aventuras puras y duras, sin pretensiones más que las de entretener al lector, proporcionarle un rato de lectura que sirva de pista de escape a la mente y a disfrutar de un género algo denostado como es el de las aventuras. Como si los conociera de toda la vida, me he adaptado a la honradez y valentía del Capitán Trueno, de la inocencia de Crispín, del grandullón bonachón Goliath, el cascanueces… Y a Sigrid en estas aventuras no se le ve el pelo, así que de ella poco recuerdo.

truenocolor04Este tomo concreto recopila los cuadernillos originales del 206 al 222, así como las portadas originales de la edición en cuadernillos apaisados y de los recopilatorios Trueno Color de los años 70. Las historias son directas, no se entretienen en páginas de relleno, todo es pura acción, y tienen un factor común, todas ellas acaban siempre con un cliffhanger, que te deja deseoso de leer la siguiente.

Concretamente en este tomo, encontramos la historia en la que el Capitán y sus amigos se tendrán que enfrentar a los peligrosos gemelos Maktub, unos turcos de armas tomar que han secuestrado a una joven para robarle el mapa de un tesoro escondido. Estas aventuras le llevarán a enfrentarse a una peligrosa almeja gigante que se encuentra en el fondo de una laguna perdida. De ahí, irán a buscar a un viejo amigo del grupo, el príncipe Gundar, pero se encontrarán una buena sorpresa cuando lleguen al castillo de su amigo. Eso provocará que viajen a la aldea de una tribu conocida como los vikingos prehistóricos, que están en un proceso de peculiar guerra civil interna, que nuestros protagonistas no dudarán en aprovechar. En plena lucha con el malvado Tangib, Goliath resultará herido gravemente, y solo el mítico Doctor Mágico parece ser el único que podrá salvar a su amigo, pero se encuentra perdido desde hace años, así que el Capitán no dudará en ir a buscarlo, aunque eso suponga ponerse en el camino de la peligrosa reina Anga, líder de los vampiros de Angstland. El tomo acaba con unas aventuras en las que contemplaremos cómo se conocieron el Capitán, Goliath y Crispín, y algunas de las primeras aventuras que vivieron juntos.

truenocolor03En definitiva, unas historias fantásticas, con un dibujo maravilloso, con una capacidad de detalle estupendo, teniendo en cuenta, por supuesto, la época en la que se hicieron. Historias para soñar, para recordar, para volver a la infancia, y para aprender a disfrutar de aventuras sin pretensiones, sin necesidad de retorcidas tramas que busquen sorprender, y con un único objetivo: entretener.

Una cosa llama poderosamente la atención cuando abres uno de estos libros: el cariño que se ha puesto en esta edición. No es una reedición más del Capitán Trueno. Es una edición hecha con mimo, cariño y un respeto absoluto a la historia de la viñeta en nuestro país. Respeto a nombres como los de Mora, Ambrós, Pardo o Bernal, absolutos genios nunca suficientemente reconocidos. Con un papel excelente, una reproducción impecable y un coloreado muy digno. Recopilan íntegramente las historias como se publicaron originalmente, incluyendo dos páginas apaisadas por página como se ve en la viñeta de arriba (que no pertenece a este tomo). Me he quedado con ganas de más… ¡Santiago y cierra España!

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com