Adaptar en un Elseworlds deceíta algunos de los clásicos más grandes del cine expresionista alemán hace la boca agua y si además le añadimos... Reseña Superman/Batman/Wonder Woman: Metropolis

Adaptar en un Elseworlds deceíta algunos de los clásicos más grandes del cine expresionista alemán hace la boca agua y si además le añadimos una estética tan personal como la de Ted McKeever, en Superman/Batman/Wonder Woman: Metropolis, las expectativas parten altas.

Superman/Batman/Wonder Woman: Metropolis

Guión de Jean-Marc Lofficier y Randy Lofficier
Dibujo de Ted McKeever
Rústica, 208 págs. Color.
18,95€
ECC Ediciones. 2017
Superman’s Metropolis USA, Batman: Nosferatu USA, Wonder Woman: The Blue Amazon USA

Cada uno de los tres one shots que se recopilan en este libro toma algunos títulos del cine de principios del s.XX y los adapta a la idiosincrasia del universo DC. Así Superman: Metropolis toma casi todos sus elementos de la obra homónima de Fritz Lang, mientras que Batman: Nosferatu toca la obra de F.W. Murnau, pero aún más El gabinete del Doctor Caligari de Robert Wiene, y Wonder Woman: Blue Amazon con Blue Angel de Josef von Sternberg y Doctor Mabuse, de nuevo de Fritz Lang.

He de decir que esta labor en la que se embarca el matrimonio Lofficier (Jean- Marc y Randy) al guión y Ted McKeever al dibujo es tan atractiva como titánica. El resultado por desgracia no termina de estar a la altura. La labor de adaptación del guión acomoda los acontecimientos de las tramas de las películas a cada uno de los personajes de la trinidad, así como a su galería de villanos y secundarios, pero en ningún momento captura los espíritus de ninguna de las dos partes. Ni leemos una historia al estilo de las del cine expresionista, ni leemos un tebeo de superhéroes… ni siquiera un buen híbrido entre ambas.

El guión queda muy superficial, pero no en esa sencillez primaria del cine expresionista profundamente evocadora, sino en un desarrollo torpe carente de la mayoría del subtexto, del mensaje social y político y de la insondable sensación de terror. A través de largos y tediosos textos en off (y en una tipografía minúscula), trata de contarse lo que deberían haber dicho las imágenes.

Las imágenes son afortunadamente el plato fuerte de Superman/Batman/Wonder Woman: Metropolis. Ted McKeever sí despliega todos una colección de arquitecturas tan imposibles y retorcidas como lo son sus anatomías o la gestualidad de sus personajes. La estética de McKeever es todo un puñetazo visual, pero está más cercana al expresionismo en pintura que en cine, aunque también es cierto que en cada uno de los tres volúmenes que componen. Así, Nosferatu sería donde más cercano está a pintores como Rouault o Munch, mientras en Metropolis aún está a medio camino recordando a otros autores de cómic como Teddy Kristiansen o incluso Fernando de Felipe. Amazona Azul es sin duda el volúmen donde más flojo está con un color digital que hace echar mucho de menos a la pintura manual.

No obstante, incluso en ese último y más flojo capítulo dedicado a Wonder Woman, la potencia de la estética de McKeever es indiscutible, pero no lo es tanto su narrativa. El resultado es un tanto extraño. Cada viñeta es como la estampa de un teatro de marionetas que mira al público y sin embargo trata de contar la historia con los recursos de un cómic al uso. Es una lástima que no haya optado por una apuesta narrativa algo menos convencional, quizá aprovechando la frontalidad de una manera más exagerada, en blanco y negro y con captions a toda viñeta en blanco sobre fondo negro al estilo del cine mudo. Las tramas orientadas a la acción en lugar de a la emoción tampoco ayudan al dibujante, pero Superman/Batman/Wonder Woman: Metropolis se queda como una de esas películas donde tanto la fotografía como el diseño de producción son una verdadera delicia, pero que se quedan cojas en casi todo lo demás.

Superman/Batman/Wonder Woman: Metropolis no es una obra exenta de aciertos y visualmente es uno de los tebeos más atrevidos y potentes que hayamos podido leer en el mainstream, pero desgraciadamente el sabor final es el de una oportunidad fallida.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com