Dolmen ha escogido tres aventuras completas de este agente secreto, más parecido al Superagente 86 que a James Bond. Estamos ante una obra de... Reseña: Super Agente 327

Saludos queridos lectores. Hoy abandonamos la Casa de Té para hacer una reseña muy especial. La número 200, si no he contado mal. Y se la dedicamos al Super Agente 327, de Martin Lodewijk.

Hendrik Ijzerbroot nació en 1966 como agente del Servicio Secreto Holandés. Pero cuando se mudó a España (viviendo en las páginas de las revistas Fuera Borda y Super Fuera Borda) se hizo gallego, miembro del Servicio Secreto Español y se cambió el nombre a Enrique Panférreo.

Es con este hispano nombre con el que Dolmen Editorial nos trae de vuelta al Super Agente 327. Un tomo de más de 154 páginas, incluyendo portadas y extras. Editado a color, en cartoné y con un tamaño de 21×28 cms, tenemos un señor tomo de edición de coleccionista.

Dolmen ha escogido tres aventuras completas de este agente secreto, más parecido al Superagente 86 que a James Bond.  Supongo que si las ventas acompañan continuarán la publicación hasta completar la serie (22 tomos incluyendo historias sueltas).

¿Se leen sin problemas? Si. A las pocas páginas tenemos claro qué tipo de agente es Enrique y hemos cogido el tono de sus aventuras.

Estamos ante una obra de los años 70. Concretamente del periodo 1977-79. Y aquí no se oculta que estamos ante una parodia-copia de los agentes secretos de los años 60. Más que una parodia del propio Bond, es un homenaje inspirado por todas las películas y series surgidas a su sombra.

Mujeres hermosas que pierden sus ropas, héroes ineptos pero con una suerte increíble, villanos de opereta, peligros mortales de los que se sale sin un rasguño, secretaria fiel y ¿en secreto? enamorada del héroe (perfecto a sus ojos). Tópicos que son usados como lo que son, pilares y convenciones de un género muy concreto.

Super Agente 327

Hablemos un poco de la edición de Dolmen. Tres historias, cada una de las cuales viene con dos portadas, la original y una nueva del 2000. Y tras las aventuras, un dossier con información sobre el autor y su carrera. Con unas tapas bastante duras que además nos ofrecen una portada muy chula.

Papel mate, con colores suaves que no queman los ojos. Un grosor bastante bueno, que nos da una obra que debería durarnos muchos años (aunque quizás debamos usarla como escudo ante un puñal malayo, ya sabéis lo dura de la vida del agente secreto :-)).

No puedo hablaros realmente sobre el guión, queridos lectores. bueno, puedo, pero eso os destriparía las historias. Tenemos diferentes tipos de aventuras, desde el espionaje a la acción; desde lo policíaco a lo esotérico. El auténtico héroe vale lo mismo par aun roto que para un descosido.

Ahora bien, muchos chistes son hijos de su época. Como los escotes de la coprotagonista. Como las referencias a la actualidad de la época. Esos dictadores africanos de opereta, esos programas televisivos con personajes que no nos sonaran lo más mínimo a los lectores de hoy…

Pero no dejéis que esto os asuste. Las historias se leen sin problemas aunque no entendamos todos los matices que el autor ha querido poner en ellas. Y las notas a pie de página también nos ayudarán.

Super Agente 327

¿Y el dibujo, os preguntaréis? Los años 70 fueron años de cambios y experimentos, pero el dibujo (y la narrativa) han envejecido muy dignamente. No estamos ante una linea clara ni ante un hiperrealismo, pero  tampoco hay nada que nos chirríe. Quizás la segunda historia es la más dura a nivel visual. Pero también es una historia llena de imaginación y fantasía donde el autor se tomó las libertades creativas que quiso.

¿Para quién es esta obra? Quizás no para un niño o adolescente español de hoy, pero esto mismo se puede decir de la mayoría de los clásicos europeos que estamos recuperando en los últimos años. Es para un lector que se quiera reír y vivir aventuras sin demasiado sentido, rigor o profundidad. No esperéis historias profundas o de oscuridad interior, sino acción y humor. con algo de tensión erótica entre los protagonistas.

¿Por que leer Super Agente 327?

Espías a la vieja usanza. Acción desbordante. Humor. Agentes suizas rubias. Jefes con flema británica. Echas de menos al Bond de Connery y de Moore (Roger, no Alan).

¿Por qué no leer Súper Agente 327?

Eres más de series realistas, tanto a nivel guión como a nivel de dibujo. No te gusta este género.

Super Agente 327

Postdata: En el original, 327 es solamente un Agente. Ascendió a Super Agente al venirse a España :-).

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com