El Moustique Hotel ha sido vendido a un nuevo grupo empresarial que quiere reorganizarlo por completo. De repente, nuestro amigo Spirou se encuentra destinado... Reseña: Spirou Panico en el Atlantico

spiroupeeat01

El Moustique Hotel ha sido vendido a un nuevo grupo empresarial que quiere reorganizarlo por completo. De repente, nuestro amigo Spirou se encuentra destinado como botones a un transatlántico de lujo. A bordo, se encontrará con su amigo Fantasio que subió al barco por accidente, a su ardilla Spip que le meterá en más de un problema y al Conde de Champignac que, como no, está realizando una investigación sumamente importante. Y, además de todo esto, tanto la tripulación como los clientes se volverán histéricos ante el posible naufragio que se avecina. ¿Conseguirá Spirou llegar a puerto sano y salvo?

Perfecto. A ver que mire la chuleta que me había montado…  Ya hemos colocado la descripción descaradamente colocada mediante copia-pega desde la web de la editorial.  Ahora, para rellenar un poquito más, que la reseña os dure algo más de tiempo y además convertirla en una experiencia multimedia, vamos a ver el trailer del álbum en vídeo:

¿Ya?

Bueno, pues nos encontramos ante la que se podría considerar tercera aventura «paralela» de Spirou. Ya que teniendo en cuenta que parcialmente El Botones Verde Caqui recogía el testigo de Diario de un Ingenuo, éste Pánico en el Atlántico parece heredar el hilo conductor en la biografía de Spirou desde el magistral tomo de Swartchz y Yann. Más que nada porque recuperamos el Hotel Moustique y el empleo del protagonista. Y éso es algo que me encanta de éstas aventuras que discurren en otro plano diferente de la colección principal, dado que éste botones «botonea» y no como otros personajes que, por ejemplo, son reporteros que no reportean *cof cof*…

En fin, comenzamos con nuestro protagonista a punto de perder su empleo y salvado por la campana al entrar en escena el nuevo director del Moustique que anuncia que los nuevos propietarios ofrecen en su oferta hotelera además de los alojamientos en el edificio, un crucero por el Atlántico y precisan de un voluntario para trabajar a bordo. Así que con el tradicional método del empujón propiciado por un compañero, Spirou se «ofrece voluntario» para la tarea.

panico en el atlantico_Page_1_0

En el puerto se encuentra con Fantasio, atareado en su faceta de paparazzi y tratando de conseguir la foto del nuevo novio de Marinella Cabotini. En principio éste se iba a hacer cargo de Spip durante lo que durase el crucero, dada la prohibición de tener los empleados mascotas a bordo (y menos aún una ardilla). Peeeeeero… Como suele ocurrir en éstas historias al final terminarán todos juntos en el barco.

Una vez ha comenzado el crucero nos encontraremos con la única nota discordante para un servidor, pero necesaria para el desarrollo de la historia: el conde de Champignac, ya que la continuidad en mi cabeza ha decidido que por éste entonces Spirou y él aún no se habían conocido. Pero es que el desencadenante de toda la aventura es el típico invento desarrollado por el conde que crea un campo de fuerza alrededor del navío para evitar accidentes y que tiene el inconveniente de que no flota. ¿Spoiler? Noooo, en el vídeo ya os cuentan ésto. El resto ya si eso me lo averiguáis leyéndolo. Eso sí, os aseguro que os encontrareis con una delirante comedia de enredos clásica que os encantará.

Según mi esquimilla una vez nos hemos quitado del medio la trama tocan los autores… Me parece que de Lewis Trondheim no haría falta decir mucho. Por éstos lares es más que conocido por Lapinot o los cienes de miles de milones de álbumes de las distintas series de La Mazmorra (os juro que hace tiempo que perdí la cuenta), o su semibiografía Mis Circunstancias. Autor francés multipremiado y diseñador de la actual mascota del Festival de Angouleme.

En la parte gráfica tenemos al algo menos conocido Fabrice Parme, y de hecho creo que todo lo publicado suyo por aquí es precisamente con Trondheim como guionista y dedicado al público infantil. Pero no por ello deja de estar verdaderamente bien y merecer la pena. Tenemos El Rey Catástrofe o qué pasaría si un niño gobernase un país y la divertidísima OVNI o las peripecias de un extraterrestre en la prehistoria. Su trazo en ocasiones puede parecer exageradamente caricaturesco, pero ésas maravillas de expresiones faciales y gags físicos funcionan a la perfección casando con su estilo como anillo al dedo.

slide-panicoatlantico

En la parte negativa (que siempre hay que poner alguna) sólo me contraría el hecho de que ésta aventura sea del 2010, que queda muuucho pendiente por publicar inédito de éstas Aventuras de Spirou por… y que en el plan de Dibbukks no tengamos ninguna más programada para el resto del año. Pero, bueno eso al menos nos garantiza una pequeña dosis a largo plazo…

Resumiendo: una gran historia de Spirou que puede ser disfrutada igualmente por seguidores del personaje como por aquellos que se aproximan a él por vez primera, dado que nos queda claro con cuatro trazos cómo es cada personaje y qué relación tienen entre sí.

Compartir:

Nacho

Lector desde hace eones y dotado de memoria daguerrotípica que le ha permitido parecer que sabe mucho cuando en realidad lo único que hace es recordar. Y lo que no recuerda... ¡se lo inventa!

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com