Odisea Cósmica Guión: Jim Starlin. Dibujo: Mike Mignola. Edición: Eventos DC. Formato: Tomo cartoné. 208 páginas. Precio: 20,50€ Editorial: ECC Ediciones. La herencia que ha ido dejando Jack...

odisea_cosmicaOdisea Cósmica

Guión: Jim Starlin.
Dibujo: Mike Mignola.
Edición: Eventos DC.
Formato: Tomo cartoné. 208 páginas.
Precio: 20,50€
Editorial: ECC Ediciones.

La herencia que ha ido dejando Jack Kirby a lo largo de las décadas es elevada. Ya sea en La Casa de las Ideas o en DC, la ilimitada imaginación del Rey ha proporcionado todo tipo de personajes, algunos de ámbito superheroico, otros fantásticos y por supuesto otros con un gusto más cósmico, genero que Kirby adoraba y devoraba con pasión.

En 1985, con las famosas Crisis en Tierras Infinitas, el Universo DC se reinició por completo, empezando desde cero, librando al lector de un bagaje muy pesado. Todo ello implicó que muchos personajes pasaran al olvido o a primera línea de atención, entre ellos los dioses del Cuarto Mundo, pero sobre todo el dictador de Apokolips, Darkseid.

Jim Starlin, dibujante y guionista conocido por sus relatos cósmicos en Marvel, consciente del posible cansancio del aficionado por los continuos crossovers en los que estaban envueltas en los tres primeros años las nuevas series de DC, trastocando los planes de guionistas y dibujantes regulares, decidió escribir una saga cósmica independiente, más pequeña pero no por ello menos ambiciosa. Para ello reunió un grupo selecto de superhéroes, todos ellos con vínculos alienígenas, y por supuesto al mayor héroe de la editorial, Batman, que no es alienígena pero nadie se atreve a llevarle la contraria.

odisea_cosmica_bats

Con Batman y Superman al frente de el Detective Marciano, Starfire, el Green Lantern John Stuart y un envejecido Jason Blood, este variopinto (y por que no negarlo, poco atractivo) equipo tendrán que unir fuerzas con Darkseid por petición de Highfather de Nueva Génesis, ya que la personalidad curiosa de Metrón le llevó a encontrarse de bruces con la Ecuación de la Antivida, desatando en su excitación por recopilar todo tipo de datos la desaparición de la Vía Láctea donde se encuentran la mayoría de los planetas del Universo DC (y por extensión Nueva Génesis y Apokolips).

Starlin ensambla una historia ligera, sin pretensiones ni complicaciones, con un aire muy clásico a la par de efectivo y entretenido, donde la Antivida ha tomado forma tridimensional y gracias a Metrón ha podido enviar cuatro agentes a cuatro planetas diferentes para llevar a cabo la destrucción de la Vía Láctea y por extensión escaparse de su encarcelamiento. Con la incorporación de Orion, Lightray y Buscador de Nueva Génesis, Darkseid y Highfather dividen en cuatro grupos a nuestros héroes para transportarlos a La Tierra, Rann (con aparición estelar de Adam Strange), Thanagar y el desconocido Xanshi, de esta manera poder detener a los sicarios de la Antivida y evitar la destrucción de los planetas, ya que la desaparición de dos de ellos conllevaría al funesto final antes mencionado.

Con estos ingredientes, Starlin sale más que airoso, ya no solo por contar una historia típicamente kirbyana con acción a raudales e imaginación desbordada, más por su dibujante que por el propio Starlin, sino por que consigue equilibrar el plantel de protagonistas, dotando a todos de la misma importancia (aunque Batman recibe un poco más de atención que el resto), mediante la sencilla misión que llevan a cabo los ocho héroes con planteamientos diferentes entre si, ya sea por el modo de ejecución o por el resultado, logrando un pequeño desarrollo en la personalidad de los protagonistas. Pero a parte de las acciones superheróicas, la figura de Darkseid al final eclipsará el relato.

Odisea cósmica

La perturbadora creación de Kirby, con toda su opulencia y pose dramática, terminará alzándose como una herramienta más en el devenir de la misión, máxime cuando se alía, por así decirlo, con otra de las creaciones de Kirby, Demon. El demonio Etrigan completará a la fórmula planteada por Starlin con magia, un elemento esquivo en un medio rodeado por planetas, estrellas y seres de otros mundos, que dará aún más la sensación de estar ante una historia planteada por inquieta mente de Kirby.

Para redondear esa sensación, Jim Starlin recurrió a un primerizo Mike Mignola, que ya empezaba a despuntar con sus lápices en series tan dispares cómo Mapache Cohete, El Mundo de Krypton y El Fantasma Errante. Todavía lejos de su estilo más brutalista y de claros-oscuros propios del Universo de Hellboy, Mignola emula el arte de Kirby de la forma más sencilla, haciéndolo suyo, incorporando a su ya de por si estilo personal la imaginaría gráfica de Kirby. Con las tintas de Carlos Grazón, que redondeaban los angulosos trazos de Mignola dotandolos de detallismo (que en ocasiones mostraban defectos poco conocidos en los dibujos de Mignola), además de la paleta de colores de un maestro como Steve Oliff, la sensación de grandiosidad se multiplica más si cabe. Por que las arquitecturas imposibles de Apokolpis y Nueva Génesis están ahí, igual que las más feas y deformes criaturas que acostumbraba plasmar Kirby en sus páginas del Cuarto Mundo, como su narrativa y onomatopeyas, pero ahora bajo el prisma de Mignola.

tumblr_mk30gomnFL1rg2hh5o1_1280

Odisea Cósmica es un relato amable, una aventura/diversión clásica, que no engaña a nadie, ni trata ni trató de revolucionar nada en su momento (1988), pero que esconde más de un As en la manga, sobre todo en su limpio final, sin estridencias pero con mucha inteligencia por parte de Starlin. Y si no te convence mis palabras, a lo mejor satisfacer tu curiosidad contemplando las obras de Kirby en DC lo haga.

Compartir:

Marcos Miguel González "Markitos"

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com