«Tengo un mal presentimiento» sería la mejor expresión sacada de la mítica saga para explicar las sensaciones que nos vienen a la cabeza a... Reseña: Obi-Wan & Anakin, de Soule & Checchetto

«Tengo un mal presentimiento» sería la mejor expresión sacada de la mítica saga para explicar las sensaciones que nos vienen a la cabeza a los aficionados al tebeo y a Star Wars cuando la franquicia anuncia la publicación de una nueva miniserie. Por lo menos, esas son mis sensaciones después de mucho tiempo leyendo las viñetas warsies, y de haber leído absolutamente todo lo que Planeta ha publicado en España desde que se iniciase el nuevo canon.

Imperio destruido, Princesa Leia y Chewbacca, son tres de las cinco miniseries cuya publicación ya ha concluido en nuestro país si no me equivoco, y entre la mayoría de aficionados que conozco han supuesto una pequeña decepción – o grande, que ya sabemos cómo se magnifica todo lo que tiene que ver con Star Wars. Es curioso, porque pienso que Imperio Destruido es con diferencia la mejor de las tres que he nombrado, con unos diálogos cuidados y un dibujo muy bueno, y sin embargo es la que más bajón causó entre los lectores. El hype con el que viajaba, como uno de los primeros eslabones de enlace entre la trilogía clásica y la nueva era, le hizo un flaco favor. Básicamente porque pecaba de lo mismo que Princesa Leia y Chewbacca: intrascendencia; con el agravante de llegar con el eslogan «Rumbo al Despertar» adjunto a su título.

No obstante, si hoy estoy hablando de Star Wars es para  profundizar en lo que sí me ha gustado. Hoy quiero hablar sobre los «brotes verdes» en el desierto de Tatooine. No, no me he olvidado de la miniserie dedicada a Lando. Mi defensa gira en torno a la figura del señor Calrissian. Sin duda alguna, lo mejor hasta el momento de la nueva hornada de tebeos galácticos – puede que junto con algún arco de Jason Aaron en la serie regular y, por momentos, Kanan. He dejado a Lando para el final porque coincide que el guionista de este relato, es el mismo que firma la obra que traigo hoy.

Obi-wan & Anakin, con Charles Soule al guion y Marco Checchetto a los lápices, está compuesta por cinco números, el último de los cuales ha sido publicado en febrero por Planeta Cómic.

Los hechos narrados en Obi-Wan & Anakin nos transportan a un tiempo en que un Anakin adolescente acude junto con su inseparable maestro Obi-Wan al planeta Carnelion IV, en respuesta a una señal de socorro que solicita explícitamente la ayuda de los caballeros jedi. En Carnelion IV, tras un aparatoso aterrizaje, se las verán con una atmósfera especialmente agresiva, así como con numerosas criaturas no menos amenazantes que el ambiente en el que sobreviven. Por si el panorama fuese poco desolador, a estas deplorables condiciones hay que añadir la actitud belicosa y traicionera de los lugareños, divididos en dos bandos violentamente enfrentados y cuya guerra, prolongada durante generaciones, ha dejado sus ciudades en la completa ruina.

En paralelo a los hechos sucedidos en Carnelion IV, Charles Soule nos narra momentos puntuales del pasado reciente de Anakin en Coruscant, donde veremos parte de su entrenamiento, así como algunas de las primeras conversaciones del padawan con el maquiavélico Palpatine, quien poco a poco va sembrando semillas de destrucción en la cabeza y el corazón del futuro sith y oscuro terror de la galaxia.

obi-wan & anakin 2

La serie tiene un porrón de aciertos.

Para empezar, profundiza en algo realmente interesante como es la relación de Anakin con el Emperador, y con mucho tiento. Lo hace desde el respeto al lector, con sutiles comentarios de Palpatine que te arrancan una sonrisa, la sonrisa del que sabe cómo termina el asunto. No cae en la burda exageración con que se expresa Palpatine en las precuelas, y de paso logra cubrir algunos huecos en la relación entre estos dos personajes otorgando al Episodio II algo más de coherencia.

Otro gran acierto es la manera en que Soule trata el dominio de la fuerza del impetuoso Skywalker, recalcando las técnicas que domina y en las que es un precoz fuera de serie, pero sin olvidar aquellas ramas de la fuerza en las que tiene carencias. También esa faceta ingenieril del padawan, así como las dudas que alberga sobre la orden jedi, se ven implementadas de una forma bastante coherente y atractiva.

Y aunque estos son los dos puntos que más destacaría, hay que hacer menciones especiales al diseño de los personajes nativos de Carnelion IV, al aire marcadamente steampunk que consigue dar Checchetto sin que en ningún momento desentone o te saque de la historia, y por supuesto al trato que se hace de Obi. Sin duda alguna, uno de los personajes que más han brillado, y que acaparan más cariño entre los aficionados. Y no sólo lo notas cuando hablas de estos temas con amigos y devotos de la fuerza, también se puede palpar en el cuidadoso tratamiento que se hace del personaje en tebeos y series de animación, donde por lo general suele destacar y mucho. Prueba de ello es la magnífica serie de animación Clone Wars, o los números sueltos que protagoniza en la serie regular de tebeos. En el primer caso como mentor de la profecía, y en el segundo como paciente guardián de la esperanza. Sobreponerse a la adversidad con templanza y sabiduría, puede que sea el rasgo más característico de un jedi, y Obi es el mejor ejemplo – incluso por encima de Yoda, que en ocasiones tiene un punto excesivo de rigor e inflexibilidad. La miniserie Obi-Wan & Anakin no es la excepción, Obi brilla.obi-wan & anakin lando

¿He sido algo efusivo con la serie? Vale, no es grandiosa, pero es realmente remarcable dentro de este universo. Puede que el nivel de Soule en los trabajos que ha realizado con los superhéroes de las dos grandes sea algo irregular… puede, pero os puedo asegurar que Charles Soule es el que mejor ha sabido comprender y plasmar la atmósfera que los tebeos warsies necesitan – para mí, por encima de Aaron, que quizás es al que mayor caché podemos otorgar. Tanto Lando como este Obi-Wan & Anakin, son dos lecturas muy recomendables para cualquier lector, especialmente Lando, que se me antoja imprescindible para todo buen aficionado a la saga.obi-wan & anakin 3

Veremos lo que da de sí Solo, y espero con ilusión la serie dedicada a Darth Maul, un personaje por explotar y que en la serie animada de Rebels ya ha dado buena muestra de ser una naranja con mucho zumo… y muchos cuernos.

Sobre la edición, adoro la grapa, y no dejo de aplaudir que Planeta haya apostado por ella (como ha hecho con un título Image como Paper Girls, el primero desde hace muchísimo); pero espero que se planteen suprimir esas innecesarias páginas de promoción al final de cada número. No sólo encarece el producto innecesariamente, sino que me parece estéticamente negativo.

¿Charles Soule… «una nueva esperanza»? De momento, comparando su trabajo en Star Wars con el del resto, es un wookie caminando entre ewoks.

obi-wan & anakin 4

Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com