Así mezclando a lo loco se me vienen a la cabezota un montón de nombres como Jodorowsky, Charles Burns, el maestro Wrightson, Manara, Corben…... Reseña: Medina, de Dufaux & Elghorri

Así mezclando a lo loco se me vienen a la cabezota un montón de nombres como Jodorowsky, Charles Burns, el maestro Wrightson, Manara, Corben… Moebius. Y es que la ciencia ficción «comiquera» sería muy difícil de explicar sin este pequeño puñado de nombres – y otros que me dejo en el tintero. Una corriente que traspasó las páginas de la revista francesa Metal Hurlant para alzarse con estupendos conceptos que acabaron por germinar en figuras relevantes para otras artes como el cine. Cuando leo Medina no puedo evitar acordarme del aroma de todas esas historias. ¿Mezclo churras con merinas? Puede. Pero en todo caso churras y merinas asesinas.

Medina, obra guionizada por el autor belga Jean Dufaux con el francés Yacine Elghorri a los pinceles, originalmente estaba dividida en tres tomos publicados en Bélgica entre los años 2010 y 2013 bajo los títulos: Los Drax, Boso 1 y Los sacrificados. Ahora, Norma Editorial los ha recopilado en un solo tomo integral publicado en Marzo de este mismo año… en un cartoné que no atraviesa ni el dental de un drax.

Jean Dufaux – que lleva en esto de los tebeos desde 1983 –  es un nombre bastante conocido entre los lectores por estos lares, habiéndonos dejado hasta la fecha un puñado de obras ya publicadas en España muy «disfrutonas» como Murena, Djinn o Sortilegios – esta última, y aunque rayando el offtopic, con un dibujo de Jose Luis Muruena espectacular. Esta vez se adentra en el género de la ciencia ficción con un relato que, intentando intuir desde el vistazo rápido de algunas de sus viñetas, podría parecer una versión hardcore de Starship Troopers – he dicho vistazo rápido -, pero que resulta ser sci-fi algo más sesuda, árida e intimista con unos personajes muy taciturnos y reflexivos, y sobre todo, con unas criaturas con una inteligencia pareja a la humana. Inteligentes sí, ahora bien, feas con avaricia.

Medina 2

En el futuro, la raza humana ha quedado reducida a un puñado de supervivientes pertrechados entre los muros de la ciudad fortaleza de Medina. Último bastión de una Humanidad masacrada por la raza de los Drax, la ciudad lucha por resistir los ataques de estas criaturas deformes e infecciosas. Cada oleada de asaltos se salda con sangre, muerte y atroces mutaciones. Los supervivientes no tienen más opción que sacrificar a los infectados, ya sean compañeros, hermanos o hijos. La derrota parece inevitable. Sin embargo, el soldado Karlof ha conseguido arrebatar a los Drax su recurso más valioso: una joven que porta en ella la «Gran Redención», la clave para salvar lo que queda de nuestra civilización.

Medina 2

No son muy efusivos estos «Medinenses»

Medina resulta ser una obra que concentra sus esfuerzos más en su contexto que en unos personajes, que terminan actuando más como conductores que como referencias con las que encariñarse. Sí, Karlof (equipo humano), Boso 1 (equipo drax) y Hadron (equipo por determinar) son claras referencias a lo largo de la historia, pero su situación es tan desesperanzadora desde hace tanto tiempo por diferentes motivos, que su desarrollo no es propenso a la efusividad y las emociones intensas. Están curados de espanto. Creo que lo máximo que se llega a ver – o intuir- son contadas «medio-sonrisas» y un par de arrumacos. Son soldados por y con diferentes causas, de ahí que sus almas impertérritas mantengan la coherencia de lo que se nos cuenta.

También es bastante curioso como unas criaturas tan grotescas como los drax, se muestran tan lúcidas. Esto, junto con todos los elementos del arte árabe empleados para el diseño de Medina, son los dos detalles más distintivos de un tebeo en el que cuesta un poco entrar al principio, pero al que poco a poco vas pillando el punto.

El hecho de que no le tiemble el pulso con la violencia es otro punto a favor. Sangre, amputaciones, transformaciones grotescas… no, no es comedido en ese sentido, como debe ser.

Medina 3

Ese momento… Alien

En cuanto al dibujo, Yacine Elghorri hace un buen trabajo. Hoy en día en el cómic mainstream estamos bastante acostumbrados a una línea muy limpia, que dista bastante del estilo de Elghorri, con un trazado algo más irregular lleno de pequeñas rayitas. Creo que encaja bien en Medina. Pero lo que más llama la atención sin duda es el tratamiento del color: diferentes tonalidades de azul y rojo inundando todas las páginas del cómic. Me gusta. Lo más parecido que recuerdo últimamente en este sentido son fases de la recientemente finiquitada Manhattan Projects, que también empleaba estos dos colores aunque por razones diferentes.

Medina es para curtidos en la ciencia ficción que disfrutan de productos atípicos, más que para un lector ocasional. A mí me ha dejado algo frío quizás por las expectativas que me había creado por guionista y temática, pero aún así es un producto que merece una lectura.

Medina resiste.

Medina 5

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Medina. Edición Integral
Elghorri Dufaux and Norma Editorial
Precio: EUR 24,70
Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com