BarracudaHasta ahora Ennis se había valido de esta colección del Castigador para hacer una crítica social de ciertos temas como la trata de blancas o tratar mafias irlandesas o rusas. Incluso cuando se limitaba a tratar enfrentamientos de Frank Castle contra mafiosos como en otro de los tomos anteriores a este, se hacía desde un punto de vista más serio y contenido de lo que nos tiene acostumbrados el irlandés. Pero como era de esperar, Ennis estaba siempre al borde de la hipérbole, y la contención nunca fue su fuerte. Así llegamos a Barracuda

BarracudaUn golpe a unos traficantes de cocaína portorriqueños hacen que El Castigador se cruce con un tal Stephens, que trabaja para un magnate cuyas riquezas surgen de hacer estafas empresariales. Harry Ebbing, el magnate, pone precio a la cabeza de Stephens para intentar cortar cualquier vínculo con él, pero El Castigador ya está investigando y se llevará por delante a cualquiera que le dificulte llegar al fondo de la cuestión. Eso hará que Ebbing, contrate a un matón al que conoció en prisión, llamado Barracuda. Esta mole de poca sesera y sin escrúpulos a la hora de machacar personas se convertirá en uno de los enemigos más letales del personaje hasta ahora.

Dice Ennis que se basó en el personaje de “Stagger” Lee Shelton para crear el personaje, después de escuchar la versión de Nick Cave and the Seeds de la famosísima canción dedicada al personaje. Tan famosa como que tiene casi 430 versiones a lo largo de la historia. No es broma, mirad qué lista. Como suele suceder, el que dicen que era un tipo escuálido y larguirucho, con el boca a boca y las interpretaciones del mito de aquel político y proxeneta que mató a su rival político por quitarle su sombrero pasó a ser un personaje enorme, despiadado e implacable… Como curiosidad, si no conocíais la canción o alguna de sus más de 400 versiones, sabed que la han versionado desde Ike y Tina Turner, a Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, The Clash o Grateful Dead, aunque dos de mis favoritas son la de Amy Winehouse y la de Hugh Laurie (sí, House…).

Sea como sea, Ennis creó este personaje que, a pesar de contar con bastante buena acogida y acabar incluso teniendo su propia miniserie y aparecer algo más adelante (¡incluso en el imprescindible crossover Eminem y Punisher!), no acabó prosperando y pronto pasó al cajón de personajes olvidados. Una versión del Tiburón de las pelis de 007 pasada por el filtro de Tarantino, lo cual lo convierte en un tipo despiadado y temible capaz de suponer un verdadero reto para Frank Castle. Un personaje que, si bien no es demasiado diferente a El ruso, es un personaje más afín al ambiente que ha creado Ennis en esta nueva etapa.

BarracudaPero decíamos al principio que Ennis había estado comedido y muy controlado hasta este momento. Efectivamente. Y es que con Barracuda, Ennis vuelve a los chistes de violaciones homosexuales, de violencia llevada al límite y de situaciones en las que continuamente va un paso más allá aunque eso suponga saltarse esa contención autoimpuesta por mantener la coherencia con la credibilidad y producir una historia mucho más realista de lo habitual. El personaje de Barracuda es una mala bestia, que alivia sus tensiones con toxicómanas y aguanta estoicamente que le corten algunos dedos sin inmutarse y casi agradeciendo el reto que supone ese enfrentamiento. También vuelve a la figura del capo (aunque aquí esté disfrazado de empresario sin escrúpulos) con novia jovencita de líbido incontrolable, y aprendiz dispuesto a encontrar el momento de ocupar el puesto de su jefe. Polis corruptos, soplones al borde del colapso continuo, traficantes de droga… completan este puzzle tan sangriento como divertido.

El dibujo de la historia corre a cargo de Goran Parlov (Viuda Negra, Punisher vs Universo Marvel). El croata que comenzó a trabajar en fumetti, tiene un estilo que encaja bastante bien con la historia, con una predilección por las viñetas en horizontal a todo el ancho de página, que proporciona páginas de 4-6 viñetas con una narrativa y lectura muy ágil, que demora premeditadamente cuando le interesa, introduciendo más viñetas en la página.

Las portadas siguen siendo otro de los puntos fuertes de la serie, a cargo de Tim Bradstreet con ese estilo hiperrealista que ya nos cautivara con sus 80 portadas de Hellblazer.

En definitiva, MS El Castigador: Barracuda.

BarracudaUna historia en la que Ennis vuelve a las andadas. Deja a un lado las tramas realistas y esa contención de los 30 números anteriores y vuelve a divertirse con una historia desatada de violencia extrema y peleas imposibles. Supone un desafío creíble para el personaje, y por tanto una lectura muy divertida y desenfadada.

Panini ha editado este arco argumental en el mismo formato de la línea Marvel Saga, en cartoné con 160 páginas a color a un precio de 15€. Incluye los números 31 a 36 de la serie original, junto con sus portadas originales.

Lo mejor: La vuelta al gamberrismo y a la hiperviolencia de Ennis, aunque sea por un arco.

Lo peor: Si estabas disfrutando ese Ennis más contenido y realista, esto puede suponerte un pequeño chasco en el camino. Que hayan desaprovechado un personaje interesante como es Barracuda.

Para los que echaban de menos al Ennis gamberro. Para los que buscaban enemigos del Castigador a la altura. Para fans de historias de la mafia camufladas de historias diferentes.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
El castigador 7. Barracuda
Garth Ennis, Goran Parlov and Panini España
Precio: EUR 14,25
http://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/08/Barracuda-1-500x756.jpeghttp://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/08/Barracuda-1-300x300.jpegAlejandro MartínezComic USAFeaturedReseñasComic USA,El Castigador / The Punisher,Garth Ennis,Goran Parlov,Marvel Comics,Marvel Saga,Panini Comics,Reflexiones desde Star City,Reseñas
Hasta ahora Ennis se había valido de esta colección del Castigador para hacer una crítica social de ciertos temas como la trata de blancas o tratar mafias irlandesas o rusas. Incluso cuando se limitaba a tratar enfrentamientos de Frank Castle contra mafiosos como en otro de los tomos anteriores...