Emo, Cuco y el Niñato se van a Marruecos a comprar hachís para venderlo luego en España. Desde el principio todo sale mal y... Reseña: Makoki – Fuga en la Modelo

Makoki. Fuga en la Modelo
Gallardo y Mediavilla
21.5 x 28,6 rústica
ISBN: 9788416400577
Páginas: 80, blanco y negro
Precio: 12.5 €

Fuga en la modelo

Emo, Cuco y el Niñato se van a Marruecos a comprar hachís para venderlo luego en España. Desde el principio todo sale mal y se ven envueltos en mil y una situaciones peliagudas de las que la mayor parte de las veces deben salir huyendo a toda prisa. Un trágico incidente en el que está involucrado el perro Pipo, consumidor de hachís, deriva en un ingreso en la cárcel de la Modelo de Barcelona, para fugarse de la cual ingenian un plan.

Fuga en la Modelo es una de las obras más emblemáticas del cómic underground español de los años ochenta. Publicada inicialmente de forma serializada en la revista El Víbora, su éxito pronto hizo que se publicase recopilada en formato álbum.

Fuga en la Modelo fue un fenómeno social y era la lectura de cabecera de la hacinada cárcel barcelonesa en los años ochenta, donde la mayoría de presos cumplían condena por delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes.

Fuga en la modelo

Allá por los años ochenta, la expresión «bajarse al moro» hacía referencia a viajar a Marruecos para comprar droga, pasarla de contrabando en la península y trapichear con ella. Nada de grandes fardos, ni lanchas ni pateras clandestinas. Los que se bajaban al moro eran gente como usted y como yo (bueno, como yo no), que buscaban una forma de ganarse un dinero extra burlando la ley. Los más talluditos recordarán una película de Fernando Colomo, «Bajarse al moro», que yo pude ver en mi adolescencia temprana, y de la que naturalmente entendí más bien poco, que usaba este estraperlo como excusa para analizar las relaciones humanas, y cómo se pueden echar a perder por los motivos más banales.

La Historia

Pero no es de eso de lo que venimos a hablar aquí, sino del lisérgico viaje en el que los autores Gallardo y Mediavilla embarcaron a sus personajes Cuco (el cerebro de la operación), Emo (más pasado de vueltas que un tornillo de la bodega del Titanic) y Niñato (aparentemente inocente pero impredecible) para cruzar el estrecho a por costo. Total, cuando tres personajes marginales (que de bebés pasaron demasiado tiempo en la incubadora) inician una aventura en tierra extraña que les enfrentará a Guardias Civiles, Agentes de Aduanas, Legionarios, kinkis callejeros, camioneros resentidos y ex-presidiarios… ¿qué podría salir mal? Sr. Murphy, haga usted el favor de dejar de reírse.

Fuga en la modelo

Inevitablemente, uno de los personajes termina encerrado en prisión, la famosa Modelo de Barcelona, en pleno barrio del Eixample, y sus colegas idean un plan para sacarle de ahí. Entra en acción el célebre Makoki, todo un icono del cómic underground y que contó con su propia revista. Como es de esperar, la fuga se les va de las manos y policías y delincuentes han de escapar de las ruinas humeantes de esta cárcel que… pero me estoy adelantando. En fin, no es nada que no podamos deducir por el dibujo de la portada, ¿verdad?

Los Autores

El ilustrador ilerdense Miguel Gallardo se dio a conocer en los años ochenta a través de la páginas de revistas como El Víbora, si bien sus primeras historietas aparecieron en la revista Star. En 1977 crea su personaje más emblemático, Makoki, y en 1979 se une al grupo de creadores de la revista El Víbora desde su primer número, para la que creará otro de sus personajes más famosos: El Niñato. En los últimos años se ha dedicado casi exclusivamente a la ilustración, publicando sus obras en La Vanguardia, Qué Leer, The Herald Tribune y The New York Times, entre muchas otras publicaciones. Sus últimos cómics son de carácter autobiográfico y ganó el Premio Nacional de Cómic de Cataluña con su obra María y yo. Por su parte, el guionista burgalés Juan Mediavilla trabajó principalmente como guionista de las obras de Miguel Gallardo. Su personaje más conocido es Makoki, aunque creó otros personajes como Juan Jaravaca para El Víbora y colaboró también como guionista para Murillo. (Biografías obtenidas de La Cúpula)

Pese a lo que puede indicar el título de la obra, la parte de la fuga de la prisión sólo ocupa 16 páginas de las 73 totales del tebeo. El resto del volumen está dedicado a las correrías del triío protagonista para introducir la droga en la península y no perderla por el camino. Todo un desmadre.

En Resumen

Nos encontramos ante un clásico del cómic alternativo español, que necesita de cierto conocimiento de la situación sociocultural de la España de la época, sus tribus urbanas, su jerga y la relación con las fuerzas de la autoridad. Tal vez los lectores más jóvenes se vean perdidos en un mundo que no han conocido y del que nadie les ha hablado (los entes públicos sólo se han preocupado de hacernos llegar la cara amable de la movida ochentera). Pero para el resto, este reencuentro con Makoki, con la rebelión, la marginalidad y, sobre todo, el humor blanco (sí, muy blanco) que lo envuelve todo es de una gran frescura. Enhorabuena a La Cúpula por republicar estos cómics clásicos y volver a ponerlos a disposición de los lectores que, por cuestión de edad o residencia (no, no llegaban a todas las ciudades) no pudieron conseguirlos en su momento.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com