Quizás no conozcáis este dato publicado por la revista National Geographic en el año 2015: alrededor del 62% de la población islandesa acepta la... Reseña: Las hadas ya no existen, de José Fonollosa

Quizás no conozcáis este dato publicado por la revista National Geographic en el año 2015: alrededor del 62% de la población islandesa acepta la existencia de elfos en diferentes niveles, afirmando con rotundidad su existencia un 8% de los encuestados. Poca broma. Es más, en 2014 una manifestación llegó a paralizar la construcción de una carretera alegando que dicho vial pasaba por encima de un asentamiento de estas criaturas de leyenda. ¿Las hadas ya no existen? Preguntad a los islandeses a ver qué opinan al respecto.

En Las hadas ya no existen, la última obra de José Fonollosa publicada por Panini Comics dentro de su sello eVolution Comics (que en abril cumplirá ya tres años), esas pequeñas aladas no han desaparecido por completo, aunque el panorama no es demasiado halagüeño para su especie.

Fonollosa nos relata la historia de Bella Noche, un hada que despierta después de muchos años de letargo. Sin ninguna de sus hermanas cerca y rodeada de ratas, Bella Noche tendrá que explorar un mundo dominado y completamente transformado por los humanos, para lo que contará con la ayuda de la única rata que no ha olvidado la promesa que estos roedores eficazmente equipados para la supervivencia hicieron al pueblo de las hadas hace ya muchas lunas. Otrora guardianas de los capullos de hibernación de las aladas, las ratas han sucumbido a sus instintos más primarios empujadas por las condiciones impuestas por el bípedo exterminador.

En su exploración del mundo, Bella Noche descubrirá el papel que juegan algunos animales de compañía, individuos cuyo mundo empieza y acaba tras unos barrotes y paredes con los que la seguridad opaca a la libertad. Además, ya os adelanto que Bella Noche encontrará las respuestas que estaba buscando. El signo de las mismas dejo que lo descubráis vosotros mismos, si no os destriparía la historia.

las hadas ya no existen 1

Bella Noche… algo triste disfrutando de nuestras ciudades

Las hadas ya no existen funciona a modo de cuento, un cuento de extensión reducida y bastante blanco. Un cuento con múltiples moralejas, en favor de la libertad, el cuidado de una diversidad que por desgracia estamos esclavizando (si queremos quedarnos solos, lo estamos haciendo de cine), y que de paso funciona como alegato a la preservación de leyendas y relatos que nutren el imaginario colectivo. Creo que el tono es bastante singular, y me explico. Como comentaba, casi en su totalidad es un relato muy blanco, un guion sin complejos giros y un lenguaje sencillo y que cualquier lector encontrará accesible y agradable, pero tiene un par de detalles o escenas completamente adultas. Para los jovencitos inmersos en lecturas iniciáticas alguna de las viñetas de Las hadas ya no existen podrían ser algo confusas. Aunque salga un hada en la portada, su contenido no es para ellos porque no lo van a entender.

Creo que, sobre todo, es una lectura recomendable para jóvenes lectores en esa época de transición entre el tebeo más “tontorrón” de simples mamporros superheroicos o de humor infantil, y el tebeo de corte más adulto o bizarro. Al comiquero más curtido le gustará el viaje, pero como me ha pasado a mí, se puede quedar con hambre.

El dibujo de Fonollosa es muy correcto y expresivo. Hay elementos que me gustan especialmente como los diseños de todos los elementos que envuelven a las hadas, como por ejemplo esos capullos pringosos o su “reina”; y aunque por momentos pienso que le habría venido bien una pequeña pincelada de color, entiendo que para ese tono crepuscular que envuelve la historia, el blanco y negro es apropiado y ha sido la apuesta del autor. Lo que más destaco es la composición de página y la fluida narración del tebeo. José Fonollosa es de sobra conocido, y si habéis abierto las páginas de Tomas falsas o Los muertos revivientes, ya tendréis una idea de su estilo, con la diferencia de que en esta ocasión, el cartoon se reserva tan solo para las criaturillas imaginarias.

Creo que Las hadas ya no existen es una evolución en su obra, y también pienso que esta deriva puede deparar más material interesante de José Fonollosa.

¿Las hadas ya no existen? Aunque pueda parecer suficiente una respuesta simple de sí o no, creo que muchas personas necesitarían expresar su opinión de una forma menos categórica. Personalmente, hasta un escéptico aficionado a las matemáticas como yo necesita dejar una puerta abierta a lo desconocido, a la leyenda que calienta la ciencia (esa ciencia que un día fue magia), aunque sea una puerta chiquitita por donde solo quepan gnomos y trastolillos.

las hadas ya no existen gnomos

Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com