La hija de la tormenta supone la vuelta del universo de los Reyes Elfos, que llevaba varios años en barbecho. El padre de la... Reseña La hija de la tormenta

La hija de la tormenta supone la vuelta del universo de los Reyes Elfos, que llevaba varios años en barbecho. El padre de la criatura, Víctor Santos, se une a Sergio Córdoba para brindarnos un spin off protagonizado por Jurgen Ulf, unos de los personajes más carismáticos de la saga élfica y que su propio creador define como una mezcla entre Clint Eastwood y Arnold Schwarzenegger. Sólo con esto y la excelente portada que abre la obra y que imita a un viejo cartel de cine, ya tenemos una pequeña declaración de intenciones de lo que vamos a encontrar en estas páginas.

La hija de la tormenta portada

La hija de la tormenta

Guión de Víctor Santos.
Dibujo de Sergio Córdoba.
Rústica, 64 páginas. Bitono.
7,95
Aleta Edciones. 2016

Quien conozca la obra de Víctor Santos ya sabe de qué pie cojea y La hija de la tormenta es otro de esos batiburrillos que tan bien domina, donde se mezclan las sagas nórdicas, los clásicos de la espada y brujería, el western, el manga, el cine de acción y aventuras ochentero, el noir o las pelis de Hong Kong. Un juego de guiños mucho más intrincado de lo que puede indicar la aparente sencillez de la historia.

Para abordar la sinopsis, me voy a permitir por esta vez citar literalmente el texto promocional: “Son tiempos de guerra. Incapaz de resistir el asedio de la Mantícora y sus ejércitos de elfos Daeva, el rey Vördar ve cómo se acerca el fin de su pueblo. La última esperanza para el viejo rey es que Fylgin, su nieta, consiga escapar de una muerte inevitable. Para ello contará con la protección y la espada de Jurgen Ulf, antiguo servidor de los dioses. Pero el camino hasta la frontera no será fácil…”. El motivo de esta licencia por mi parte se debe a que la propia introducción bien podría haber estado escrita por el propio Victor Santos, ya que funciona casi como una apertura de la historia de forma semejante al Conan de John Millius.

La hija de la tormenta interior

La hija de la tormenta parte con unas primeras páginas que nos relatan, pecando algo de expositivas, prácticamente lo mismo que leemos en la sinopsis, casi como si quisieran quitarse esta parte lo más rápidamente posible para arrancar este viaje, que parece ser donde se encuentra el interés de los autores (y reconozco que el mío como lector). En el camino no podrá faltar la pelea de bar, las largas conversaciones cara a cara justo antes de un combate en la mejor tradición manga, los malos muy malos, los buenos molones y los one-liners de rigor. Los guiones de Víctor Santos rara vez son el colmo de la originalidad, ese no es su juego. Su pericia consiste en recrearse con todas esas cosas que sabe que conocemos y articularlas para guiar una historia con la complicidad del lector. No trata de crear su propio código, sino manejar ése que sabe que tenemos interiorizado y cuyas posibilidades nunca parecen agotarse.

Sergio Córdoba es un viejo compinche de Víctor Santos en el colectivo 7 monos. Estamos más acostumbrados a verlo en obras de corte más intimista como Freaks in Love o Malas Tierras, pero se desmarca en esta ocasión para entrar en una obra de género (o géneros) con mayor dosis de acción. No es su primer contacto con Los Reyes Elfos ni con Jurgen Ulf, ya realizó una historia corta en Historias de Faerie, pero sigue sin ser su ambiente natural. Aunque sale bastante airoso del cambio de registro, queda muy patente que donde mejor funciona es en las escenas de diálogo y se advierten algunas cosas como el cambio de color para las escenas de los malos, que quizá podrían haber funcionado mejor en una obra más larga, pero que terminan teniendo un papel accesorio. En cualquier caso, estamos ante un profesional con casi 20 años de tebeos a sus espaldas e incluso fuera de su elemento consigue algunas escenas bastante potentes como la mencionada pelea del bar.

La hija de la tormenta probablemente no esté en el palmarés de las obras de sus dos autores. Es una historia pequeña y de consumo rápido, pero está repleta de pequeños aciertos y realizada con el oficio de dos autores que hace muchos años que dejaron de ser promesas.
La hija de la tormenta pin up

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com