Corrían los años noventa. Superman acaba de resucitar después de toda aquella gran bola de marketing y de los cuatro Supermanes, sólo para perder... Reseña La Boda de Superman

Corrían los años noventa. Superman acaba de resucitar después de toda aquella gran bola de marketing y de los cuatro Supermanes, sólo para perder sus poderes. ¿Qué podían hacer con un Superman sin poderes en una época donde todo tenía que saltarte a la cara? Sorprendentemente se sacaron de la manga una idea que no por obvia sería menos efectiva y que a la vez, supondría un hito en el desarrollo del personaje. Lois y Clark se casarían.

20 años después, el tiempo ha dado la razón al variopinto y nutrido equipo detrás de esta idea. Hemos sufrido una vuelta atrás y nos ha servido para recordarnos que el Superman marido y ahora padre, funciona incluso mejor que el eterno soltero de los sesenta años anteriores. Sin embargo, yendo a la historia de La Boda de Superman el resultado es francamente irregular. Este tomo incluye una especie de prólogo con Lois Lane de aventura en el Himalaya, la pedida, los preparativos, la ceremonia, la celebración y hasta la luna de miel. Si hablamos de Superman y Lois Lane, ya sabemos que la cosa normal del todo no será y si le añadimos que todo esto sucede en una época de Supes sin poderes… bueno, ya os imagináis.

Que el contenido de La Boda de Superman es irregular es algo que es casi evidente sólo con mirar el batiburrillo de autores de los créditos. No estamos hablando, en cualquier caso, de un batiburrillo cualquiera. Tenemos nombres como Dan Jurgens (que me atrevería a decir que es la mente detrás de todos ellos), Roger Stern, Louise Simonson, Curt Swan, Gil Kane, John Byrne, Stuart Immonen… casi nada. Aún así se echa de menos una mayor coherencia, especialmente en el apartado gráfico.

Por lo demás, tenemos a excepción de la luna de miel de la que hablaremos luego, un tebeo al que aunque se le notan los años (bocadillos de pensamiento incluidos), funciona realmente bien. Sin salirse del canon, consigue divertir e incluso conmover. No faltarán ciertos momentos de drama de cartón piedra noventero, pero de algún modo consiguen que los veamos con cariño.

Este tomo está plagado de momentazos pero me gustaría destacar ese instante en el que Batman del modo que sólo él podría hacerlo (que es mejor que veáis) da su beneplácito Clark a medio camino entre un padre y una novia celosa… vamos, como un amigo.

Pese a sus posibles fallos, hasta el momento del “sí, quiero” y el beso, este tebeo merece la pena sin duda. Sin embargo toda la parte de la luna de miel que viene después es un añadido que está totalmente de sobra. No sólo la historia es acartonada, sino que recurre a los trucos más baratos para intentar mantener un interés que nunca tuvo. Ni siquiera Stuart Immonen, que dibuja el primer capítulo, logra salvar esta historia que termina con los dibujos del peor Jon Bogdanove que he podido ver.

Sin duda, el final deja un amargor que en nada se corresponde a lo que el resto del tomo respira. La Boda de Superman es un tebeo memorable, no perfecto, pero si digno del acontecimiento histórico que narra. Hagamos como que la luna de miel la dejamos en intimidad para la feliz pareja y no los espiemos. Nos quedará mejor sabor de boca.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 18,52
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com