Si me equivoco no duden en corregirme, pero todos en alguna ocasión pretendemos ser originales saliéndonos del borreguismo general dirigiendo nuestros gustos hacia productos... Reseña Jan El Genio Humilde

jan000

Si me equivoco no duden en corregirme, pero todos en alguna ocasión pretendemos ser originales saliéndonos del borreguismo general dirigiendo nuestros gustos hacia productos que consideramos que a priori resultan minoritarios. Me explico. Como de crío todos mis amigos se deshacían en halagos y disfrutaban de las aventuras de Mortadelo, a mí me dió por colocar unos cuantos escalones por encima en mis gustos personales a Superlópez. Hombre, al fin y al cabo somos parientes lejanos, que compartimos apellido y año de nacimiento. Mi filia hacia el personaje se ha mantenido a lo largo de los años. Reconozco que más por inercia y completismo en algunas etapas, que por la calidad del producto, pero me puedo enorgullecer de no haberle girado la cara nunca.

jan001Pero aparte del supermedianía Juan José López ha tenido más personajes. Muchos. Y de todos ellos nos hablan en el libro de Jan, el genio humilde.

La fórmula adoptada por los compañeros de Tebeosfera para el volumen consiste en la agrupación de varios artículos, reseñas y textos relativos al autor colocados de forma cronológica en su carrera de forma que nos podemos hacer una idea de su biografía a través de los ojos de los demás. Gente como Froilán Escobar, Juan Padrón o Roberto Hernández nos narran las peripecias del artista en sus años cubanos, mientras que pasando luego al retorno a nuestro país tenemos a gente como Manuel Barrero o Alfons Moliné contándonos las distintas obras que desarrolló Jan tanto en el terreno del tebeo como ilustrando cuentos infantiles. Todos ellos se balancean entre el objetivismo periodístico y la tierna subjetividad que aporta la amistad con el autor.

jan002Y entonces llegamos a lo que inevitablemente se espera con más ansias: el repaso a Superlópez. Y aquí es donde David Fraile nos guia en un viaje album a album por todas sus aventuras durante unas ochenta páginas (una quinta parte del libro), aportando datos curiosos, bibliográficos y alguno que otro bastante interesante que en más de una ocasión te obligan a releer alguna de las historias e incluso verlas bajo un nuevo punto de vista.

Como tercer bloque, por así decirlo, tendríamos el resto de personajes desarrollados por Jan, como Cab Hallo Loco, la pequeña escapada que supuso al terreno erótico con Lazivia o, por supuesto, Pulgarcito (que en la actualidad está reeditándose restaurado).

jan003

Lectura muy amena e interesante para todos aquellos que quieran ir más allá de las viñetas y saber de quien las ha producido. Gran obra de la Asociación Cultural Tebeosfera que, además, acaba de editar Los Cuentos de Din Don rescatando una parte de la desconocida etapa cubana de Jan. Una pena que los libros como éste se puedan contar prácticamente con los dedos de la mano…

Compartir:

Nacho

Lector desde hace eones y dotado de memoria daguerrotípica que le ha permitido parecer que sabe mucho cuando en realidad lo único que hace es recordar. Y lo que no recuerda... ¡se lo inventa!

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com