Me he dado cuenta durante los tres días que he pasado en una de las mayores ferias dedicadas al mundo del videojuego en España,... Reseña: Hoy es un buen día para morir, de Colo

Me he dado cuenta durante los tres días que he pasado en una de las mayores ferias dedicadas al mundo del videojuego en España, si no la mayor, que existe una jerga entre los jóvenes amantes de las videoconsolas y los youtubers en la que naufrago. Intuyo pero no entiendo. Eso sí, hay una palabra que no me es esquiva: hype. Aviso a navegantes: hoy voy a desatar el hype.

Entre recreativas, consolas retro, juegos de baile y sangre pixelada a borbotones, encontré un par de oasis de tebeos donde respirar aire fresco. Uno de esos oasis era el stand de la editorial Dibbuks, y allí estaba esperándome la obra que traigo hoy, Hoy es un buen día para morir, de Colo.

Hoy es un buen día para morir

Este es el segundo trabajo en solitario de Jesús Colomina Orgaz, alias Colo. Anteriormente había firmado De Perros y de Huesos, obra por la que logró el Premio Planeta de Cómic en 2010. Este madrileño nacido en 1968 ha escrito el guión, dibujado y compuesto, junto con la banda Hielo Rojo, la música de Hoy es un buen día para morir. Habéis oído bien, música, porque la música es una parte fundamental de la obra, y junto con el tebeo se incluye un cd con las canciones de la maqueta que algunos de los protagonistas de la historia van dando forma poco a poco a medida que avanza la trama. Pero de todo esto hablaremos luego con más detalle.

La historia se desarrolla en Madrid. Bueno, en el Madrid del futuro, donde se intuyen cambios en el clima y una brecha social muy pronunciada. Estos motivos dibujan un paisaje bastante desolador donde las miserias humanas afloran a diario en las calles de la capital, y parece ser que del mundo entero. Y si ese panorama es ya de por sí terrible, pronto comprobamos que puede ir a peor. Mucho peor. Y es que la trama principal gira en torno a una terrible enfermedad nacida hace mucho tiempo, que dormitaba en el hielo, y que tiene potencial para convertirse en pandemia. Este virus provoca una profunda depresión que puede empujar al suicidio, y si el portador resiste a la tentación de quitarse “voluntariamente” la vida, la enfermedad termina matándolo acompañada de un síntoma a modo de golpe final, efectista y dramático: vertiendo sangre a través de los lagrimales. Tranquilos, no destripo nada, es parte de la sinopsis del tebeo, y ya comprobareis que la carga poética del mismo es enorme.

Hoy es un buen día para morir

En Hoy es un buen día para morir tenemos un elenco de personajes muy variado. Por un lado los cinco amigos con un denominador común, la música. Estos son: Stewart, a la batería, un tipo testarudo y de corazón noble; Yoyo, al teclado, tranquila y perspicaz; David, guitarra y voz del grupo, un chico ciego con un ingenio y una sorna que os arrancará más de una sonrisa; Luz, a la guitarra, sensible y pasional; y por último Víctor, bajista alter ego de Colo, que además de tocar en el grupo trabaja en RexLab, la gran corporación detrás de gran parte de los problemas que se suceden en el tebeo y que servirá como nexo de unión entre los chicos y los personajes derivados de esta especie de centro de investigación farmacéutico.

Además, el autor maneja los hilos de otros cuatro o cinco personajes que tienen un peso específico similar o incluso mayor que el de los integrantes del grupo ya mencionados, y que son la salsa de este guiso. Entre ellos cabe destacar al Sr. Novoa, al mando de RexLab; Waits, una especie de lacayo del Sr. Novoa con conocimientos en medicina, y que sin lugar a dudas es el personaje que sufre una evolución más pronunciada a lo largo de la historia; el padre de Luz, anciano escritor que en su búsqueda de una buena historia nos regala una serie de ideas preciosas, encapsuladas cada una de ellas en una página con una estructura fija de 3×3 que es una delicia; y por último nombrar al Sr Bona, propietario de un puesto de comida callejero donde suele comer Yoyo, con la que mantiene una peculiar partida al mentiroso.

Y la guinda, “El Susurro”, un tipo que es capaz de pinchar el que por momentos parece ser único canal de televisión (y al servicio de las élites dominantes), TVNet, para retransmitir su mensaje. Un dolor de cabeza para las autoridades y con un aroma al Guy Fawkes de V de Vendetta que te mantiene en vilo por saber quién es el intrépido que desafía al “régimen”.Hoy es un buen día para morir

Como veis os puedo aburrir hablando sobre todos los personajes, pero es importante para que, todo aquel que no se haya acercado a este tebeo, se haga una idea de la cantidad de hilos que maneja Colo con destreza.

La narrativa es excelente, y el punto más débil de Hoy es un buen día para morir son los lápices. No digo con esto que me desagrade, para nada, pero Colo emplea una línea suelta que muchas veces da la sensación más de boceto que de dibujo acabado. Eso sí, el color me parece un acierto, con una paleta muy apagada, al servicio del dramatismo de la trama. En cada una de las páginas domina un solo color que se extiende por personajes y fondos.

¡La música! Casi se me olvida y eso que estoy escuchando el disco mientras escribo la reseña. El disco está compuesto por diez temas de los que podéis escuchar un extracto aquí. Os recomiendo “echar una oreja” porque suena muy bien. Comprobareis que es una especie de rock sinfónico (King Crimson podría ser una buena referencia de lo que os podéis encontrar). Según Colo y Jorge Jiménez, alter ego de Stewart y batería de Hielo Rojo, es preferible escucharlo cuando se termina de leer el cómic. Tiene su razón de ser, ya lo veréis. El disco amplifica las emociones transmitidas por la lectura, y le da otra dimensión al tebeo.

Insisto, es una obra cargada de poesía y mensaje, que intenta transmitir pasión por el arte en todos sus formatos, donde se explotan con acierto los recursos del tebeo, y donde se nos muestra una evolución más que probable de los derroteros que está tomando el sistema. Es cruda, con algunas viñetas y diálogos bastante duros.

Antes hablaba de hype, no se trata de eso. Me atrevería a decir que Hoy es un buen día para morir es de lo mejorcito que se ha publicado durante este 2016 que ya da sus últimos coletazos. Y bueno… hasta aquí las noticias de hoy.

TVNet informa.

TVNet informa.

Informa.

Informa.

Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com