Hay una señal alada en el cielo. En los medios se ríen del mito. Los buenos desean que no lo sea. Los malos intuyen... Reseña: GGAA Batman: Ed Brubaker

Hay una señal alada en el cielo. En los medios se ríen del mito. Los buenos desean que no lo sea. Los malos intuyen que no lo es. Los perros huelen el miedo. Hay una señal alada en el cielo. El malvado que no le conoce aprieta un revólver bajo la almohada. El malvado que le conoce hoy no dormirá en la ciudad. Los perros huelen el miedo. Hay una señal alada en el cielo, y en una azotea de Gotham el escritor ya no duda de su existencia.

Si tienes un personaje que se aclimata bien a la oscuridad, que presume de poseer el título de «mejor detective del mundo», que se hace grande en los ambientes más turbios desde donde las organizaciones mafiosas empiezan a tejer su entramado de delincuencia para llevar la miseria a las más altas esferas, el personaje te pide historias con aroma a cine negro. Te pide noir y te pide al tipo que mejor se desenvuelva en esos bretes. En resumidas cuentas, Batman le va como anillo al dedo al señor Brubaker.

Hace algo más de mes y medio, ECC Ediciones publicaba el segundo tomo dedicado a Ed Brubaker dentro de la colección Grandes Autores de Batman, una colección que sigue gozando de muy buena salud – Batman es la «gallina de los huevos de oro». Alrededor de veinticinco artistas ya se han hecho hueco en la colección, recopilando gran parte de lo más destacado de un personaje portador de un saco sin fondo repleto de buenas historias.

Entre octubre del 2000 y enero del 2002, en la serie regular de Batman se publicaron un puñado de grandes números escritos por Ed Brubaker y dibujados por Scott McDaniel, que tomaba el relevo a los lápices de Jim Aparo. En concreto, los números USA recogidos en el tomo GGAA Batman: Ed Brubaker, serían los siguientes: #582 – #586, #591 – #597, y además, el #1 de Batman: Our Worlds at War, publicado en Agosto de 2001, dibujado por Stefano Gaudiano – el único de todo el tomo que no cuenta con el arte de McDaniel –  y necesario para comprender los sucesos acaecidos entre los números 593 y 594 de la serie regular.

Se dan varios motivos por los que la etapa de Brubaker en Batman es destacada y muy recomendable. En concreto, remarcaría tres.

Para empezar, en GGAA Batman: Ed Brubaker veréis que el guionista le da un peso específico a la faceta detectivesca del murciélago muy grande. Es algo de esperar tratándose del tipo que ha firmado obras como Criminal, Incógnito, Gotham Central, Noir, Point Black, Sleeper, o la más reciente Fatale. Sí, posiblemente sea Bru quien porta el cetro del género negro en el mundo del cómic. En este aspecto Batman brilla, con diferentes tramas e hilos abiertos que van y vienen para hacerle cosquillas a Bruce Wayne cuando menos se lo espera, y para ver una evolución notable en el comportamiento de ciertos villanos. Ay los villanos…

GGAA Batman: Ed Brubaker 1

El tratamiento que hace de los villanos es otro poderoso argumento para leer este Batman. Hay que comenzar apuntando que hay una nueva pistola en la ciudad, Philo Zeiss, un huérfano al igual que Bruce, al que la mafia siciliana educó en oscuras artes desde bien pequeño. ¿Suficientemente temible para derrotar al guardián de Gotham? En primera instancia no lo parece, pero es que además de proporcionarle cobijo, la mafia también le facilitó una cirugía ocular que hará de él un férreo combatiente con unos reflejos sobrehumanos y una gran capacidad para asimilar las técnicas de su rival. Con decir que Batman muerde el polvo en más de una ocasión, queda todo dicho. Pero no es destacable simplemente por darnos otro pintoresco «cabroncete», algo de lo que hay overbooking en Gotham. No, lo bueno es que es capaz de entremezclar las tramas de éste, principal enemigo en esta etapa, con las de otros como Deadshot o el Pingüino, con maestría, y sobre todo, con capacidad para dotar de una evolución coherente y sin estridencias a todos estos malvados. Esto, que en un principio podría parecer aburrido, dota de mayor empaque a la historia y te deja un buen sabor de boca. Además, me atrevería a decir que Brubaker es el autor, de cuantos he leído, que mejor sabe lidiar con el Pingüino. Destaca por encima del resto de personajes, y el número titulado Los sueños del pingüino, es una delicia. Por si fuera poco, Scott McDaniel lo retrata de forma espectacular – y algo peculiar –acentuando al máximo los rasgos distintivos del achaparrado personaje. Por momentos, el diseño de Cobblepot me trae a la memoria La sombra sobre Innsmouth, relato de Lovecraft repleto de hombres-pez – pero esto ya son desvaríos de un pirado.

Y para terminar, el tercer gran acierto de Ed Brubaker ha sido optar por involucrar a los habitantes de Gotham en las tramas, desde las altas esferas de poder hasta las clases obreras, dotando a las historias de un escenario muy rico. Periodistas, policías, obreros de la construcción, curas, mafiosos… todos tienen su momento. Se puede decir que ha captado estupendamente la esencia de la «ciudad gótica», que se siente como un ente vivo. Diría que este es el valor más importante que poseen las historias gothamitas de Bru.

GGAA Batman: Ed Brubaker 3

Batman de Gaudiano

Respecto al dibujo en GGAA Batman: Ed Brubaker, Scott McDaniel hace un trabajo notorio, a un nivel muy alto, y lo que es más importante, sin aparentes altibajos. No arriesga en exceso con los personajes tradicionales, y los nuevos personajes como Zeiss tienen una gran apariencia. Las escenas de acción están cargadas de picados y contrapicados para acelerar la narrativa y transmitir la sensación de frenesí y dinamismo que requieren. Respecto al número que dibuja Gaudiano, me gustaría destacar lo mucho que me ha sorprendido su Batman. Me recuerda a Adam West, pero con capacidad para la acrobacia y en bastante mejor forma. Me encanta.

Creo que sólo le pondría un «pero»: no sé si es el color, pero me parece que el tebeo necesita más oscuridad de la que tiene. Quizás una gama más apagada y «tristona» para los cielos de la noche de Gotham habría cuadrado mejor con el tono del relato. En ocasiones me parece excesivamente luminoso.

En resumidas cuentas, para mí no es la mejor etapa del murciélago – el listón está por la nubes de Gotham -, pero está muy arriba. Probablemente mi compañero tortero Laintxo os habría hablado aún mejor de GGAA Batman: Ed Brubaker, porque le entusiasma.

Hay una señal alada en el cielo. Brubaker la apaga. No necesita más pruebas. Hoy los buenos gozarán de un merecido descanso.

GGAA Batman: Ed Brubaker 2

Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com