Kenneth Corman, de 12 años, enterró a su padre maltratador en el jardín de su vieja casa familiar. La cosa que le había matado... El monstruo

Kenneth Corman, de 12 años, enterró a su padre maltratador en el jardín de su vieja casa familiar. La cosa que le había matado estaba dentro, acechando en la oscuridad de una habitación cerrada.  Durante toda su corta vida, Kenneth había tenido la fuerte sensación de que había algo horrible morando en esa casa llena de secretos. Pero tenía que saber lo que había allí arriba. Tenía que saber qué había matado a su padre. Había llegado la hora de enfrentarse al horror que había tras esa puerta… Creada conjuntamente por Alan Moore (Watchmen) y Heinzl (Doomlord), con historias adicionales de John Wagner (Button Man), Alan Grant (Batman) y Jesús Redondo (Return to Armageddon), esta terrorífica historia surgida de las páginas de Scream! queda recopilada, en su totalidad y por primera vez, en este tomo.

Hace exactamente dos años supimos, gracias a Bleeding Cool, que la serie Monster, publicada en el semanario británico de terror Srcram! (y posteriormente en Eagle), iba a reimprimirse por primera vez gracias a Rebellion, propietaria de la línea 2000AD. Ahora, gracias a ECC Ediciones, podemos disfrutar de este clásico del cómic de terror. Esta serie semanal, cuyo primer capítulo fue escrito por Alan Moore, contaba las aventuras del joven de 12 años Kenny Corman, que encuentra a su tío deforme en el desván de su casa, junto con una nota que le pide hacerse cargo de él. Ahora, con sus padres muertos, Kenny viajará por Inglaterra huyendo de la policía y del resto de personas que quieren acabar con El Monstruo.

El Monstruo

Es fácil vender un tebeo con el nombre de Alan Moore en la portada. Pero cuando descubrimos que Moore sólo escribió 6 de las 190 páginas que ocupa la historia, y que además no se trata de un texto especialmente memorable, nos sentimos ligeramente engañados. De modo que hemos tratado de no leer esto como un cómic de Alan Moore, sino como un cómic de terror de hace más de 30 años, con un arranque impresionante pero que se va desinflando a medida que pasan las páginas. No hay mejor forma que empezar un relato de terror con la imagen de un niño de 12 años enterrando a su padre en el jardín de su casa, tras haberlo descubierto asesinado por una misteriosa bestia que habita en el piso de arriba. Sin embargo, tras desvelarse el misterio de la criatura del desván, lo que tenemos es una historia de huida a través de la campiña inglesa, con una criatura deforme e intelectualmente retrasada que no puede evitar controlar su temperamento ni su fuerza descomunal y acaba masacrando a todo el que se encuentra.

Así pues, el género de terror que esperamos encontrar en un principio da paso a una mezcla entre buddy movie y road movie, una suerte de Rain Man deforme y violento, con más tendencia al melodrama que al género de terror. La criatura, de nombre Terry, despierta en el lector más compasión que pavor, y la sucesión de asesinatos que tienen lugar se vive sin tensión ni emoción, como algo que sucede de manera natural, una vez conocido el temperamento de Terry y cómo reacciona ante la gente que le rodea. Además, los guionistas dejan varios cabos sueltos, como qué ocurre con el doctor de Cromarty, o si el destino de Kenny y su tío deforme les vuelve a juntar. El resultado final es un cómic que tras el prometedor inicio se aleja del género de terror a pasos agigantados, adoptando un aire de amabilidad en forma de ocasionales personas de buen corazón que se apiadan de la criatura y no tratan de matarla ni aprovecharse de ella.

El Monstruo

Los paralelismos con la novela Frankenstein son más que evidentes. Si bien Terry no es fruto de la ciencia sino de una malformación de nacimiento, coincide el modo en que la sociedad reacciona ante los dos, con miedo e ignorancia, tratando de acabar con ellos en lugar de comprenderlos. Incluso el destino de ambos personajes es semejante, teniendo que apartarse de la sociedad en un lugar alejado para evitar el contacto con el ser humano. Se podría usar el tan manido argumento de que el ser humano es el verdadero monstruo, y no una criatura que sólo quiere vivir en paz y ser amada, pero lo cierto es que la monstruosidad de Terry no reside sólo en su cuerpo deforme, sino también en su mente, más cercana a la de un niño de 3 años, incapaz de comprender realmente las consecuencias de sus actos. Así, reacciona con virulencia ante los reproches y los ataques, como un niño con una rabieta, sólo que con consecuencias aún más destructivas.

A los guiones estuvieron, además de Alan Moore, dos de los grandes nombres del cómic británico de los 80: John Wagner (creador de Juez Dredd y Strontium Dog y autor de Una Historia de Violencia, reseñada en esta misma web) y el prolífico Alan Grant (autor de memorables etapas de las diferentes series de Batman). El dibujo del primer capítulo es obra del italiano Heinzl, que dibujó muchas de las series de la casa 2000AD en los 80, y el español Jesús Redondo. Sin ser una obra memorable, y pese a resultar repetitiva en ocasiones, se deja leer con agrado, una vez somos conscientes de que no estamos realmente ante un cómic de terror, o al menos como hoy día entendemos los cómics de terror. Puede que a mediados de los años 80 estas historias fueran realmente terroríficas para los jóvenes lectores ingleses, pero a día de hoy no resultan tan impactantes como en su momento se pretendía. Eso, o que yo estoy viejo y tengo ya muchos tiros pegados.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
El monstruo
Alan Moore
Precio: EUR 19,47
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Prometo estarte agradecido.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *