Mis opiniones sobre el clásico manual de estrategia militar escrito hace alrededor de 2500 años no podrían estar más enfrentadas. Por un lado, no...

Mis opiniones sobre el clásico manual de estrategia militar escrito hace alrededor de 2500 años no podrían estar más enfrentadas. Por un lado, no puedo dejar de reconocer su mérito como uno de las obras escritas más antiguas, y la profundidad y seriedad con la que trata la preparación de los enfrentamientos bélicos, y por otro, me río de aquellos que intentan aplicar sus enseñanzas a la vida moderno.

Porque, asumámoslo, ni las tácticas militares de hace 25 siglos, ni la parafernalia con la que contaban los generales se parecen en lo más mínimo a las actuales, ni todas las enseñanzas militares se pueden aplicar a los negocios, la política, o incluso la educación o el fútbol. Lo que pasa es que un ejecutivo queda muy guay diciendo que su libro de cabecera es El Arte de la Guerra, cuando lo más posible es que lo tenga sea el último best-seller de Dan Brown o de Candace Bushnell. Y sin empezar.

No obstante, El Arte de la Guerra,  el libro, es de esas obras que hay que leer al menos una vez en la vida, pues de él, como de todos los buenos libros, siempre se puede aprender algo. Y si es precisamente sobre cómo ganar una batalla sin tener que pelear, mucho mejor, que bastante violencia hay ya en el mundo.

Por eso, cuando Herder Editorial anunció que su próxima novedad sería la adaptación al manga de El Arte de la Guerra, no sabía cómo posicionarme. Por un lado, sentía curiosidad por ver cómo habían adaptado las lecciones de Sun Tzu al lenguaje gráfico, y por otro me llevaba las manos a la cabeza pensando qué atrocidades serían capaces de hacer.

El resultado final no ha sido ninguno de los esperados. Los autores (desconocidos, como es el caso de todos los mangas publicados por Herder) han pergeñado una historia ficticia ambientada en el periodo de los Reinos Combatientes chinos, en la que uno de los generales es asesorado por Sun Tzu. No obstante, el argumento es complicado de seguir si uno no conoce de antemano la historia de estos reinos y por qué se enfrentaron durante más de 200 años.

Es, por tanto, un tebeo que requiere de varias lecturas para poder comprender realmente todas las maniobras, no sólo bélicas, sino también políticas, de alianzas entre reinos. No es menos interesante que los restantes mangas publicados hasta la fecha por Herder, pero su lectura exige especial atención, si uno no quiere perderse entre tanto Qin, Qi y Chu.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com