Confesiones de un hombre en pijamaEn marzo de 2010, Paco Roca comienza a publicar una página en el diario Las provincias de esta serie autobiográfica en la que aprovechaba para contar a modo de anécdotas cosas que le pasaban, lo cual servía para poder hacer alguna reflexión de cualquier cosa que le pasara por la cabeza. Durante año y medio publicó esta serie, que luego se recogería íntegra en Memorias de un hombre en pijama. Como el propio autor ha reconocido en alguna que otra ocasión, fue una colaboración estresante por el compromiso semanal y la responsabilidad de esa fecha de entrega corta y continua. En 2011, da por concluida esa colaboración y da el salto al semanal de El País donde la colaboración es quincenal, aunque aumenta el número de viñetas. La primera recopilación de esas viñetas las tenemos en el tomo Andanzas de un hombre en pijama. En esas tiras Roca sigue manteniendo la dinámica de la serie original, pero va introduciendo una serie de temas tanto sociales como cualquier cosa que preocupe al autor valenciano. Para mi gusto eran tiras más interesantes porque mantenían el mismo sentido del humor fino pero aportaba una serie de valores añadidos mucho más atractivos. Ahora Astiberri vuelve a recopilar en este tercer tomo, Confesiones de un hombre en pijama, las últimas tiras de su colaboración con El País, que llegó a su fin en marzo de 2015. Como sucediera en el tomo anterior, se incluyen un par de historias inéditas extra que aportan un interés añadido a esta edición.

Confesiones de un hombre en pijamaUna de esas historias inéditas es la que abre el tomo, La deuda pegajosa, una fabulosa visión de la situación económica mundial y del mundo bancario, contado con una claridad absoluta. Con la misma didáctica que esos fabulosos vídeos de Aleix Saló, cuyo corto sobre la crisis económica, Españistán, se hizo viral en 2011, Roca nos habla de cómo se reparte la riqueza mundial y cómo las propias potencias económicas son los primeros interesados en que la deuda bancaria no desaparezca nunca.

Y no solo tenemos ese tipo de temas, también se toca la industria farmacológica, el uso de la información obtenida por las redes sociales a cargo de terceros o el uso de la discriminación por color de piel o estrato social como argumento político. Y a pesar de todo… Confesiones de un hombre en pijama no es una colección de historias de crítica social pura, sino que mantiene el espíritu de comedia original, y aunque comprometidas, están contadas en tono amable. Y es que el personaje que ha “creado” Roca es entrañable: Una versión actualizada de Paco Martínez Soria, quitando el tono hiperbólico del “paleto de pueblo” pero manteniendo esa inocencia y nobleza del actor aragonés: Nuestro hombre en pijama es un tipo casero, que no sabe decir que no, que prefiere reunirse con alguien a ciegas con tal de no reconocerle por teléfono que no lo recuerda, y cuya comodidad se idealiza en el pijama y la casa, aunque por su bagaje profesional sea obligado a salir al exterior y relacionarse con esa rara fauna que frecuenta en su vida diaria… y que no deja de ser el mundo real. A esa fauna nos enfrentamos todos. XD.

Confesiones de un hombre en pijamaQuien vaya buscando esas historias con las que el autor tan bien sabe tocar el corazón de sus lectores… pueden seguir haciéndolo. Lo bueno de estas historias cortas es que tienen cabida para todos los registros, desde el puramente cómico, al más social… y a historias con la sensibilidad marca de la casa como la que sale a jugar con su hija al parque o, sobre todo, mi favorita, Como ondas en oposición de fase, que cierra el tomo, y en la que se reencuentra en una cafetería de hospital con un amor de la infancia. A cualquiera que haya superado la temible barrera de los 40, esta tira le va a tocar muy hondo, pues nos deja con una sonrisa bobalicona en la cara.

Lo que comenzó como una tira cómica en dominical ha acabado convirtiéndose en una película que verá la luz presumiblemente a finales de año, interpretada por Raúl Arévalo y María Castro. Se trata de una película de acción real en la que se intercalan escenas de animación. En este enlace podéis ver un poco más sobre su rodaje.

En definitiva, Confesiones de un hombre en pijama.

Con este tomo finalizan las recopilaciones de las historias autobiográficas y en las que Roca nos muestra un registro diferente al que nos tiene acostumbrados en sus novelas gráficas. Historias cortas, en las que se tocan todo tipo de temas, se aprovecha para hacer crítica social y lo hace desde un punto de vista cercano y en ningún caso adoctrinador. Historias cotidianas, en las que el autor se abre y nos muestra sus pensamientos, ideas y vivencias diarias.

Confesiones de un hombre en pijamaConfesiones de un hombre en pijama ha sido editado por Astiberri en un tomo cartoné de 22×27 cm dentro de su colección Sillón Orejero. Tiene 64 páginas a color por un precio de 12€. Mantiene el mismo tamaño del tomo anterior, aunque mayor que Memorias. Los obsesivos de la uniformidad de formatos tenemos tienen esa  astillita ahí clavada.

Lo mejor: En estas últimas historias es donde mejor le coge el punto al formato y donde hace historias más variadas de temática y con un mensaje más profundo. La última historia del tomo.

Lo peor:  Si eres un lector despistado acostumbrado a sus novelas gráficas, puedes pensar que es otra de ellas, con una historia. No, son historias independientes.

Para seguidores de Paco Roca. Para aficionados a tiras de prensa, historias cortas y pijamas. Para los que quieran una mezcla de comedia, sensibilidad y contenido social.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Confesiones de un hombre en pijama (Sillón Orejero)
Paco Roca and QUINIUS BeConnect!
Precio: EUR 11,40
http://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/10/pijama-1-2-500x618.jpghttp://www.eslahoradelastortas.com/blog/media/2017/10/pijama-1-2-300x300.jpgAlejandro MartínezFeaturedReseñasAstiberri Ediciones,Paco Roca,Reflexiones desde Star City,Reseñas,Tebeo Español
En marzo de 2010, Paco Roca comienza a publicar una página en el diario Las provincias de esta serie autobiográfica en la que aprovechaba para contar a modo de anécdotas cosas que le pasaban, lo cual servía para poder hacer alguna reflexión de cualquier cosa que le pasara por...