Saludos, mis queridos lectores. Hoy no tenemos manga para reseñar porque llevo una temporada que leo muy poco (y no vamos a ponernos a... Reseña: Cosa de dos, de Oriol Jardí y Jordi March.

Saludos, mis queridos lectores. Hoy no tenemos manga para reseñar porque llevo una temporada que leo muy poco (y no vamos a ponernos a reseñar sin haber leído, que si se enteran los Altos Señores de  ELHDLT me cortan el suministro gratuito de sushi y sake). Así que reseñaremos algo español. Hoy le toca a Cosas de dos, de Jardí y March.

Cosa de dos es una recopilación que nos trae Fandogamia con las historias que los autores publicaron en la revista El Jueves. Oriol Jardí une sus esfuerzos e ideas con Jordi March para ofrecernos este tebeo.

¿Y de qué va este tebeo? Pues son historias de dos carillas sobre la relación de dos personajes, sean pareja real o no.

Cosa de dos

Los guiones de Cosa de dos nos meten de lleno en un humor negro, escandaloso y provocador. Chistes de sexo, drogas, religión y muerte. No veremos humor blanco ni descafeinado en esta obra. No estamos exactamente ante un humor escatológico, aunque podríamos llegar a incluirla en ese género por su carga sexual.

Estamos ante ese tipo de guiones que entregas al editor con un señor a tu lado. y cuando pregunta quién es, le respondes que tu abogado antidemandas :-).

En un formato corto de dos carillas, pensado para una revista, tenemos todos los tópicos gamberros, escandalosos o transgresores que alguna vez hayamos pensado de los personajes escogidos. Batman y Robin, Don Juán y Doña Inés, Góngora y Quevedo, Epi y Blas, Poe y Muerte…

No estamos ante un tebeo para todo el mundo. Si no te ríes con chistes de humor negro o humor grosero, esta no es tu obra. Si te escandalizas fácilmente tampoco es tu tipo de humor.

Cosa de dos

El dibujo viene de un dibujante curtido en la animación, en los retratos y en las caricaturas. Ya desde la portada se nos avisa, al estilo de las señales, de lo que podemos encontrar dentro.

Y hablando de la portada… No sé si es un efecto buscado o un caso claro de pareidolia lectora; pero si miro a cierta distancias esa portada, leo «Casados» y no «Cosas de dos».

Los personajes son fácilmente identificables (si conoces los referentes reales, claro) y  son lo bastante conocidos para que pilles los chistes (algunos muy brutos) sin demasiados problemas. Para mi gusto algunos textos son difíciles de leer, pero os recuerdo que uso gafas con cristales de esos caros y llenos de dioptrías, así que quizás nadie más tenga ese problema.

Los colores y fondos varían según la historia. Me han parecido muy adecuados y bien escogidos.

La edición se completa con un prólogo de Pedro Vera presentándonos a los autores y a su obra. Una única página antes de empezar con las parejitas.

Si tuviera que destacar algo malo, quizás diría que el estilo de la portada y contraportada es totalmente diferente al del cómic. Afortunadamente, como esta obra viene sin plástico, se puede hojear sin problemas (y en la tienda de la editorial vienen unas imágenes, justo las que hay de Quevedo y Platón en esta reseña). Digo esto pensando más en la persona que va a regalar un cómic sin tener mucha idea que en el lector que siempre hojea antes de comprar :-).

Cosas de dos

¿Por qué leer Cosa de dos?

Humor gamberro y sin cortarse. Muchas parejas diferentes de y con las que reírse. No es una obra para leer toda seguida, así que te dará tiempo de lectura.

¿Por qué no leer Cosa de dos?

Eres de humor blanco, inocente y políticamente correcto. No te interesan los chistes de humor negro.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com