100% MARVEL. CONTIENDA DE CAMPEONES Bill Mantlo, John Romita Jr., Chris Claremont, Óscar Jiménez y otros Libro con solapas 216 páginas Fecha de venta:...

Contienda de Campeones

100% MARVEL. CONTIENDA DE CAMPEONES
Bill Mantlo, John Romita Jr., Chris Claremont, Óscar Jiménez y otros
Libro con solapas
216 páginas
Fecha de venta: 07/2016
€ 19.95
Contiene Contest Of Champions 1-3 y Contest Of Champions II 1-5 USA
ISBN: 9788490946381

¡El primer gran evento de Marvel que reunió a todos sus héroes, así como la secuela del mismo, en un único tomo que sirve de prólogo a la llegada de la Contienda de Campeones del siglo XXI. Los héroes Marvel cara a cara, con la salvación del Universo como premio.

Algunos creen que las Secret Wars de 1984 fueron el primer evento que reunió a la plana mayor del Universo Marvel en un sólo cómic. Pero lo cierto es que en 1980 ya hubo una intentona de hacer algo parecido, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Moscú. La idea era juntar a superhéroes de distintas nacionalidades y hacerles competir en una especie de «juego amistoso», sin muertos ni heridos. No obstante, el veto de EEUU a estas Olimpiadas hizo que el evento dejara de tener sentido en ese momento y se postergara un par de años, hasta 1982. Aunque la idea era hacer un número único, su extensión hizo que acabara siendo publicado en forma de miniserie de 3 números. Se podría decir que esta miniserie dio origen a las posteriores Secret Wars, y a una segunda Contienda de Campeones en 1999, también recogida en este volumen. Pero vayamos por partes.

Contienda de Campeones I

Contienda de Campeones I (1982)

Con un argumento de Bill Mantlo, Mark Gruenwald y Steven Grant, Bill Mantlo elaboró un guion simplón hasta rozar el ridículo: El Gran Maestro quiere devolver la vida a su hermano el Coleccionista, y para ello pacta con una misteriosa y encapuchada Desconocida. Cada uno elegirá un equipo de 12 superhéroes que habrán de luchar entre sí para recuperar cuatro fragmentos de un orbe. Si gana el equipo del Gran Maestro, la Desconocida devolverá la vida al Coleccionista, y además el Gran Maestro jurará no volver a usar a los terrícolas para peones en sus juegos. Si, por el contrario, gana el equipo de la Desconocida, ésta alargará la vida de nuestro sol 1 millón de años más. Por lo que podemos ver, ambos bandos de superhéroes tienen suficientes motivos para querer ganar su equipo, ¿no? Pues por lo que se ve, no, porque una vez en el campo de batalla, cada héroe lucha en el bando que le ha tocado sin plantearse nada, sin pararse a pensar si el bando en el que lucha es el que mejor oferta ha hecho. Como decimos, muy simplista todo.

A los lápices está un John Romita Jr en estado de gracia. Si creéis que lo que hace ahora es bueno, echad un vistazo a este trabajo de hace más de 30 años. Puro trazo clásico, antes de distraerse con rayitas y formas cúbicas, y de convertirse en la parodia de sí mismo que es ahora. Al iniciarse esta obra en 1979, para cuando se empezó a concretar en 1981 algunos de los uniformes de los personajes habían cambiado, otros personajes habían aparecido, así que se le encargó al artista Bob Layton que hiciera las correcciones necesarias, aunque en este tomo no se le acredita como es debido.

Una de las grandes pegas que se le ha de poner a este tebeo, pero que es inevitable considerando las circunstancias en las que fue concebido, es la elección de combatientes. En las primeras páginas del cómic vemos como todos los superhéroes del planeta han sido llevados al interior de una cúpula que flota en el espacio. Ante tamaña hazaña de reclutamiento, la cosa promete bastante. Sin embargo, sólo dos docenas de héroes participarán en el torneo. Entonces, ¿por qué se les ha llevado a todos ahí arriba? ¿ No hubiera sido más sencillo abducir sólo a los 24 luchadores? Por otro lado, puesto que el cómic fue ideado para rendir homenaje a las Olimpiadas de Moscú de 1980, y habida cuenta del carácter internacional de dichas olimpiadas, tenía sentido que los luchadores representaran a muchas nacionalidades diferentes. Así vemos equipos en los que militan luchadores de países tan dispares como Arabia Saudí (Caballero Árabe), Israel (Sabra), Irlanda (Trébol), Canadá (Sasquatch), Alemania (Guerra Relámpago), China (Hombre Colectivo), etc. En la mayoría de los casos no son los héroes que uno querría tener en su equipo (y desde luego, juntar en el mismo equipo al árabe y a la judía es de juzgado de guardia), pero claro, había que tener representación de cuantos más países mejor, y así quedó la cosa.

Esta primera Contienda continuó en los Annuals de 1987 de Los Vengadores y Los Vengadores Costa Oeste. Es una pena que Panini no haya incluido estos números en este tomo, para así poder tener toda la historia junta. No es que estos dos Annuals fueran nada extraordinario (uno de ellos estaba dibujado por Al Milgrom, no digo más), pero hubiera sido un detalle poder tener todas estas páginas en un solo volumen.

Contienda de Campeones II

Contienda de Campeones II (1999)

En 1999, Chris Claremont volvió a Marvel y quiso hacerlo de un modo lo más espectacular posible: enfrentando entre sí a los mayores superhéroes de la Tierra. Así vio la luz la secuela de Contienda de Campeones. En esta ocasión, son dos razas alienígenas las que se alían para hacer luchar a los héroes, con el fin de seleccionar a los mejores de entre todos ellos y poder utilizarlos para sus planes. Un argumento tan pueril como el de la primera Contienda, y el de las pretéritas Secret Wars, pero poco más se puede pedir a un tebeo cuyo principal aliciente es sacarte la espinita de «¿quién ganaría, El Capi o Pantera Negra?».

En este caso, fueron los propios fans quienes, con sus votos, decidieron el resultado de cada combate (algo que ya había hecho DC a finales de los 80, para determinar si el Joker se cargaría a Jason Todd en el arco argumental Una Muerte en la Familia), dejando al guionista sólo el desarrollo de la trama general. Esta historia carece del encanto naïve de la primera Contienda, y el argumento avanza a trompicones y de un modo excesivamente lento. Incluso algunas de las peleas están tan descompensadas que es un auténtico despropósito reflejarlas en viñetas (¿Thor contra Tormenta o la Viuda Negra? ¿En serio hay dudas de cómo va a acabar ese combate?)

El dibujo del español Óscar Jiménez cumplió sobradamente, y es una pena que su carrera se torciera y tuviera que salir por la puerta trasera de Marvel a causa de problemas con los plazos de entrega (de hecho, los dos últimos números de la miniserie los firmó el suplente Michael Ryan), porque era un autor joven y muy prometedor. Posteriormente resurgió con el pseudónimo Juan Barranco (podéis leer más sobre este affair aquí, aquí y aquí), pero el éxito no le ha vuelto a acompañar de la misma manera.

Esta segunda Contienda de Campeones es muy irregular, con personajes que se comportan como pollos sin cabeza (con la excusa de los nanites alienígenas que les nublan el juicio, Claremont se evita tener que esforzarse en plasmar bien sus personalidades, muy hábil) y un argumento que apenas sirve como excusa para poner a los héroes a pelear sin sentido. El pasado año, tras los eventos de las nuevas Secret Wars, se ha lanzado una nueva Contest of Champions. A ver con qué nos salen esta vez.

Ah, y si sois más de echar partiditas con el móvil, podéis hacer vuestra propia Contienda con esta app de Marvel.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com