Constantine-Hellblazer nº1 Guión James Tynion IV y Ming Doyle Dibujo de Riley Rossmo, Vanesa Del Rey, Ming Doyle y Chris Visions ECC Ediciones 2016...

Constantine-Hellblazer 1

Constantine-Hellblazer nº1
Guión James Tynion IV y Ming Doyle
Dibujo de Riley Rossmo, Vanesa Del Rey, Ming Doyle y Chris Visions
ECC Ediciones
2016

Constantine- Hellblazer nº1 es el segundo intento de relanzamiento del personaje de John Constantine. Desafortunadamente, no disponemos de las cifras de ventas en España, pero por mal que nos siente a los lectores veteranos del personaje, este tipo de estrategias dan un subidón a las ventas. Cuando cerró la primera serie, exceptuando un pequeño incremento en el número 300, las ventas de las serie rondaban los 9.200 ejemplares. Con la llegada de New 52 la media de la serie los 20.000 y de momento esta última lleva una media similar, si bien los datos iniciales no han sido tan buenos.

¿Y qué quiero decir con esto? Pues a riesgo de excederme en el preámbulo, quiero decir dos cosas. Una, que a DC económicamente les sigue funcionando este efecto número uno. Y dos, que cada número 1 funciona peor que el anterior, lo que implica que empezamos a ver el truco. Y la verdad es Constantine siempre ha funcionando muy bien en historias semiindependientes, con que casi daría igual que sacaran un número uno cada x meses, al estilo de Hellboy, por ejemplo, si no fuera porque con cada número uno en DC están tratando de reinventar la fórmula. Supongo que en DC algún día se darán cuenta de aquello del si no está roto, no lo arregles.

Constantine-Hellblazer 2

Supongo que ya os imaginaréis que vais a leer hablar de Constantine-Hellblazer nº1 como una obra fallida. Y es una verdadera lástima porque está llena de aciertos, pero en la balanza final terminan pesando más los desaciertos. Quiero que quede claro que me ha sido imposible atajar esta reseña totalmente libre de prejuicios. Como lector veterano fiel del personaje hay ciertos rasgos de identidad de las historias de Constantine que espero ver al leer un cómic protagonizado por él. En cualquier caso, quiero dejar claro que lo que pueda decir de este cómic no se debe a que respeten o no un personaje, sino a que este personaje no es tan interesante ni sólido como el viejo Constantine.

Aunque sea un detalle mínimo, el hecho de que lo primero que leemos en Constantine-Hellblazer nº1 sea “Nueva York” para ubicar a nuestro inglés favorito ya supone un mal inicio. Pese a que admito haber torcido el gesto, sigo adelante, porque tampoco ni mucho menos determinante. Pero es que los siguientes pasos de la obra, siguen llenando gotita a gotita un vaso cercano al desborde.

Tratan de justificar argumentalmente un cambio de look con una chaqueta distinta y las botas por encima del pantalón que no termina de sostenerse. La supuesta modernez del nuevo look acaba en marcha atrás hacia el viejo look con el cambio de dibujante en el número 3. No sabemos muy bien si se debe a una falta de comunicación entre el equipo creativo o una decisión consciente, quizá por darse cuenta de que estas nuevas pintas quedarían desfasadas en poco tiempo. Pero bueno, sería estúpido dejar una serie sólo porque no nos guste el look del prota. Esto no es una revista del corazón , así que sigamos.

Constantine-Hellblazer 3

Ahora llegan los dos puntos que quizá peor me sentaron. Primero existe un sobreesfuerzo en dejar claro que este Constantine no es un superhéroe. Casi parece como si quisieran disculparse por la etapa anterior y hacer una declaración de intenciones. Casi la mejor declaración de intenciones habría sido obviarlo, pero tampoco pasa nada. Ok, no es un superhéroe, me queda claro, siguiente página.

Algo no me encaja, si no es un superhéroe, ¿por qué los poderes mágicos se manifiestan de forma del todo explícita? Constantine da una orden y marcan la palabra en rojo como si se tratara de un Jeese Custer cualquiera, enseña una falsa tarjeta de crédito y nos muestran abiertamente que no es más que un papel escrito. Vamos, si hasta hay algún juego de luces a lo Dr. Extraño. ¿Dónde está la sutileza? ¿Dónde está aquel juego tan enigmático y atrayente que nos hacía dudar cuánto tenía de mago y cuánto de timador? Y más cuando habría costado tan poco como no escribir la palabra en rojo o no mostrarnos la tarjeta.

Constantine-Hellblazer 4

Pero decía que Constantine-Hellblazer nº1 tenía muchos aciertos y no quiero dejar de citarlos. Para empezar la estructura argumental me parece bastante bien pensada y es que si bien soy bastante contrario a los procedimentales en TV, creo que en comic funcionan bastante mejor. Este primer tomo nos trae varias historias cortas con un hilo conductor que las convierte en una sola saga. Los distintos fantasmas que acosan a Constantine empiezan a “morir” de forma definitiva y nuestro bastardo inglés tendrá que descubrir qué está pasando. La premisa es interesante, está bien estructurada e incluso sigue cierta fidelidad al personaje original.

Hay incluso en Constantine-Hellblazer nº1 algunos detalles nuevos para el personaje que podrían incluso enriquecerlo. Se hace algo más que insinuar su bisexualidad. Tampoco es que aporte gran cosa al personaje, pero no se me ocurre personaje al que pudiera encajarle mejor esta condición. Tenemos de vuelta a Gary “Gaz” Lester como una suerte de sidekick fantasma que podría dar juego. Éstas y otras ideas, como la presentación rápida de los círculos del infierno de la Divina Comedia, El paseo por la ciudad en clave mágica o revisitar los tiempos del grupo Membrana Mucosa, consiguen atraer la atención y eliminan parcialmente el mal sabor de boca.

Pero incluso los aciertos terminan por fallar. No voy a desarrollar cómo ni por qué, ya que entraría en el terreno del spoiler, pero baste decir que muchas de las fórmulas típicas de Constantine, como el engaño quedan resueltos de manera un tanto torpe y predecible e incluso asistimos a retrocontinuidades que cambian hechos establecidos en la historia del personaje.

Constantine-Hellblazer 5

El dibujo es bastante irregular y es que en cuatro números contamos cuatro dibujantes distintos. Comienza con Riley Rossmo, que, siguiendo el tono de la colección, alterna hallazgos muy interesantes con otros rasgos que chirrían en exceso, como la excesiva caricaturización en las expresiones de los personajes. No obstante es el punto más alto de la serie ya que cuando Vanesa Del Rey o el propio guionista, Ming Doyle, se hacen cargo de la colección, el nivel baja considerablemente.

El balance final que yo haría de este primer Constantine-Hellblazer es de desilusión. No se trata decepción o rechazo porque no es realmente un mal cómic. Su gran problema es que tiene muchas posibilidades e ideas, pero si sigue en la tónica actual, quedarán desaprovechadas o directamente anuladas.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com