CAPITÁN AMÉRICA: EL ELEGIDO Guión: David Morrell Dibujo: Mitch Breitweiser Tinta: Mitch Breitweiser Color: Brian Reber Edición original: Captain America: The Chosen 1-6 (Marvel...

CAPITÁN AMÉRICA: EL ELEGIDO

Guión: David Morrell
Dibujo: Mitch Breitweiser
Tinta: Mitch Breitweiser
Color: Brian Reber
Edición original: Captain America: The Chosen 1-6 (Marvel Comics)
Formato: Libro 100% Marvel, 152 págs.
Editorial: Panini
Precio: 12,50 €

En un futuro hipotético, fuera de la continuidad Marvel, el Capitán América se está muriendo. El virus que le dio esa fuerza y esa vitalidad, esos reflejos y ese físico superhumano empieza a deteriorarse hasta llegar a fase terminal. Sólo la fuerza de voluntad del mayor héroe de América le mantiene aún con vida.

El Cabo Newman es un soldado destinado a Afganistán. En medio de una escaramuza en la que casi le cuesta la vida, recibe una inesperada y repentina visita: El Capitán América.

Durante el primer capítulo en cuestión y en los sucesivos del tomo, Steve Rogers (aquí Brubaker aún no le ha reventado de varios disparos) se va apareciendo a James Newman para insuflarle una doctrina muy sesgada y algo confusa de los auténticos ideales del Capitán América que todos hemos querido desde pequeños: valor, honor, lealtad y sacrificio. Aunque aparentemente estas palabras (que encierran unos ideales) no parecen fuera de lugar, si lo son dentro del contexto de la obra, presentándonos una versión muy partidista de la guerra del golfo, de los atentados del 11-M y del pueblo musulmán.

La exploración del pasado de Steve Rogers y de cómo se convirtió en el Capitán América hasta llegar a su estado actual, se va introduciendo poco a poco en la historia a la vez que nos cuenta datos del pasado del Cabo Newman. El autor intenta hacer algún tipo de paralelismo con ambas vidas.

La historieta de la “Visión remota” del Capi desde que era civil, le confiere el gen de mutante a todas luces ya que puede visualizar cosas a miles de kilómetros e incluso introducirse en las mentes de las personas que están allí y hacerles creer que le pueden ver. Es por todo ello, por lo que el Cabo Newman (en misión en Afganistán) puede contactar con el Capitán América aunque en realidad se esté muriendo en un hospital militar de Washington. El Capi aparece en la mente del Cabo (sólo le percibe él) para guiarle en los momentos de dificultad hasta que esté preparado para reemplazarle.

Nos vendieron la moto con que David Morrell era el creador de John Rambo y que fue el escritor de First Blood (Acorralado) para poder acercarnos al libro en cuestión. Pues bien, siendo del Capitán América y siendo de un guionista con cierta reputación fuera del mundillo comiquero, es fácil caer en la tentación y comprarse este volumen.

Este tomo es el primero y por ahora único trabajo de Morrell en el mundo del cómic y siempre hay que darle una segunda oportunidad aunque pueda parecer tedioso, partidista y sesgado hacia una tendencia americana aburrida además de infantil.

Mitch Breitweiser es un recién llegado a Marvel cuyo bautismo de fuego se produjo en la miniserie Drax el Destructor que en España la vamos a ver este mismo mes. Es un dibujo de trazo fino intentando ser realista alejado de los personajes superhéroicos. Un estilo de dibujo más apropiado para el Capi o personajes callejeros.

El tomo de El Capitán América: El Elegido no es un tomo en el que gastarnos el dinero en esta época de crisis que padecemos. La base del argumento es predecible, pueril, cogida con alfileres y con tópicos americanos que se creían acabados con el principio del nuevo milenio. Historia para olvidar y si se puede, descambiar en tu librería con la excusa de ya lo tenías.

Compartir:

Mario Losada

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com