De vez en cuando nos llega algún cómic que pareciera salido de una cueva, una historia como Buen perro que pese a manejar con... Reseña de Buen perro de Graham Chaffe

De vez en cuando nos llega algún cómic que pareciera salido de una cueva, una historia como Buen perro que pese a manejar con maestría los rudimentos del lenguaje, no parece sufrir la contaminación de sus compañeras de medio contemporáneas. Es como si fuera por libre sin pretender tampoco revolucionar el mundo de la narrativa gráfica y se limitara a contar una historia que, sin ser rupturista ni pretenderlo, no se parece directamente a nada de lo que vemos cada día en las librerías.

Probablemente el motivo puede ser que su autor, Graham Chaffee, no es lo que podríamos llamar propiamente un profesional del cómic. Si bien tiene dos novelas gráficas anteriores, The Big Wheels (1993) y The Most Important Thing and Other Stories (1995) y este mismo año ha sacado To Have and To Hold, el cómic es sólo otra más de las disciplinas que trabaja, ya que el californiano es además pintor, ilustrador y sobre todo tatuador.

Así que como si transmitiera esa ausencia de presión que un autor tiene cuando realiza una obra por amor al arte, Buen perro nos cuenta de una manera un tanto contemplativa la historia de Iván, un perrete solitario que deambula por los callejones de la ciudad como buscando un lugar en el mundo.

Casi a modo de capítulos, iremos viendo como en su vagar se va a encontrando con distintos personajes y pequeñas aventuras que nos contarán un poco más de este perrete temeroso de su propias pesadillas donde lo acosan conejos y gallinas.

Como en toda fábula protagonizada por animales, tendremos nuestra dosis de alegoría y quedará sitio para pequeñas pinceladas sobre el miedo al extranjero, la indiferencia, el egoísmo, las falsas buenas intenciones, la inercia moral, la necesidad de encajar y tantos otros y tan cotidianos comportamientos de dos patas.

Sin embargo, no parece la intención de Graham Chaffee enarbolar la bandera de una feroz crítica ni la de elaborar grandilocuentes reflexiones sobre la condición humana… ni siquiera limitarse a usar los animales como simples vehículos de ideas. Obviamente en cuanto a que hablamos de animales parlantes no se puede negar una humanización de los perros, pero es casi como si nos canizara a los lectores, como si nos hiciera cómplices de este vagabundeo que es más testigo que juez.

Además, más allá del trasfondo alegórico, la historia de los perros como tales perros resulta igual de interesante y tiene su propio subtexto más allá de la extrapolación a conductas humanas.

Con la misma sosegada habilidad, el apartado gráfico funciona de forma sobria y efectiva. No asume grandes riesgos como narrador, pero hace gala de un dominio envidiable del ritmo y la composición. Con muy pocos elementos, pero muy bien puestos y usados sin rodeos, la comunicación en Buen perro es sencilla y directa.

Y del mismo modo que transcurre la historia, la cierra Graham Chaffee, sin concluir en nada, sin intromisiones, casi como si el final fuese otro capítulo más de una obra que continúa más allá de la contraportada como un meditabundo errar a cuatro patas.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Buen perro
Graham Chaffee
Precio: EUR 13,30
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com