Niño, abrígate bien que te vas a resfríar!! (Sabiduría materna)   La Editorial Dolmen con su línea Fuera Borda sigue con la labor de... Reseña: Benito Sanson

BenitoSanson_vol1_portada

Niño, abrígate bien que te vas a resfríar!!

(Sabiduría materna)

 

La Editorial Dolmen con su línea Fuera Borda sigue con la labor de llenar nuestras librerías especializadas con buen material clásico BD y de vaciar mi bolsillo porque no puedo resistirme ni a una sola de ellas. Y en ésta ocasión, aunque debo reconocer que mi inconsciente no recordaba lo más mínimo de Benito Sansón, el nombre de Peyo en la portada era suficiente canto de sirena.

Benito es un niño fuerte, tremendamente fuerte. Es una especie de Superman convertido en chaval. Y así nos lo cuentan en los extras con los que cuenta el tomo, que el hombre de acero fue el punto de partida de Peyo para crear al personaje. De hecho incluso comparten los mismos colores básicos en su «uniforme» habitual. Sólo que Benito lleva una chaqueta roja acompañada de bufanda azul. Incluso al igual que el kryptoniense, que tiene como punto débil la verde roca proveniente de su mundo natal, nuestro protagonista también cuenta con un talón de Aquiles dado que pierde su fuerza cuando se resfría. Bien mirado, los mocos tambien son verdes… igual hay más parecidos de los que pensaba.

La genialidad de Peyo radica en que a pesar de toda ésa fuerza Benito no deja de ser un niño. Tiene ésa inocencia que le impide buscar dobles sentidos o desconfiar de la gente. Incluso a nivel de diálogos se expresa de forma infantil lo cual en muchas ocasiones le frustra porque los adultos lo tratan condescendientemente sin creer lo que les cuenta, ya sea un secuestro, un atraco o la increíble fuerza que tiene.

En el primer volumen que nos trae la editorial contamos con dos historias: Los Taxis Rojos y La Señora Adolfina.
benito2En Los Taxis Rojos conocemos a Arístides, un taxista que será compañero de aventuras de Benito en las sucesivas aventuras y que ve cómo peligra su medio de vida porque en la ciudad de Villalegre La Mayor se ha instalado una compañía de taxis rojos que le hace la competencia ¡¡porque tienen radio para comunicarse entre ellos!! Sí, puede que ahora os suene raro. Pero hay que tener en cuenta que ésto se publicó a principio de los años 60. La cuestión es que ésta compañía no es trigo limpio y tiene un maléfico plan que… no creeriáis que os lo iba a destripar ¿verdad? Lo que sí que puedo deciros es que la aventura no para ni un momento y pasa por alta mar, una isla desierta e incluso por Portugal.

Y la segunda historia tiene el nombre del «antagonista» de Benito, ya que La Señora Adolfina no es realmente lo que parece. Es un robot con mal genio y ansias delictivas camuflado bajo el aspecto de una entrañable viejecita. Benito está dispuesto a truncar su carrera criminal pero… ¿qué sucede cuando entra en escena la verdadera ancianita y no se puede distinguir la original de su copia?

Ah! Y se me pasaba comentar que de Peyo en realidad sólo tenemos los dibujos de los personajes, ya que está ayudado por Will para realizar los fondos. Aunque ésto no es problema alguno ya que por lo que podéis apreciar en las imágenes adjuntas ambos casan a la perfección entre ellos.

En resumen: un buen par de historias que nos retrotraen a una época más sencilla. Sin problemas ni agobios. Y de hecho por mi parte creo que éste es el motivo principal por el que acabo picando con éstos Fuera Borda. Pero que ésto no os eche para atrás a los más jóvenes. Mi tomo ha pasado la criba de mi sobrino veinteañero y mi chiquillo de siete años. Así que recomendado para todas las edades.

Por cierto… El segundo tomo debe estar a puntito de salir, si no lo ha hecho ya mientras leéis ésto.

Compartir:

Nacho

Lector desde hace eones y dotado de memoria daguerrotípica que le ha permitido parecer que sabe mucho cuando en realidad lo único que hace es recordar. Y lo que no recuerda... ¡se lo inventa!

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com