Como ya hemos mencionado alguna vez por estos lares, Battlefields podría considerarse la continuación ilegítima de War Stories. Aquella colección previa, que debuta en 2001... Reseña: Battlefields #3. Los Tanquistas

Como ya hemos mencionado alguna vez por estos lares, Battlefields podría considerarse la continuación ilegítima de War Stories. Aquella colección previa, que debuta en 2001 bajo el sello editorial Vertigo de DC Cómics, se asentaba en miniseries autoconclusivas de género bélico escritas por el genial Garth Ennis y ambientadas mayoritariamente en la Segunda Guerra Mundial. La continuación genuina de War Stories ve la luz en 2014 cortesía de Avatar Press, pero años antes, en 2008, Dynamite Entertainment se dispone a publicar la serie que hoy tenemos entre manos: Battlefields. Como en War Stories, la cabecera de Battlefields se compone de miniseries autoconclusivas de tres números cada una (una historia completa por cada tomo publicado en España por Aleta). De las dos primeras ya hablamos por aquí: soberbia Las brujas de la Noche y monumental obra maestra Querido Billy. De la tercera entrega, Los Tanquistas, vamos a hacerlo a continuación.

battlefields-vol-3-los-tanquistas
Guion: Garth Ennis.
Dibujo: Carlos Ezquerra.
Editorial: Aleta Ediciones.
Formato: 80 páginas, color, rústica.
Contiene: Battlefields. Tankies 1-3 USA..
Precio: 9,95 €


En esta ocasión, Garth Ennis nos entrega el arco más puramente bélico de los publicados hasta el momento. Se puede decir que en Los Tanquistas no hay una presentación al uso con desenlace demoledor como en los casos anteriores. Esta vez la historia no es cerrada, y tampoco tiene un objetivo claro; aquí la idea es otra. Diría que la intención de Ennis va más por la de meternos de cabeza entre los desquiciados e inhumanos códigos de la guerra, hacernos vivir el horror desde dentro, que sintamos lo que los personajes sienten. En Los Tanquistas vamos a viajar en el interior de las claustrofóbicas tripas de un tanque británico que atraviesa sin rumbo los campos de batalla de Normandía, y es posible, si todo va bien, que nos acabemos sintiendo tan desorientados como los operadores que nos acompañan.

La historia narra las peripecias de un carro de combate Churchill que pierde a su cabecilla (nunca mejor dicho) en una refriega y acaba descolgado del grueso de su columna. En estas, el experimentado pero inculto y malhablado cabo Stiles toma el relevo para intentar reconducir la situación. Los operadores del tanque son gente de paz, jóvenes del mundo libre que se ven metidos de un día para otro y a la fuerza en un follón de marca mayor; El cabo es un Geordie, poco más que añadir; Y el enemigo nazi es el soldado perfecto subido en las máquinas de guerra definitivas. A través de las páginas, se hace patente la superioridad de los panzers alemanes frente a los cubos de chatarra que manejaban los aliados (tanto británicos como americanos) en el frente occidental. El soldado aliado las pasa canutas frente a la Wehrmacht, mucho más de lo que nos habían contado, avanzando metro a metro en los campos de batalla continentales gracias a la artillería, a la sagrada RAF y a su propio sacrificio.

tanquistas-aleta-2

La historia principal se entremezcla con otras líneas argumentales que nos proporcionan una visión más amplia del contexto bélico que se está relatando. Hechos de armas y anécdotas surgidas de testimonios reales salpican un puñado de historias paralelas protagonizadas casi siempre por el British Army, normalmente en inferioridad ante el todopoderoso ejército alemán. Los combates de tanques vividos desde su interior son brutales y emocionantes; Imposible no recordar la estupenda peli de David Ayer, Corazones de acero. La interacción entre los jóvenes operadores del tanque y el rudo paleto que los lidera es tan interesante como era de esperar de Garth Ennis, maestro como ninguno en las lides de representar la camaradería marcial. En este caso el foco no se pone sobre las relaciones humanas, pero la breve exposición de cómo esta gente venida de un país no fanatizado se adaptaba a la carnicería de la guerra, sin perder el sentido del humor ni la mordacidad en ningún caso, es digna de mención.

Respecto al apartado gráfico, el trabajo de Carlos Ezquerra es tan regular y efectivo como siempre. La edición de Aleta contiene magistrales páginas a lápiz del autor español que hay que reconocer, visto el resultado final, que son empequeñecidas después de las tintas y del –algo torpe- coloreado. Carlos Ezquerra no solamente es popular por ser el co-creador de Juez Dredd, además trabajó junto a Garth Ennis en la espectacular miniserie centrada en El Santo de los Asesinos (uno de los villanos de Predicador), y por ello le estaré siempre agradecido.

BFTankies:Layout 1

En definitiva, Los Tanquistas es un relato altamente recomendable para los amantes de las hazañas bélicas, pero que, al contrario que en las dos entregas anteriores de Battlefields, quizá no erice los cabellos de los no iniciados en el género. Personalmente he encontrado algunos problemas en la narrativa, liándome con los personajes en algunas partes, con tanta gente vestida de verde y con el mismo aspecto, pero en general he disfrutado muchísimo de una historia de guerra escrita como sólo Garth Ennis sabe hacerlo. Muy por encima de la media.

Compartir:

Mario

He visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves Skrull más allá de Apokolips. He visto al Doctor Manhattan brillar en la oscuridad cerca de la Zona Azul de la Luna. Todos esos momentos, guerra química y podcast.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com