Para todos los que estáis disfrutando de la etapa de Peter Tomasi y Patrick Gleason en el Superman Renacimiento, y que no conociérais su... Batman y Robin 4: Réquiem por Damian

Para todos los que estáis disfrutando de la etapa de Peter Tomasi y Patrick Gleason en el Superman Renacimiento, y que no conociérais su etapa al frente de Green Lantern Corps o de esta Batman y Robin que hoy nos ocupa, os invito a echarles un ojo. Disfruté mucho de la serie cuando la editó por primera vez en rústica ECC, aunque un pequeño bajón en la serie unido a otra serie de circunstancias me hicieron abandonarla a la mitad. Ahora que ECC ha empezado a editarla en cartoné he visto una buena oportunidad de retomarla, allá por donde me quedé, y darme cuenta de lo buena que es esta serie y lo desapercibida que ha pasado. Réquiem por Damian es un punto crítico en la serie, un arco que marca un antes y un después en ella, y una muestra más del fabuloso equipo creativo que forman Tomasi y Gleason.

Réquiem por Damian
El arco gira en torno a, abre comillas-spoiler-cierra comillas, la muerte de Damian a manos de Leviatán. Y claro, esto sería un spoiler tremendo si fuera un cómic recién editado y no supiéramos si Damian iba a estar por ahí pronto dando brincos, pero con la perspectiva del tiempo, solo nos queda la emoción de saber cuándo y cómo van a resucitarlo. Batman se enfrenta, pues, a una nueva muerte de un Robin, con el devastador y predecible efecto sobre su psique.

Tomasi hace en Réquiem por Damian un ejercicio fantástico de escritura. El tomo abre con Incompleto, un número mudo en el que acompañamos a Bruce y a Alfred en la pérdida de Damian y en cómo volver al día a día, y a continuación tenemos un arco de cinco números que me ha parecido muy inteligente. Cada número se centra en una de las fases del duelo, éstas son: Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación. Ante cualquier mala noticia, el ser humano pasa por esas fases, atascándonos más o menos en cada una de ellas, según estemos armados psicológicamente. Tomasi y Gleason nos hacen ese recorrido con Batman, con la salvedad de que en cada número va a estar acompañado de algún miembro de la Batfamilia, pero genialmente escogido. Así, Tim acompañará la fase de Negación, Jason Todd la de Ira, Barbara Gordon la Negociación, Catwoman la Depresión y, quién si no, Dick la Aceptación. Cada personaje está perfectamente seleccionado. ¿Quién mejor que Jason Todd para entender esa Ira? ¿Quién mejor que la sensata Barbara para la Negociación? Un recorrido muy hábil por dichas fases y un ejercicio de demostración de lo bien que conoce Tomasi a los personajes, y lo buen guionista que es.

Réquiem por Damian
En el apartado gráfico, tenemos a Gleason en cinco de los seis números aquí incluidos. El número 21 está dibujado por Cliff Richards. Con Gleason me pasa un poco lo que me sucede con Doug Mahnke, que es un artista al que siempre he visto esos rostros cuadrados y esos rasgos tan característicos que no me acababan de convencer, pero que cada vez disfruto más. De hecho, Richards, que es un dibujante mucho más al uso para el estilo superheróico más clásico, llega casi a molestar entre estos números de Gleason, pero sin duda por culpa del gran trabajo del dibujante titular.

De hecho, este tomo incluye un guión junto a tintas del número que abre el tomo, Incompleto, y si bien esta serie de extras me han acabado resultando molestos en muchos tomos en los que se incluyen, aquí está más que justificado. Permite ver la fantástica conexión que existe entre ambos autores, y ver lo bien que transmite Gleason lo que busca expresar Tomasi, y ver cómo el dibujante se salta a la torera muchas de las indicaciones del guionista, cuando ve que haciéndolo de otra manera puede conseguir un mejor efecto. Se sobreentiende que esos cambios han sido consensuados, y que cuando se enfrentara a la página, lo hablaría con él y le sugeriría el cambio que finalmente acabaría llegando a las librerías. Pero me ha resultado muy interesante ver esa comunicación entre ambos y esa conexión artística.

En definitiva, Batman y Robin 4: Réquiem por Damian.

Con Peter J. Tomasi pasa un poco como con Dan Jurgens. Son de esos autores que siempre cumplen y hacen etapas muy interesantes, pero que nunca llegan a alcanzar ese estatus de estrella que venda cómics solo por tener su nombre en la portada. Este Réquiem por Damian es un ejemplo perfecto de la sintonía en el equipo que forman Tomasi y Gleason, y los cómics tan interesantes a la par que entretenidos que siempre hacen. Batman y Robin es una serie que ha pasado demasiado desapercibida, y sin lugar a dudas se encuentra entre lo mejor que salió de esos cinco años post Flashpoint. Una oportunidad fantástica de recuperarla y disfrutar de estas historias que no marcan ni paralizan la editorial, pero que son tremendamente disfrutables.

Réquiem por Damian
A partir de estos números, la serie cambió de cabecera a Batman y [el coprotagonista de turno] eliminando el Robin de ella, con algunas sopresas de las que hablaremos en los próximos tomos…

Lo mejor: El primer número. El equipo que forman Tomasi-Gleason. Lo inteligente que resulta el arco de las fases del duelo, y lo bien escogidos que están sus secundarios.

Lo peor: Lo desapercibida que pasó esta serie.

Para los que sí conocen los buenos trabajos de Tomasi-Gleason. Para disfrutar de un arco devastador. Para tener en tu estantería el número 18 de esta serie.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 17,05
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com