El Reinado de los Superhombres GUIÓN: Dan Jurgens, Jerry Ordway, Louise Simonson, Roger Stern DIBUJO: Brett Breeding, Dan Jurgens, Jackson Guice, Jon Bogdanove, Tom...

Superhombres

El Reinado de los Superhombres
GUIÓN: Dan Jurgens, Jerry Ordway, Louise Simonson, Roger Stern
DIBUJO: Brett Breeding, Dan Jurgens, Jackson Guice, Jon Bogdanove, Tom Grummett
EDICIÓN ORIGINAL: Adventures of Superman núms. 500 a 502 USA, Action Comics núms. 687 a 689 USA, Superman: The Man of Steel núms. 22 a 24 USA, Superman núms. 78 a 79 USA
FECHA PUBLICACIÓN: Agosto de 2016
FORMATO: Cartoné, 240 págs. A color.
ISBN: 978-84-16796-62-5
PVP: 23 EUR

Superman ha muerto y el mundo entero está de luto… ¡pero Metropolis sigue necesitando a un defensor! ¿Quién será el sustituto del kryptoniano? ¿Superboy, el Hombre de Acero, o tal vez Superman Cíborg? Mientras tanto, algo extraño pasa en la Fortaleza de la Soledad… La saga que empezó en La muerte de Superman y Un mundo sin Superman continúa en un volumen repleto de sorpresas realizado por autores como Dan Jurgens (Batman del Futuro), Karl Kesel (Harley Quinn: Preludios y chistes malos), Tom Grummett (Astro City) o Jackson Guice (DC Un Millón).

Hace unos 3 meses ECC Ediciones publicó el tomo recopilatorio Mundo sin Superman (que ya reseñamos por aquí), en el que nos contaban cómo afrontaban la desaparición del Hombre de Acero sus amigos, parientes, conciudadanos y sí, también sus villanos. Pero claro, la muerte de Superman dejó un vacío demasiado grande como para dejarlo sin rellenar durante demasiado tiempo, y no tardaron en aparecer los llamados Superhombres para ocupar su lugar. Hoy hablaremos de los cómics que contaron, hace más de 20 años, qué pasó entonces.

Superhombres

Mientras el mundo aún lamenta la muerte de su héroe más querido (al menos, en el Universo DC), aparecen tres hombres que afirman ser Superman, aunque cada uno de ellos porta un traje y una actitud bien distinta. El primero, llamado Hijo de Krypton, guarda algunos recuerdos del Superman original, pero su comportamiento es muy diferente: es violento, frío e implacable. No duda en aplicar correctivos desproporcionados a los delincuentes, provocando incluso la muerte de varios de ellos, algo que el Superman original juró no hacer nunca. El segundo es un Superman ciborg que, si bien es más parecido a Superman en su actitud contra el crimen, ha perdido partes de su cuerpo original y han sido reemplazados por prótesis cibernéticas de metal kriptoniano. Su carne posee el ADN de Superman, pero es parte robot. El tercero es un clon de Superman creado en el laboratorio del Proyecto Cadmus y envejecido de forma acelerada artificialmente. Pese a su aspecto juvenil, odia que le llamen Superboy, y su actitud chulesca y desvergonzada, su falta de recuerdos y el hecho de que reconozca ser un clon del original, hacen que no se le pueda considerar una posible reencarnación de Superman.

Pero también aparece un cuarto hombre, enfundado en una armadura aparentemente indestructible, a quien la gente empieza a podar Hombre de Acero. Se trata de John Henry Irons (los que deseen información acerca de la inspiración de este personaje, pueden leer esto), un ex-científico que ahora vive en el ghetto de Metropolis, y que en el futuro conoceremos como el superhéroe Acero. Es el único que no afirma ser Superman, pero también es aquél cuyas acciones y comportamiento más recuerdan a la gente lo que es realmente ser un héroe.

Superhombres

Las apariciones de estos cuatro superhombres está entremezclada con los planes de Lex Luthor para hacerse con el control mediático de uno de ellos, la inminente llegada de una nave alienígena con un personaje muy familiar a bordo, un Guy Gardner que se ve identificado con el Superman más violento y una banda de criminales que se ha hecho con unos prototipos de supercañones diseñados años ha por John Henry Irons. Varias tramas que se entrecruzan demorando todo lo posible la resolución del enigma: ¿cuál es el verdadero Superman? Y si no es ninguno de éstos, ¿volverá alguna vez?

Tratándose de un cómic de los noventa, cayó bajo el embrujo de la oscuridad que envolvió a la mayoría de superhéroes de la época: gafas de sol, chaquetas de cuero, violencia, grandes armas de fuego, miembros cibernéticos… Estos Supermanes adoptaron la iconografía macarra de aquellos años y se la repartieron entre los cuatro. Falta el Superman con mullet que… pero ése llegaría más tarde. Es una historia menos épica que La Muerte de Superman, y desde luego menos emotiva que Mundo sin Superman, pero desde luego supuso la creación de un par de personajes importantes en años venideros como fueron Superboy (una vez regresó Superman no le importó que le llamaran así) y Acero.

La calidad del dibujo es bastante alta. No en vano se trata de autores que dejaron su huella en los cómics del hombre de acero. Tal vez el que más desentone sea Jon Bogdanove, con un trazo que quiere simular al de Walt Simonson (igual tuvo que ver el hecho de que fuera su mujer Louise quien escribiera sus historias). Pero aun así, están todos muy por encima del nivel al que se bajó para poder hacer frente a las múltiples cabeceras que se encontraban en las librerías.

Superhombres

La edición de ECC es excesivamente austera, para un volumen que recoge una historia tan emblemática. Ni artículos introductorios, ni índice de historias, ni siquiera las portadas originales. El cambio de un cómic al siguiente sólo se deduce por el cambio de dibujante, de modo que en ningún momento sabes si estás leyendo un Action Comics o un Adventures of Superman. Tratándose de una edición de lujo (según el cartoné y el precio), se debería haber cuidado más estos detalles.

La historia en este tomo queda inconclusa. Todavía falta por ver qué pasa con el Superman original, quién viaja a bordo de la nave espacial que se aproxima a la Tierra, y si Supergirl se librará del extraño yugo con el que parece retenerla Lex Luthor. Pero esto será material para un próximo volumen de ECC.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com