Escuadrón Suicida. Fuerza Especial X (Task Force X). Amanda Waller. Jaque Mate. JOHN OSTRANDER. Sí, en mayúsculas. John Ostrander es el responsable de la...

numeros-F403-967-834-896Escuadrón Suicida. Fuerza Especial X (Task Force X). Amanda Waller. Jaque Mate. JOHN OSTRANDER. Sí, en mayúsculas. John Ostrander es el responsable de la «creación» de un equipo con una historia en DC Comics y una relevancia tanto en DC como en Marvel (no olvidemos que los Thunderbolts son una «versión» de este grupo) que considero está demasiado poco reconocido. Ni Planeta de Agostini en su día, ni ECC en la actualidad, ni siquiera la propia DC han reeditado en una versión digna las aventuras con las que John Ostrander nos entretuvo y sorprendió a un buen número de lectores durante el ocaso de la década de los 80.

Los orígenes.

Star-Spangled_War_Stories_110En agosto de 1959, en las páginas del número 25 de la serie The Brave and the bold aparecían de la mano de Robert Kanigher y Ross Andru por primera vez un grupo de soldados irreverentes que llevaban a cabo unas misiones encubiertas y presumiblemente suicidas a las órdenes de Rick Flag Jr. Los propios autores escribirían 4 años después unas cuantas aventuras del grupo a cargo del padre de Rick Flag durante la Segunda Guerra Mundial en las páginas de la revista Star-Spangled War Stories, en unos 10 números. Eran historias de corte militar, sin superpoderes ni nada por el estilo, aunque tenían su cierta influencia pulp con aventuras en las que los militares luchaban contra dinosaurios y en las que básicamente la historia se repetía cambiando la forma del dinosaurio en cada número. No, no eran historias para guardar en una vitrina.

Tuvieron que pasar 20 años para que a raíz de la miniserie Legends (concretamente en su número 3, de Enero de 1987), escrita por el propio John Ostrander junto a John Byrne,  se recuperara el concepto original, adaptándolo a los tiempos modernos, es decir, cogiendo la idea de un grupo encubierto a cargo del Gobierno, que permitiera hacer el trabajo sucio que no podían hacer de otra manera. Así nació el concepto moderno de Escuadrón Suicida, que sin duda será el más reconocible para la mayoría de los lectores. En Legends, el grupo se enfrentaría nada menos que a Darkseid. Todo un debut, sí señor. Recordamos que Legends también sirvió de pistoletazo de salida a otra serie que muchos recordamos con gran cariño: La Liga de la Justicia de Giffen-De Matteis y Maguire.

El concepto Ostrander.

escuadron-suicida-n-14-1989-4198-MLA2786590429_062012-FComo decía antes, Ostrander tomó la idea de un grupo de soldados encubiertos y lo adaptó al género superheróico propiamente dicho, sustituyendo a los soldados por metahumanos, pero como a priori serían personajes que arriesgarían sus propias vidas en cada aventura, decidió que en lugar de héroes, incluiría a villanos. Así, si un personaje tenía que perder la vida, siempre sería más fácil de matar que a un superhéroe, por muy mala prensa o poca popularidad que tuviera. Ostrander no fue el más original de su clase, tomó conceptos fácilmente reconocibles, ya no solo por el grupo de The Brave and the bold, sino porque cualquiera que leyera sus aventuras podría querer ver a Lee Marvin en el papel de Rick Flag y a Charles Bronson, Telly Savallas o Donald Sutherland como Deadshot, Capitán Boomerang o el Conde Vertigo. Teníamos un claro referente para esta serie en la magnífica película Doce del Patíbulo (The dirty dozen, Robert Aldrich, 1967).

¿Qué tenía de atractiva esta serie o qué la hacía diferente? Era de las primeras veces que veíamos en el mundo del cómic una serie protagonizada por villanos, y no solo eso, sino que además mantenían su personalidad y su absoluta falta de escrúpulos. No era una serie en la que nos contaran el «lado bueno» de los villanos que podían tener una faceta que nos permitiera empatizar con ellos. No, aquí todos eran unos bastardos y seguían siéndolo, pero el hecho era que tenían solo dos salidas: O llevaban a cabo la misión, en la que podían perder su vida, o mantenían su condena a muerte o su cadena perpetua. La interacción de los propios villanos entre sí era uno de los grandes puntos fuertes. Ostrander escogió con enorme habilidad a un grupo de villanos variopintos, con su propia personalidad y carisma, pero que además producían una mezcla explosiva. Teníamos al correcto Tigre de Bronce, al independiente Deadshot, al tocapelotas Boomerang, a la chiflada Encantadora, entre otros. Y todos ellos a las órdenes de una oronda Amanda Waller, un personaje con más carácter y con unos bemoles capaces de amedrentar al villano más pintado del Universo DC. Para sorprender, cada pocos números teníamos alguna muerte de uno de los personajes protagonistas, lo cual resultaba chocante y original para aquella época. El hecho de que cada personaje actuara más bien a lo suyo, sin mucha intención de hacerlo en equipo y que al final tuvieran que acabar haciendo piña para poder llevar a cabo algunas misiones en contra de su propia voluntad era sumamente atractivo, sobre todo sabiendo (y siendo otro de los alicientes) que a la primera oportunidad que tuvieran iban a traicionarse unos a otros sin el menor de los escrúpulos.

Personajes.

wallervbatman2La serie ha sido siempre un cajón de sastre donde meter a muchísimos personajes, en algunas ocasiones con mayor acierto y en otras con menos. Pero se podría hablar de algunos personajes como los «fijos», aquellos que han tenido una presencia en cualquiera de sus volúmenes.

Amanda Waller, la Waller, el muro. Para mí, el personaje más importante y representativo del grupo. Lo creó Ostrander para el primer número de Legends y lo usó como directora del equipo a partir de ahí. Era una mujer de color, obesa, con un carácter de mil demonios y capaz de amedrentar al mismísimo Batman. Digo era, porque con el tiempo ha hecho dieta, y se ha ido estilizando cada vez más, hasta el punto en que en la actual serie post nUDC es un pivón. Maaaaal.

Deadshot, Floyd Lawton ha estado presente en todos los volúmenes de la serie. Es el mercenario perfecto. Independiente, leal a sí mismo y efectivo cumplidor de órdenes. El miembro más apreciado por Waller, aunque no quiera reconocerlo.

Rick Flagg Jr. En el primer volumen tuvo mucho peso, era el jefe del equipo y salía con ellos a las misiones, no se limitaba a mandar desde su despacho como la Waller. En el segundo volumen tuvo una aparición un tanto extraña y en la actual serie ni sale. Pero su nombre va ligado sin duda a esta serie.

Harley Quinn. La gran revelación del volumen 4. La han introducido en el equipo con gran acierto, es un buen personaje que encaja a la perfección en el concepto del equipo. Para los lectores más recientes, sin duda es un nombre que va ligado al equipo. Aunque no siempre haya sido así.

Capitán Boomerang, Digger Harkness. El tocapelotas. Es un miembro muy eficaz y con grandes habilidades, pero impredecible y siempre una duda. No tiene reparos para traicionar a sus compañeros, es cobarde y escurridizo. Sin embargo, sus enfrentamientos con Deadshot, Flag o Tigre de Bronce en el primer volumen eran lo más divertido, y los guionistas han tomado buena nota en el nUDC y no han dudado en recuperarlo.

Y la semana que viene…

La serie ha tenido 4 volúmenes, uno de hecho, permanece a la venta en la actualidad y ha tenido numerosas apariciones en TV y cine, bien sea el equipo al completo, bien al menos a su jefa, Amanda Waller, con mayor o menor fortuna. De todo esto, hablaremos la semana que viene, con más detenimiento. Aprovechad estos días para descansar y leer mucho. ¿Por qué no alguna de las muchas aventuras de El Escuadrón Suicida?

Nota: Agradezco al amigo Antonio Zurita que me ha ayudado a recopilar la información para este y el siguiente artículo. 

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com