A raíz de mi artículo sobre The Wake y las nuevas series anunciadas para el mítico sello Vertigo estuve hablando con Jose Torralba, colaborador...

A raíz de mi artículo sobre The Wake y las nuevas series anunciadas para el mítico sello Vertigo estuve hablando con Jose Torralba, colaborador de la web Zona Negativa (competencia, caca  :P) y una de las personas que más ha escrito y sabe de esa línea editorial en nuestro país. El caso es que estuvimos comentando cómo Vertigo se ha ido deteriorando en los últimos años, en gran parte por culpa de una mala política editorial por parte de DC Entertainment; y cómo Image y Vertigo han ido invirtiendo los roles de hace unos años.

vertigo-logo

La caída de Vertigo.

Hace 4-5 años Image se sustentaba de Los Muertos vivientes o Invencible, sus series regulares todoterreno, y luego iba probando con miniseries (El infinito, Noble Causes, The Haunt,…) a ver si alguna cuajaba lo suficiente en ventas como para suponer un éxito «inesperado», basándose en la popularidad de los responsables (Kirkman, McFarlane, Liefeld,…). Mientras, Vertigo apuntalaba sus largos éxitos tipo 100 balas o Y el último hombre, y continuaba otras como Fábulas, DMZ o Hellblazer, series todas ellas de enorme extensión, pero manteniendo unos equipos creativos generalmente fijos. Pero llegó 2010 y Bob Harras cambió la manera de llevar Vertigo y le quitó poder a la que había sido la principal responsable de que el sello fuera lo que era, Karen Berger. Nos lo contaba Torralba en su artículo de Zona Negativa (¡otra referencia, calla ya!). Harras planteaba una serie de condiciones, impulsado por las condiciones del momento del mercado, pero planteando unas cláusulas absurdas, como cobrar royalties por los tomos recopilatorios solo si la serie mensual vendía más de 50000 copias (cuando en Vertigo, ninguna serie del momento vendía esas cantidades). Se cerraban las puertas así a las aspiraciones de los siguientes Neil Gaiman, Brian K. Vaughan, o Brian Wood. Con esas condiciones, un autor novel que quisiera debutar en el mercado americano, ya se pensaría mucho el irse a Vertigo con su proyecto, ya que las posibilidades económicas, daban para lo justo, a no ser que crearas la nueva Sandman. Pero claro, eso no es fácil. Una serie como DMZ o Los Exterminadores, hubieran generado pocos beneficios a sus creadores como para mantener una extensión suficiente. Y hay series que necesitan tener más de 12 números para poder plantear algo interesante. Si de entrada planteas una serie como las dos que he citado como una miniserie de 6-12 números, estoy seguro de que el ritmo de lo que se contaba hubiera sido bien distinto, y eso puede o no ser bueno, aunque yo creo que hay más posibilidades de lo segundo. O ya no tanto, no que no sea algo bueno, pero que sea MENOS bueno.

image-logo.jpgEl ascenso y movimiento de ficha de Image.

Mientras Vertigo le quitaba royalties y derechos de autor a sus trabajadores, Image comenzó a tomar nota de lo que había convertido a Vertigo en la gran cuna del talento del mundo del comic independiente o «para lectores maduros» en los años 90. En 2008 se nombró editor jefe a Eric Stephenson, quien desde el primer momento abogó por un control total de las obras por parte de los autores, cosa que ya se venía haciendo, pero le dio peso en la editorial al autor que más dinero estaba suponiendo a Image: Robert Kirkman. Kirkman pasaría a la cúpula burocrática de Image, y además sería responsabel de su propio sello: Skybound, pensado para albergar a autores menos renombrados, y con unas condiciones muy jugosas en cuanto a derechos y adelantos. Así, cualquier promesa quería irse a Image. Si triunfaba, era la única editorial donde podría hacer mucho dinero con una libertad digna para hacer sus obras. En Skybound tenemos todas las obras de Kirkman, pero también otras como Ladrón de ladrones, de Nick Spencer; Witch Doctors, de Brandon Seifert y Lukas Ketner; o Clone, de David Schulner y Juanjo RyP. En poco tiempo pasamos de las miniseries que acompañen a las tres series fuertes a seguir teniendo esas tres series fuertes junto a una línea independiente que albergue a nuevos talentos y a la editorial madre, con los mejores escritores y dibujantes que puedas imaginar. Por recordaros algunas de las cosas que ha editado Image en los últimos años: Saga, de Brian K. Vaughan y Fiona Staples; Los proyectos Manhattan, de Jonathan Hickman y Nick Pitarra; Fatale, de Ed Brubaker y Sean Phillips; Morning glories, de Nick Spencer y Joe Eisma; Prophet, de Brandon Graham y Simon Roy; o Mind the Gap, de Jim McCann y Sonia Oback. Eso sin incluir las muy recientes Lazarus, de Greg Rucka y Michael Lark (ma-ra-vi-llo-sa, en breve a reseñar aquí), Jupiter’s Legacy, de Mark Millar y Frank Quitely; Satellite Sam, de Matt Fraction y Howard Chaykin; East of West , de Jonathan Hickman y Nick Dragotta o Ten Grand, de JM Straczynski y Ben Templesmith, que el futuro deparará su salud en ventas.

El «relanzamiento» de Vertigo y la respuesta de Image.

nycc-brubaker-gets-fatale-20111014024831342-000En mi artículo del pasado miércoles analizaba las series que ha anunciado Vertigo como intento de volver a sus orígenes, y ocupar el lugar que perdió hace años. Resulta curioso ver cómo lo ha hecho del mismo modo que comenzó Image, con series limitadas de personajes conocidos o con autores de relumbrón. No lo veo mal. Los tiempos han cambiado, y ya ha el pez chico se ha convertido en el pez gordo, y entiendo que lanzar 8 series abiertas para un mercado muy concreto de lectores, con la oferta que tenemos actualmente, es muy arriesgado. Además, creo que se pueden hacer cosas interesantes de ese modo. Personalmente creo que obras como The Wake ganan siendo limitadas. Como muchos de vosotros habéis comentado (por Twitter y redes sociales, jodíos, también podéis dejar algún comentario por aquí, que no pasa nada…) la encontráis una serie no excesivamente original. Estoy de acuerdo, pero la atmósfera planteada me gusta, y creo que precisamente el hecho de hacerla en serie limitada le viene bien. Todo lo contrario a lo comentado con DMZ, por ejemplo. No me contradigo. Creo que hay obras a las que le sientan mejor unas extensiones que a otras. Algunas historias dan para mucho y otras para poco. Saga sería un auténtico desperdicio como miniserie, y The Wake no aguantaría más de 10-12 números sin caer en tópicos y refritos. 1372800788

Sea como sea, lo más divertido es que unos días después del anuncio de Vertigo, tuvo lugar la Image Expo, una keynote al puro estilo Apple, en la que Eric Stephenson y Robert Kirkman se rodearon de las grandes estrellas de la editorial, soltaron algunos dardos envenenados hacia sus competidoras directas (el que más me gustó fue en el que se refería a Marvel y DC como Disney y Warner Bross) y anunciaron que sus ventas habían crecido alrededor de un 40% (un 80% desde 2009) y que no solo se han superado a sí mismos, sino que les han comido mucho mercado a «las dos grandes». Kirkman habló de sus Muertos Vivientes, anunciando que durante va a pasarla a quincenal para contar su siguiente arco argumental (ay, Robert, que estás exprimiendo la gallina de los huevos de oro…). Además, anunciaron sus novedades más jugosas para el resto de temporada, con la recién publicada Satellite Sam, o las inminentes Sex criminals de Fraction; Zero, de Ales Kot; Rat Queens, de Kurtis J. Wiebe; Pretty deadly, de Kelly Sue DeConnick y Emma Rios; Three, de Kieron Gillen y Ryan Kelly; Rocket Girl, de Amy Reeder; God hates astronauts, de Ryan Brown; Umbral, de Antony Johnston; Velvet, la obra que Ed Brubaker tiene preparada desde hace 8 años y que ha esperado 5 años a que Steve Epting finalice su contrato de exclusividad con Marvel para publicar; las obras de JMS: Sidekick (junto a Tom Mandrake), Alone (con Sienkewicz), The book of lost souls (con Colleen Doran) y Dream Police; Black Science y Deadly class, de Rick Remender; o Southern Bastards, de Jason Aaron.

1372792786Fraction, Brubaker, JMS, Millar, Quitely, Sienkewicz, Remender, Rucka, Vaughan, Kirkman, Gillen, Chaykin, DeConnick, Rios, Aaron… Si Image no está haciendo las cosas bien, no sé quién puede hacerlas. Os recomiendo que leáis el artículo que escribe Rucka en su primer Lazarus, en el que cuenta cómo llamó a Stephenson y le dijo «Tengo una serie con Michael Lark que…». Stephenson le interrumpió y le dijo: «Me interesa». Un tipo inteligente. Sabe que con esos nombres, incluso haciendo un pestiño, va a vender. Y el ejemplo perfecto lo tenemos con Jupiter’s Legacy, la obra de Millar y Quitely que personalmente encuentro lamentable (desde el punto de vista de guión, Quitely se sigue saliendo) pero que ahí está vendiendo como churros.

Si Vertigo es la nueva Image o Image la nueva Vertigo, no lo sé. Lo que sí sé es que los aficionados al cómic no-pijamero (que de todo hay que leer de vez en cuando) estamos de muy enhorabuena. Se ha reabierto un mercado que estaba dormido, y que sin darnos cuenta ha despertado de manera explosiva. Mejor para nosotros, peor para nuestros bolsillos.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com