Saludos, queridos lectores. Hoy hablaremos de cárceles. No, no es que un juez haya decidido que mis reseñas me hacen merecedor de tres años... Rasputín, el patriota 1.

Saludos, queridos lectores. Hoy hablaremos de cárceles. No, no es que un juez haya decidido que mis reseñas me hacen merecedor de tres años y un día con una dieta de pan y agua picando piedra; sino que en una de ellas trascurre la mayor parte de Rasputín el patriota 1.

Ya sabemos que ECC ha decidido que hay que tener todo un estante lleno de las obras de Junji Ito. Y que van a poner a nuestra disposición los medios (y los tomos) para que podamos hacerlo. :-). Hoy hablamos de una de esas obras que se alejan de lo que esperamos del autor.

Rasputín el patriota no va de terror, sino de suspense e intriga. Así de aquella manera, claro.

Antes de nada, estamos ante una obra curiosa. Os cuento. No es una mala historia, no está mal contada, no está mal dibujada, peeeeerooo no es mi tipo de historia, así que creo que me saltaré los siguientes cinco tomos y leeré solamente el final.

Así muy por encima, el guión de Junji Ito y Takashi Nagasaki (al parecer basado en un hecho real) nos cuenta el enfrentamiento legal y mental entre un funcionado acusado de un delito y el fiscal que quiere condenarlo para así causar la caida de un político.

Básicamente tenemos una historia de cárcel y conversaciones-entrevistas-interrogatorios en una habitación cerrada sin ventanas.

Como en las películas de submarinos, es uno de esos géneros que se centran en un aspecto muy concreto de la historia. Si te gusta, perfecto. Si no te gusta, no es tu historia.

El ambiente opresivo, opresor y casi kafkiano impregna la mayoría de las páginas. Se nos contará el pasado, se nos hablará de las acciones del acusado, veremos a otros personajes… pero esa sensación de un inocente atrapado en un entranaje donde él no es más que un peón que eliminar para amenazar al rey no deja de acompañarnos todo el tiempo.

Es otro tipo de terror.

La historia transcurre a lo largo de seis tomos. Ya os digo que no creo que la lea. Demasiadas cosas por leer y demasiado poco tiempo. ¿Qué os voy a contar yo de eso, verdad? Pero hay una cosa que me ha resultado curiosa y que quizás me haga cambiar de opinión.

Tenemos el típico enfrentamiento entre un inocente atrapado y un fiscal que, como una araña, controla su vida. ¿Su vida? Si. En la carcel, atrapado, acusado, acosado, obligado a declararse culpable de un crimen que no ha cometido… Todo parece claro. Debemos apoyar al inocente. Debemos odiar al fiscal. Pero son seis números… Me pregunto si la historia evolucionarás hacia el gris de la realidad, ese gris donde nadie es realmente inocente o culpable, sino que todos somos culpables de algo.

Por cierto, que el «Rasputín» del título es, por ahora, solamente el apodo que recibía nuestro protagonista mientras trabajaba en su oficina. No parece haber muchos más paralelismos con el personaje histórico.

Pasemos al dibujo. Para un ambiente de este tipo parece que tenemos al dibujante perfecto. Ambientes oscuros, tanto física como metafóricamente. Sombras dignas del cine impresionista. Rostros deshumanizados. Quizás lo mejor del dibujo son esos rostors. Tendremos contrastes extremos entre la amable, elegante, profesional y hermosa abogada… y el rostro casi de muerto viviente de los carceleros de la prisión.

Te ponen a alguno de estos personajes en medio de las historias más clásicas de Ito y no desentonan en absoluto.

Me ha gustado tambien la oposición entre el tono claro y realista de los recuerdos del acusado en Rusia (de su trabajo en el ministerio y de las explicaciones sobre ese trabajo, por ejemplo cuando nos muestran esas islas en disputa entre Rusia y Japón) con su realidad atrapado en una celda, una sala de interrogatorios y los pasillos que comunican ambas. Refuerza perfectamente el tono opresivo que se busca, tanto para el personaje como para el lector.

La traducción es obra de Olinda Cordukes Salleras.

¿Por qué leer Rasputín el patriota 1?

Te gustan las historias agobiantes sobre cárceles e interrogatorios de los que depende el destino de un hombre. Te has comprado ya todo lo demás de Junji Ito.

¿Por qué no leer Rasputín el patriota 1?

No te gusta este tipo de historias.

 

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com