Norma Editorial, siguiendo la línea que comenzara con Gipsy, continúa recopilando la obra del suizo Enrico Marini en lujosos volúmenes integrales. Ahora le ha... Rapaces Integral

Norma Editorial, siguiendo la línea que comenzara con Gipsy, continúa recopilando la obra del suizo Enrico Marini en lujosos volúmenes integrales. Ahora le ha tocado el turno a Rapaces, la obra ambientada en un mundo de vampiros con la que, probablemente, comenzara a despuntar en el mercado europeo y a ganarse el estatus de estrella, dando el gran espaldarazo de público y obra con la siguiente, El escorpión. En mi caso Rapaces fue sin duda la obra que me hizo descubrirlo. Entre la temática de vampiros, el espectacular dibujo y el toque erótico, era difícil no echarle un vistazo. Su corta extensión (solo cuatro álbumes) también fue un aliciente para animarme a descubrirla en una época en la que el cómic europeo descuadraba bastante mi presupuesto para cómics. En su día me gustó bastante, pero no me había vuelto a acercar a ella. Con esta edición tan atractiva, he vuelto a acercarme a estos personajes con el miedo a que el paso del tiempo pudiera cambiar el buen recuerdo que guardaba de ella. Efectivamente, han cambiado percepciones, pero sigue siendo una lectura bastante disfrutable.


El guión corre a cargo de Jean Dufaux (Murena, Medina, Djinn), que nos presenta un mundo de vampiros modernos con una compleja estructura jerárquica, y que con el paso del tiempo han ido evolucionando hasta el punto de no sentirse amenazados por la luz solar o los crucifijos y demás objetos sagrados. De pronto, esta sociedad vampírica empieza a ser objeto de una serie de asesinatos que serán investigados por los inspectores Lenore y Spiaggi. La obra está ambientada en una EE.UU. actual, aunque la influencia europea es muy marcada, tanto por el origen de la sociedad de vampiros como del propio inspector Spiaggi, proveniente de una familia italiana muy tradicional.

Lo que más me ha gustado es cómo Dufaux construye la historia, en cuatro actos bien diferenciados, reservando para cada uno de ellos el desarrollo de algún personaje. Así, los policías y la pareja que asesina a los vampiros son presentados en el primer libro, el misterioso guerrero Aznar Akeba en el segundo, el no menos intrigante reverendo en el tercero, dejando para el cuarto libro el desarrollo final de la trama y la resolución de la historia. Lo va haciendo con pausa, y de manera premeditada, si bien algunos personajes se quedan algo necesitados de más desarrollo por falta de espacio, como en mi opinión sucede con el reverendo. La obra aprovecha el tirón eterno de los vampiros y le da una faceta erótica que ya vimos en mayor o menor medida en Entrevista con el vampiro, Blade o el Drácula de Coppola, y aprovecha el estilo tan visualmente impactante de Marini para potenciarla. De hecho ese toque erótico es el que me ha aguantado menos el paso del tiempo, porque tiene aspectos que creo han quedado algo desfasados con el tiempo, como esos atuendos imposibles de la inspectora Lenore, reforzados por los ángulos de cámara con picados desde el suelo o el techo para marcar aún más las minifaldas y los escotes hasta el ombligo. Como siempre, me gusta mirar estas obras con perspectiva, y supongo que era lo propio de aquella época (no olvidemos que el primer libro se publicó en 1998), con Milo Manara todavía a falta de publicar el último libro de El click y en un gran momento de popularidad. En todo caso, es una obra que busca ese toque de erotismo explícito, por lo que se entiende que sea algo premeditado.


Si obviamos algunos momentos de erótica forzada, los personajes tienen su arco de desarrollo, sobre todo su protagonista Vicky Lenore, que es la que más va cambiando a lo largo de la obra. Pero incluso personajes tan estereotipados como los hermanos Molina tienen su historia, sus motivaciones, sus debilidades… son personajes mucho más tridimensionales de lo que pueden parecer en un primer vistazo, en los que se presentan como esos villanos implacables al más puro estilo General Zod, aparentemente insuperables. En general, se le pueden encontrar algunas pegas argumentales o de desarrollo de personajes si se es muy tiquismiquis, pero creo que el resultado global es bastante satisfactorio.

En cuanto a Marini, a veces resulta algo estático, resultando mucho más vistoso en las escenas de diálogo o en las sexuales que en las de acción, pero no cabe duda que es uno de los principales atractivos de la obra. Es un estilo muy atractivo, que destaca con este formato de tamaño europeo, y que tiene uno de sus principales fuertes en el coloreado de la obra. Está realizado con acuarelas, pero lo hace de una manera muy consciente y dirigida. Busca iluminaciones muy características, con cada escena teniendo su propio color y buscando el contraste en muchos momentos, como en el caso de casi todas las escenas de los hermanos Molina, con esos trajes de cuero/látex rojo en contraposición de escenarios con colores mucho más apagados o con tonos complementarios.

La edición merece cada uno de los euros que cuesta. Con una encuadernación holandesa en cartoné con grabados en la portada y las letras en brillo, tiene un papel de alto gramaje y unos extras con todo un catálogo de bocetos de Marini y las portadas de cada uno de los libros por separado. Si comparamos lo que suele costar un cómic europeo de manera independiente, el precio sale muy a cuenta.


En definitiva, Rapaces Integral.

Un cómic sobre sociedades vampíricas a lo largo del tiempo con unas ideas interesantes de cómo han estado viviendo en la sombra decidiendo siempre en cónclaves el futuro de la humanidad, y cómo nos presentan su funcionamiento usando la excusa del ataque de estos asesinos de vampiros. Una obra con una alta carga erótica, premeditada, que funciona bastante bien a pesar del tiempo que tiene, y que cuenta con la baza del dibujo de Enrico Marini, con un trabajo de color que me ha parecido de lo mejor de su obra. Como suele pasar con este tipo de obras, vamos a ver muchas referencias populares, tanto en forma de homenajes como de escenas o conceptos que luego van a servir de inspiración a otras (toda la trama de sociedad en las sombras me recuerda mucho a la posterior Underworld). Una obra con un acabado sublime, y que es autocontenida, aunque con un final suficientemente abierto para que si se hubiera hecho alguna adaptación cinematográfica que la hubiera repopularizado con el paso del tiempo, se pudiera volver a ella en forma de secuela. De momento, no ha sido así.

Lo mejor: El color. El acabado de esta edición integral. Los conceptos que se presentan y lo compleja que es la trama, que se podía haber simplificado muchísimo más. Aguanta bien el paso del tiempo.

Lo peor: Algunos personajes quedan poco desarrollados. La acción me parece algo estática. Los looks imposibles de Lenore.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
RAPACES INTEGRAL
Jean Dufaux Enr and Norma Editorial
Precio: EUR 39,90
Summary
Review Date
Reviewed Item
Rapaces Integral
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com