En el último número aparecido hasta el momento del Green Lantern de Robert Venditti de ECC (el 78, 23 desde Renacimiento), leemos en la... ¿Quiénes son los Darkstars?

En el último número aparecido hasta el momento del Green Lantern de Robert Venditti de ECC (el 78, 23 desde Renacimiento), leemos en la portada “¡Los Darkstars renacen!“. Los lectores veteranos del Universo DC hemos abierto los ojos con sorpresa al ver que se ha rescatado del limbo a este grupo, pero gran parte del público ni siquiera sabrá que los Darkstars existen desde hace más de un cuarto de siglo. Vamos a hacer un poco de historia…

green lantern darkstars

La policía galáctica

El Universo DC tiene un concepto muy potente, el cuerpo policial universal, que surge en plena Silver Age con la recreación de Green Lantern. El nuevo portador del anillo, Hal Jordan, ya no tiene en su mano una gema mágica: es un arma de un ejército autoproclamado que busca la paz y el bien por todo el universo, dividido en 3600 sectores, cada uno de ellos patrullado por dos miembros del cuerpo. Es un concepto tan potente que la propia editorial lo ha ido reutilizando periódicamente, y la editorial de en frente también lo ha adaptado. Comparad en particular a Richard Rider, de los Nova Corps, con el Green Lantern Kyle Rayner.

El caso es que llega la segunda mitad de los 80, y tras la recreación de Crisis en Tierras Infinitas, aparece un segundo cuerpo de Policía interestelar, que viene a rivalizar con los Green Lanterns. Este nuevo grupo mezcla a los chicos de verde con la Legión de Superhéroes y sirve como rampa de despegue para la popularidad de un personaje que había aparecido en menos de una docena de cómics hasta el momento y marcaría la década posterior. El personaje es Lobo y el grupo es L.E.G.I.O.N., para los amigos, Licensed Extra-Governmental Interstellar Operatives Network. Vamos, Red interestelar extra gubernamental de agentes autorizados. La clave de esta segunda milicia está en el extra gubernamental: L.E.G.I.O.N. es un grupo de policía privada. Sólo atiende a quienes pagan su cuota, y no tiene ciudadanos que defender, tiene clientes.

Y ya en 1992 llegó la tercera iteración de este concepto. Llegan los 90.

Los Darkstars

En la época de Knightfall, de la Muerte de Superman, llega un tercer ejército estelar al Universo DC. Compartiendo idea de partida con los Green Lantern Corps, los Darkstars son un grupo formado por los Controladores, una escisión de los Guardianes del Universo que, a diferencia de sus hermanos azules, no querían controlar el mal: querían destruirlo. Con este objetivo, crearon NEMO (Network for the Establishment and Maintenance of Order, Red para el establecimiento y el mantenimiento del orden, cómo gustaban los acrónimos por esta época), cuyos agentes eran los Darkstars, un grupo uniformado con un traje (con hombreras, ¡eran los 90!) que les permitía acceder a enormes cantidades de energía.

darkstars 1

Como cuerpo policial galáctico que era, los Darkstars llevaban un camino paralelo a los Green Lantern Corps. Tuvieron un crossover con ellos (y con L.E.G.I.O.N.) llamado Trinity, y hubo personajes que pasaron de un grupo a otro y del otro al uno. Entre los Darkstars más famosos estuvieron Donna Troy, que apareció en la serie desde el número 21 hasta su cierre, o John Stewart, que tuvo un breve paso por el grupo tras Crepúsculo Esmeralda.

La serie pasó sin pena ni gloria. Duró algo más de tres años, siendo cancelada en el número 38, y es una cabecera que nunca ha sido recuperada. De vez en cuando alguno de los personajes que pululaban por esta serie han ido apareciendo en otras cabeceras del Universo DC, pero hoy en día, los pocos que la recuerdan lo hacen por el plano artístico. Aunque el primer dibujante de la serie fuera Larry Stroman, un autor nunca suficientemente apreciado, Darkstars es el primer trabajo profesional de Travis Charest, al principio sólo en las portadas, pero entre los números 4 y 7 también como dibujante de interiores. En esta época es un descarado clon de Jim Lee (eh, los 90, ¿recuerdas?), aunque acabaría evolucionando con el paso del tiempo, llegando a ser un dibujante mucho mejor que el que le inspiró en sus principios. Mucho más lento, también.

En resumen…

¿Merece la pena a estas alturas leer la serie original de Darkstars? A ver, lo de siempre. Como curiosidad histórica, como muestra de una época pasada, o para conocer los orígenes de un autor de renombre, puede tener su interés. También, por supuesto, para dar trasfondo histórico a la reciente historia del Green Lantern de Robert Venditti. Pero Darkstars es un cómic que, sin el ejercicio de contextualización oportuno, no pasa el corte. Es demasiado hijo de su época, el guionista Michael Jan Friedman no es especialmente dotado en el medio del cómic (de hecho, en las casi dos décadas que llevamos de siglo, sólo ha firmado tres cómics nuevos) y Travis Charest tiene una narrativa aún en pañales. Es uno de esos cómics que nunca se han editado en castellano y que la propia DC jamás ha recopilado en TPB. Por algo será, ¿no?

Por cierto, los que no estéis leyendo Hal Jordan y los Green Lantern Corps de Robert Venditti os estáis perdiendo uno de los mejores cómics superheroicos del momento.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com