Rob Liefeld es un puto fiera, en serio. Para el que no conozca este personaje, John Prophet era un tipo que se presentó voluntario para...

Rob Liefeld es un puto fiera, en serio.

Para el que no conozca este personaje, John Prophet era un tipo que se presentó voluntario para unos experimentos en la época de la Segunda Guerra Mundial que lo convirtieron en un Supersoldado, estuvo en estasis una temporada y fue descongelado por Youngblood, el supergrupo principal del Liefeldverso. ¿Que a alguien le suena conocido? ¿Que recuerda levemente (heh) al Capitán América? Por supuesto, como todos y cada uno de los conceptos de este tipo.

¿Que por qué es un fiera, entonces?

Cuenta el tipo que diseñó (heheh) el personaje de Prophet para aparecer en la serie de X-Force, pero que dado que estaba preparando ya material cuyos derechos serían suyos, decidió guardárselos para la futura Youngblood. Vamos, que se saca de la manga uno de los personajes más obviamente plagiados de la historia con uno de los diseños más horrorosos jamás vistos y tiene la jeta de contar cómo y cuándo lo diseñó. O eso, o el Kevin Yamagata de Billy Bat está inspirado en Rob Liefeld y realmente se ha olvidado de que había leído Capitán América antes.

La serie original fue guionizada (es un decir) por Rob Liefeld y dibujada (otro decir) por Liefeld, Dan Panosian y Stephen Platt en los diez números que duró. Fue relanzada unos meses después con guiones de Chuck Dixon mantentiendo a Stephen Platt al dibujo durando menos de un año y siendo congelada como el propio protagonista.

Hasta 2012.

Te puedes imaginar que cuando Image sacó nueva serie de Prophet, lo propio era ignorarla. Y cuando llegó la edición española de la mano de Aleta a principios de 2013, hice lo mismo. Salvo por un pequeño detalle. Esa portada me picó la curiosidad.

prophet 1

Pero, eh, no voy a comprar un tebeo de Liefeld. Así que se queda en la estantería… y en la parte de atrás de mi cabeza, no presente pero manteniendo un recuerdo subconsciente. Y sale el tomo dos, y un tercero, y se anuncia un cuarto. Ah, what the hell. Vamos a hacernos con los dos primeros tomos…

Hostia. Esto no es lo que esperaba.

Cuando retomas una serie del pasado, tienes tres opciones. La primera y más fácil es continuar desde el punto en el que se quedó la serie anterior, como hicieron Len Wein y después Chris Claremont con los X-Men, un punto y seguido con las tramas anteriores. La inteligente es hacer una reinvención completa del personaje, como hizo Alan Moore en Lección de Anatomía. Y la tercera opción es salirte por la tangente y hacer algo que no tenga nada que ver con la versión clásica, como Neil Gaiman con The Sandman, que utilizó el nombre y alguna idea puntual del concepto original, pero poco tiene que ver con Wesley Dodds. El guionista de esta nueva serie, Brandon Graham, se decanta por… las tres.

¿Cómo?

Sí, sí, en serio. Lo hace.

Empecemos por la continuación. El protagonista es John Prophet, el mismo personaje creado (bueno, eso) por Rob Liefeld. Y se mantiene el concepto del hombre fuera de su tiempo. La reinvención consiste en desplazarlo de nuevo de su época… durante diez mil años esta vez. El mundo en el que se encuentra no tiene nada que ver con el anterior. Y la tangente… sí, es el mismo personaje y sí, es la misma línea temporal dentro de continuidad. Pero este nuevo Prophet es una serie más Metal Hurlant que superhéroes noventeros, con una estética más cerca de Moebius que de Rob Liefeld. Es un John Carter descubriendo mundos nuevos, alienígenas, que a veces hasta cuesta comprender. Un tebeo imprescindible para todo fan de la ci-fi surrealista.

Y según avanza la serie, vamos conociendo más personajes. Diehard. Troll. Badrock. Más Prophets, no hay sólo uno, y el protagonismo de la serie va rotando entre cuatro de ellos. Y para cada Prophet protagonista hay un dibujante distinto, rotando entre Brandon Graham, Giannis Milonagiannis, Simon Roy y Farel Dalrymple. Y sí, nos enteramos de por qué hay varios Prophets, y para no reventarle la sorpresa a nadie, digamos que el Imperio Terrestre tiene algo que ver…

En resumen, Prophet es al Liefeldverso lo que la línea 2099 fue a Marvel en su día, el supuesto futuro oficial. Pero en este caso el futuro es infinitamente más interesante y más imaginativo que los tebeos ramplones y mediocres en los que se inspira. Y es una prueba más de una frase que digo siempre: no hay personajes malos, sólo hay guionistas que no saben qué hacer con ellos.

 

Prophet llega de la mano de Aleta Ediciones. Hasta el momento, han aparecido cuatro tomos, recopilando los números 21 al 45 de la serie original y los dos especiales Prophet: Strikefile.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com