Los titis —seres malvados que se dedican a propagar errores ortográficos y gramaticales— han llegado a nuestro mundo. El desastre lingüístico es inminente. Las erratas aparecen... El Profesor Don Pardino contra los titis

¿Se les olvida a veces dónde va una tilde o cómo se escribe una palabra? ¿Tienen problemas con la puntuación? ¿En ciertas ocasiones desaparece una letra o un signo ortográfico en el texto que han escrito? Los titis seres malvados que se dedican a propagar errores ortográficos y gramaticales han llegado a nuestro mundo. El desastre lingüístico es inminente. Las erratas aparecen en la prensa, en los diccionarios… ¡incluso el Quijote! ¿Quién podrá ayudarnos? ¿Cómo podremos salir de este entuerto? ¡No se preocupen! ¡El profesor don Pardino, con su boli supercorrector, ha venido a combatir los errores y a enseñarnos las reglas del buen escribir!

¡Ay, cómo echa uno de menos los tiempos en que los talibanes ortográficos estaban mal vistos! Esos zelotes de la lengua te iban corrigiendo continuamente las faltas de ortografía en redes sociales: que si un «haber si quedamos»; un «hoy por , mañana por mí»; o el clásico «no entiendo el por que de su comportamiento». Afortunadamente, llegó el Profesor Don Pardino para recordarnos que la letra no siempre con sangre entra, y que «si la lección es divertida, nunca se olvida» (esta frase es de un anuncio de televisión, pero a mí me encanta).

pardino

El Profesor Don Pardino lleva cosa de 5 años dando la lata (en el buen sentido) por redes sociales, sobre todo en Instagram y Twitter, donde a base de tiras cómics y viñetas sueltas va repartiendo consejos ortográficos y gramaticales a diestro y siniestro. Este año, por fin, ha dado rienda suelta a su ansia pedagógica y ha publicado un cómic (no una novela gráfica, según sus propias declaraciones) en el que nos cuenta una de sus aventuras contra el malvado Potancio y su ejército de Titis, unos seres que se dedican a modificar textos incluyendo erratas y errores ortográficos. Y no se salva nada, desde los comunicados al personal de la ARRE (Academia de Reglas Resultonas y Estilosas) al mismísimo Quijote. Menos mal que Don Pardino está al quite con su bolígrafo supercorrector para poner fin a los desmanes de esos bichillos.

¿De dónde vienen los Titis? Son los herederos de Titivillus, un demonio de origen medieval que se dedicaba a llenar de errores los textos de los escribas que, recordemos, al no disponer de la imprenta, tenían que copiar todos los textos a mano, a menudo en condiciones de escasa iluminación y tras largas horas de trabajo. No era de extrañar, pues, que se acabara colando algún que otro error, y lo más sencillo era, como siempre, echarle la culpa a otro, en este caso al demonio travieso. Pese a que algunas de las erratas eran inofensivas, se dio el caso de que a un escriba, al transcribir los Diez Mandamientos, se le pasó poner un «No» al inicio de la frase, con lo que el sexto mandamiento en esa copia de la Biblia se convirtió en «Cometerás adulterio». Semejante error no sólo incitaba a los lectores a pecar, sino que acabó haciendo que el editor fuera condenado a multa, cárcel y, finalmente, muerte.

pardino

Pero en un tono más jovial, la aventura de Don Pardino aquí recogida pretende únicamente servir de excusa argumental para recopilar (y corregir) algunos de los errores ortográficos y gramaticales más comunes en nuestra lengua. Reconozco humildemente que, siendo yo también pelín talibán de la ortografía, he leído este tebeo cuchillo en boca dispuesto a abalanzarme sobre el primer error que encontrara, y he tenido que consultar el DRAE en repetidas ocasiones para comprobar que, efectivamente, los pronombres demostrativos no se acentúan, al igual que el prefijo super. No sé si me he sentido más aliviado o decepcionado. El caso es que esta historia del Profesor Don Pardino contra los Titis me ha gustado sobre todo por el mensaje que subyace, que es que escribir correctamente nuestro idioma no es tan difícil, y en caso de duda no se tarda nada en consultar un diccionario (tienes disponible online el de la RAE, el Panhispánico de dudas, e incluso el de la FUNDEU). No hay excusa para averiguar en menos de 30 segundos si se acentúan las mayúsculas (que sí) o el pronombre ti (que no).

Tanto el guion como el dibujo corren a cargo de dos profesionales anónimos, uno profesor de lengua y la otra doctora en medicina, que con humor y algo de ocasional mala uva desgranan las normas de uso de la palabra escrita. El dibujo tiene evidentes influencias de la escuela Bruguera, especialmente de Francisco Ibáñez, tanto en los recursos gráficos como en los narrativos. Voy a hacer una apuesta personal (llámalo pálpito) por que se trate de alguien del colectivo aragonés Malavida. Rumor exclusivo, que se dice ahora. Ya sabéis, si se confirma, lo leísteis aquí primero.

Por ponerle una pega a la edición, la rotulación manual me ha resultado muy decepcionante. No por el tamaño o la caligrafía, que son claros y legibles, sino por la constante separación de palabras entre renglones, que entorpece muchísimo la lectura, por muy gramaticalmente correcta que sea. Modificar el tamaño de los bocadillos de texto o redistribuir las palabras en su interior contribuiría a una mayor fluidez en la lectura. Por poner un ejemplo, cuando aparece por primera vez el nombre del adversario de Don Pardino, lo hace dividido entre renglones. Bonita forma de cargares una presentación.

pardino

¿Recomendamos esta aventura del Profesor Don Pardino? ¡Oh, sí sin duda! Especialmente para jóvenes lectores, ahora que cada vez más en redes sociales y mensajes de whatsapp nos saltamos a la torera las normas de ortografía y puntuación. Ojo, que el propio Don Pardino no desaprueba este tipo de escritura en tales medios, siempre que conozcamos bien las reglas y las usemos apropiadamente en textos formales. Y recordad, si se me ha colado algún error en este texto, la culpa es de Titivillus.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com