Plastic Man, con ayuda de su compañero Woozy Winks, se mete en un buen lío cuando su no tan inocente pasado como Anguila O’Brian... Plastic Man: A la fuga

Plastic Man, con ayuda de su compañero Woozy Winks, se mete en un buen lío cuando su no tan inocente pasado como Anguila O’Brian vuelve para atormentarlo. ¡Incriminado injustamente, Plas se ve obligado a darse a la fuga! ¿Podrá el miembro más flexible de la JLA sacar la verdad a la luz antes de que algún ser querido resulte herido?

Plastic Man es uno de esos personajes de los que pocas editoriales pueden presumir: un personaje cuyas aventuras aseguran siempre desparpajo y buen humor, con unos poderes que garantizan que lo que ocurre en la viñeta está limitado únicamente por la imaginación y el talento de sus artistas. ¿Plastic Man es un superhéroe? Sí, en el sentido estricto del término. Ahora bien, sus hazañas no siempre están narradas siguiendo los cánones del género, sino que están más próximas al género del humor slapstick. Porque claro, es imposible tomarse en serio a un superhéroe que está completamente chiflado, y que tiene un superpoder consistente en deformar su cuerpo para tomar cualquier forma imaginable. Eso sí, siempre dentro de los límites de los colores de su piel, rojo, amarillo y negro.

plastic man

Se le ha considerado muchas veces como el héroe más poderoso de la JLA, y es muy posible que lo sea. ¿Cómo vences a alguien a quien le rebotan las balas, que puede absorber la fuerza de cualquier puñetazo y escurrirse por cualquier hueco? ¿Y que además, por si fuera poco, esta como una auténtica regadera? Con semejante currículum, no es de extrañar que sus aventuras hayan adquirido durante toda su vida un tono humorístico, enfatizado además por la figura del sidekick Woozie Winks, un patán incompetente cuyo único fin es resaltar las buenas cualidades de Plas como contraposición a sus propias deficiencias. Los lectores no podemos tomarnos en serio a Plastic Man, pero los delincuentes sí que harían bien en no tomárselo a broma.

En la primera década de este siglo, sus aventuras recayeron en el que, hasta ahora, mejor las ha plasmado. Se trata del dibujante y caricaturista Kyle Baker, un autor inclasificable con un estilo personalísimo, que ha mamado del cartoon (no pun intended), lo cual se nota en cada una de las viñetas de esta serie. Aquí nos trae un Plastic Man más alocado que nunca, con un estilo de dibujo y narración que no desentonaría en absoluto bajo el sello de los Looney Tunes o la MGM de Tex Avery.

plastic man

Plastic Man está viviendo una vida de ensueño: trabaja para el FBI resolviendo casos, y por las noches la fama le abre las puertas de los garitos de moda. Pero por las noches las pesadillas le atormentan, recordando su turbulento pasado como el delincuente Patrick Anguila O’Brian, el accidente que le dotó de poderes y la mujer que dejó atrás para iniciar su nueva vida como superhéroe. Ahora ese pasado ha vuelto en forma de un asesinato cuyas pistas apuntan… al propio Anguila. Ayudado por su fiel Woozie y la agente especial Morgan del FBI, Plastic Man se enfrentará a un misterio que no sólo saca a relucir su pasado y amenaza con revelar su identidad, sino que además lo presenta como principal sospechoso. El tomo se completa con la reimpresión de Police Comics #1 (1941), donde Jack Cole presentó al personaje por primera vez.

Decía Tex Avery que en animación puedes hacer cualquier cosa, y es un lema que Baker ha asimilado al ADN de esta serie, dando como resultado un cómic desmesurado, desorbitado, descomunal e impredecible. Por si fuera poco, es tremendamente divertido, con abundantes chistes a costa de la continuidad DC Comics y de otros personajes de la editorial, principalmente los compañeros de la JLA de Plas. Kyle Baker, ejerciendo de autor completo, realiza un trabajo sublime en la representación de las aventuras de Plastic Man, con una locura y un espíritu cartoon que impregna cada viñeta, y que deja la impresión de estar viendo uno de esos dibujos animados de la Warner Bros, donde la violencia es inofensiva, y los golpes y disparos sirven sólo como recurso humorístico.

ECC Ediciones ha decidido incluir los seis primeros números de este volumen 4 de Plastic Man de 2004 (inédito en España) en su Colección de Novelas Gráficas, dejando los 14 números (y un especial) siguientes sin publicar. Una lástima, porque es una serie que se merece desde hace casi 15 años una edición en nuestro país. Esperamos que en futuros planes editoriales de ECC figure en lugar prominente la publicación de la serie completa, que no en vano ganó 5 premios Eisner y 1 Harvey.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Lector de tebeos desde hace 40 años, antes de que se llamaran novelas gráficas. Totalmente enganchado a la lectura, el cine y y los dónuts de Lacasitos, pero vamos, que puedo dejarlo cuando quiera. Los dónuts no, lo otro.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com