Que el noveno arte ha servido muchas veces como vía de escape de diversos autores para contar su vida (o parte de ella) de... Panorama Infernal, de Hideshi Hino

Que el noveno arte ha servido muchas veces como vía de escape de diversos autores para contar su vida (o parte de ella) de manera más o menos verídica es algo que hemos visto muchas veces. Obras como Píldoras Azules de Frederik Peeters, Memorias de un hombre en pijama de Paco Roca, María y yo de Miguel Gallardo o Pedro and me de Judd Winnick, son solo algunos ejemplos. En todos ellos, el autor narra los hechos de forma realista acorde a sus vivencias y experiencias. Esto es lo normal, y luego está Hideshi Hino con su Panorama Infernal.

panorama infernal

Hace ya un tiempo que me dejé atrapar por la capacidad de Hideshi Hino para crear historias cuya tétrica ambientación te agarra irremediablemente tan pronto lees la primera página. Hino siempre ofrece ese prisma retorcido de la realidad como buen creador de pesadillas, patrón de lo macabro y amigo de lo extra que es. Pues imaginad que en plenos años 80, sumido en una depresión, le da por contar sus vivencias de niño. Una infancia salpicada por la violencia, las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y un ambiente familiar totalmente alienante. Un brutal combinado de emociones que sumado al particular grafismo del autor nos ofrece este excepcional Panorama Infernal. Una obra tan perturbadora como gratificante en su lectura.

El vehículo que usa Hino para retratar su vida, así como la de sus familiares más cercanos, es un pintor algo chiflado que usa su propia sangre para ilustrar sus cuadros. Panorama Infernal está formada por trece relatos donde la perversión del mangaka no conoce límites. Atrocidad tras atrocidad Hideshi Hino nos conducirá por un viaje a través de su memoria salpicado de humor negro, cinismo, ingenio, originalidad y algunas gotas de evidente rencor.

Cualquier acto perturbador que se os pueda pasar por la cabeza tiene posibilidades de acabar plasmado en Panorama Infernal de una forma u otra: ríos por cuyo caudal fluye hemogoblina pura, apocalipsis varios, niños que coleccionan cabezas o disfrutan destrozando a seres vivos… Pasando por bares donde solo se atiende a cadáveres, padres que apalean a sus hijos e hijos que acaban disfrutando de la violencia que les inflingen.

panorama infernal

Una perversión que parece no tocar techo en ningún momento. Eso es lo que ofrece este excelente manga de Hino, que realiza un ejercicio de metalenguaje soberbio con la forma en que traslada las imágenes del caballete del protagonista en las viñetas directamente a la retina del lector. Todo ello con la finalidad de que comprendamos mejor su torturada y maltrecha psique. Un ejercicio de violencia sin sentido que desde luego no es apta para los estómagos más sensibles o mentes más cerradas dado el nivel de gore y la forma en la que Hino nos muestra de forma tétrica la cotidaniedad con la que el pintor de Panorama Infernal se las apaña para conseguir más materia prima para sus cuadros.

Panorama Infernal logrará asquearos, os emocionará, os hará reír en algunos momentos, ya sean risas incómodas de complicidad o a carcajada limpia. Hino plantea un juego en el que hay que elegir entrar o no. Y el que esto suscribe ha entrado con gusto en este recorrido por la infancia del autor perturbador y pasado de rosca.

panorama infernal

Este es sin duda uno de los tebeos más originales que he leído en mucho tiempo, tanto en concepción como en ejecución. No dejéis de leeros el amargo epílogo escrito por el propio Hino en el que nos cuenta cómo fue su infancia salpicada por la violencia desde muy temprana edad. Un triste relato que ayuda a entender un poco más que es lo que le llevo a crear este manga.

Para amenizar un poco la lectura (que no es que lo necesite) os dejamos otra playlist de nuestro canal de Spotify (dadle a me gusta, plis) con una selección de temas infernales XD

Echadle un ojo que seguro que no os vais a arrepentir. Tampoco dejéis de leer alguna de las otras reseñas que hemos publicado del autor en esta web.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com