Si digo que el cine de superhéroes está de moda, no voy a poder presumir de original. Si digo además que las series de...

los-vengadores66799089hrrt434536

Si digo que el cine de superhéroes está de moda, no voy a poder presumir de original. Si digo además que las series de televisión han evolucionado hasta el punto de estar muchas veces a la altura e incluso superar al séptimo arte, como mucho podré aspirar al premio al mejor tópico. Pero parémonos a recapacitar hasta qué punto es bueno, malo o ni una cosa ni la otra para el cómic.

Hace poco participé en una charla/tertulia sobre cómics y salió este tema, y hablamos de lo que todos pensamos: El cine y TV están ayudando mucho al medio, la película de Los Vengadores ha debido disparar las cifras de ventas, la trilogía de Batman ha debido aupar al murciélago a lo más alto de su historial de ventas. La serie de Arrow debe estar revitalizando las ventas del arquero esmeralda. No es del todo así. Bueno sí, pero no. Vayamos a las cifras.

Usemos como ejemplo el megahit más grande que ha dado el cómic y el cine en su historia: Los Vengadores. La película que rompió todos los records rompibles y que hizo que por primera vez en muchos años, los mutantes pasaran a un segundo plano en el Universo Marvel para dejar paso al Capi, al latas, al rubiales y compañía. Si una película puede influir en las ventas de cómic debe ser esa, ¿no? Los Vengadores se estrenó en EE.UU. el 4 de Mayo de 2012. Un par de meses antes, Marvel, en una jugada maestra, había lanzado al mercado la serie “Vengadores, reuníos” con la alineación que aparecería en pantalla y lo hizo con gran pie, ya que entró en el Top 10 de ventas y consiguió colocar más de 100.000 copias de su tebeo en la calle. Por esas fechas, según la imprescindible web www.comichron.com, se vendían unos 6 millones de cómics de entre los 300 títulos más vendidos. Y llegó mayo… y se vendieron 7.3 millones de cómics. Un gran éxito. La película de Los Vengadores desató la fiebre del cómic. O no. La serie raíz, Vengadores, había vendido el mes anterior 65000 copias. En mayo, 67.000. Vengadores reuníos ya andaba por su número 3, y de las más de 100.000 copias iban ya por 43.000. ¿Qué sucede? Que era la época del furor de Avengers vs X-Men que se disparaba mes a mes, y si bien unos meses antes se vendían 120.000 copias, ahora se alcanzaban cifras cercanas a las 200.000. Cierto. Pero, ¿qué pasaba el mismo mes un año antes? Pues las cifras eran mucho más pobres. Hasta un 42% de ventas más que en mayo de 2011, donde lo más vendido eran los primeros números de Miedo encarnado y Flashpoint, y ninguno alcanzaba los 100.000 ejemplares vendidos. Entonces, se puede concluir que ha sido un éxito el estreno de la película de Los Vengadores, 1 millón de ejemplares más que el mes anterior, un 42% más que el año antes… Podríamos decir que sí, aunque si echamos la vista atrás, cinco años concretamente. En mayo de 2007, el número de la muerte del Capitán América vendía 170.000 ejemplares y en total se vendieron 7.7 millones de ejemplares de entre los 300 más vendidos. Comparando esos números, ya la cosa cambia algo. Aunque es innegable que la película ha contribuido a la popularidad de los cómics, creo que sería demasiado atrevido afirmar que una película pueda suponer un cambio radical en la venta de cómics. Y más teniendo en cuenta que en enero de 2013 se han vendido unos 6.7 millones y en febrero 7 millones (aunque con la ayuda de las 300.000 copias del JLA #1 y sus 52 portadas…), número que se acercan más a las cifras pre-Vengadores-the-movie.

Cuando se empezó a promocionar la saga de “Los juegos del hambre”, había unos 9 millones de libros vendidos entre los tres títulos. Dos meses antes de su estreno ya iba por los 24 millones de unidades vendidas. En agosto de 2012 (cinco meses después de su estreno) llevaba 50 millones SOLO en EE.UU. Si comparamos las cifras, creo que el que diga que la película de Los Vengadores ha ayudado a la venta de sus cómics es un tonto de capirote (nunca mejor dicho en esta semana). Y eso es hablando de la tercera película más taquillera de la historia. Si hablamos de Smallville o Arrow, creo que sería perder el tiempo mirando cifras.

arrow

Y es que una película como Los Vengadores la vieron 77 millones de espectadores y el cómic que más vende apenas llega a 200.000 unidades, salvo excepciones. Como hablábamos en la charla, 200.000 unidades en EE.UU. cuando solo Nueva York tiene 15 millones de espectadores es una cifra ridícula.

Un caso aparte es el de Los muertos vivientes, una serie que mes tras mes, supera nuevos records de ventas y a la que es innegable que la serie de TV está ayudando mucho. Su primer tomo recopilatorio (no los omnibus) se puso a la venta en septiembre de 2006 en EE.UU. y en febrero de 2013, es el 4º tomo más vendido del mes con casi 6.000 copias. Es la cara opuesta, aunque es un caso muy aislado, tal vez el único. Y si uno quiere buscarle explicaciones (que yo no se la encuentro, por lo desproporcionado), puede decirse que es una serie zombies, que venden; con una línea temporal clara, no como los cómics de superhéroes, que pueden tener arcos argumentales atemporales; y con “solo” unos 100 números que recuperar, no como los casos de Vengadores, Batmans o Spidermans donde uno se puede perder intentando recuperar cosas anteriores y buscando “las mejores historias”. Por buscarle una explicación. Pero no os quebréis la cabeza, no la tiene. Sus cifras son escandalosas y ya quisieran Marvel o DC tener una gallina de los huevos de oro como esa. Sin duda tendríamos Nuevos Muertos Vivientes o Muertos Vivientes de América junto a 15 series hermanas más poblando las estanterías de nuestra librería favorita…

Pero, ¿adónde quiero llegar con todo este baile de cifras y dólares? Pues para dar una patada en el suelo. Para justificar mi pataleta. Y es que si estamos diciendo que la influencia del cine y la TV, en el 98% de sus casos tiene poco peso en el cómic, no entiendo por qué los editores tienen que dejarse cegar por las luces de la gran ciudad y emprender decisiones editoriales tan nefastas como el Nick Furia negro, el cambio de Green Arrow, o que Superman deje de tener los calzoncillos por fuera.

Samuel L. Jackson encarna a Nick Furia como en Ultimates, pues Quesada piensa que como la película ha reventado la taquilla, es buena idea quitar de enmedio al Nick Furia de toda la vida, a NUESTRO Nick Furia, y se saquen de la manga a un hijo negro que acaba sustituyendole al frente de SHIELD.

 En la serie original de Lee y Kirby, Hulk aparecía en los primeros 5 números de los 503 del primer volumen, con otras apariciones muy puntuales sin llegar a ser un miembro reconocible del equipo, cosa que sí haría en Ultimates. Ahora Hulk es un Vengador más, en muchas series, como si lo hubiera sido toda la vida.

Supes

Como Warner perdía los derechos del traje de Superman de toda la vida y no le apetecía negociar, DC Entertainment encarga a Jim Lee que para el reboot haga un nuevo traje, que además servirá para que sea el mismo que pueden usar en la película y así no tener que negociar con los herederos de Siegel y Shuster.

Como la serie Arrow ha tirado el Green a la basura y ha hecho una versión de Batman que poder emitir en TV, en en el nuevo Universo DC tiramos también a la basura el trabajo de Mort Weisinger, George Papp, Mike Grell y compañía, y creamos, primero la versión de Smallville, y cuando las ventas caen a lo más bajo que podían, le encargan a Jeff Lemire que haga al mismo de la serie que tan buenas audiencias está teniendo. Ah, y ahora en todas las series, para referirse al arquero le llaman Arrow… Y se quedan tan anchos.

Y eso sin contar la aparición de personajes como Chloe de Smallville, el Dr. Erik Selvig, ¡y hasta H.E.R.B.I.E. de los 4F, un personaje que apareció originalmente en la serie de animación para sustituir a la Antorcha Humana!

No me parece mal que se mezclen medios, y entiendo que puedan pasar personajes de uno a otro, pero los cambios injustificados, como lector, me matan, y me molestan mucho. Lo de Hulk, lo puedo llegar a entender y no me molesta si se hace de una manera gradual. Que aparezca un Nick Furia negro en el Universo convencional, no lo veo necesario, pero puedo llegar a entenderlo si lo hace un guionista con maña. Pero que de buenas a primeras, quiten a uno para poner al otro o que le cambien por completo la personalidad a un personaje con más de 70 años de historietas me molesta mucho. Y si todavía fuera para justificar que tus ventas van a aumentar un 300% me callaría, pero al final los que vamos a seguir comprando las series dentro de 5 años, cuando tal vez la fiebre de los superhéroes en el cine haya pasado, seguiremos siendo los que disfrutábamos del Nick Furia con sus canas en las patillas o del Ollie que se rebelaba por todo y se iba de viaje con su colega Hal Jordan por medio EE.UU. Cada día piensan menos en los que empezamos a peinar canas…

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com