Madre mía cómo se están poniendo las cosas en este Amanecer de X. A veces me encanta equivocarme. Y es que después de años... Nuevos Mutantes 6-7, de Ed Brisson, Flaviano y Carlos López

Madre mía cómo se están poniendo las cosas en este Amanecer de X. A veces me encanta equivocarme. Y es que después de años y años de relanzamientos masivos, series que no van a ninguna parte, muertes y resurrecciones… Era necesario que llegase alguien como Jonathan Hickman para insuflar nueva vida a la franquicia mutante. Y vaya si lo ha hecho. No solo ha convertido a la Patrulla X en una serie imprescindible, además está co-escribiendo con Ed Brisson esta Nuevos Mutantes que se me antoja divertida y apasionante a partes iguales.

Con los pies en la Tierra

Como ya sabéis, Nuevos Mutantes está dividida en dos secciones. Una que sucede en el espacio y que es escrita por Jonathan Hickman y otra que transcurre en nuestro planeta que es la desarrollada por Brisson. Ni que decir tiene que todo encaja a la perfección de manera orgánica en el gran esquema mutante actual, siendo esta serie más disfrutable si se compagina su lectura con la serie principal de Patrulla X. De todas formas, si estáis cometiendo el error de no seguirla, que nadie se preocupe porque se puede entender todo perfectamente.

New Mutants

Otro aspecto a destacar es el enorme plantel de personajes que pululan por Nuevos Mutantes. No solo hay personajes de la serie clásica de los pequeñines, o de las creadas por los tándems de Weir & De Filippis o Kyle & Yost, también habrá jovenes homo superior venidos de la Generación X de Lobdell y Bachalo, los New X-Men de Grant Morrison o de los Jóvenes X-Men de Marc Guggenheim. En definitiva, cualquier chaval mutante que haya salido en los últimos 40 años puede asomar la nariz por la serie.

Ed Brisson realiza un gran trabajo desarrollando a los personajes. Hace que se comporten como adolescentes o jóvenes adultos. Para ello, prima tanto la acción macarra de la que plaga la serie (ya vimos de lo que era capaz en la penúltima X-Force) como el desarrollo e interacción entre los personajes, dedicando tiempo a algunos gloriosos diálogos llenos de pullas por parte de Bum Bum a sus compañeros por no haberla llevado al espacio.

Magik

Nuevos Mutantes avanza con ritmo hacia un destino que no acabo de atisbar. Está claro que lo sucedido en Nebraska con los padres de Pico dará que hablar, y también los tejemanejes de Sebastian Shaw que protagoniza uno de los momentazos de estos números a la hora de proclamar su soberanía mutante.

No obstante, la trama principal de los dos capítulos que hoy nos ocupan llevará a un buen destacamento de chavales hasta el olvidado país de invención marveliana de Carnelia. La ficticia nación fue presentada hace décadas en Iron Man y no había vuelto a hacer acto de presencia. Ahora, gracias a los esquemas que pueblan cada serie mutante (que reconozco que me encantan) podremos saber mucho más de esta nación, antiguo territorio soviético, que es colindante con Latveria. El uso de esta nación puede parecer un detalle insignificante que a la mayoría de lectores se la traerá al pairo… Cosa lógica, pero que nota que Brisson es un tipo que conoce bien el legado de Marvel usándolo de manera sutil para que encaje con el rupturismo de este nuevo renacer mutante. ¿Huevo de pascua o chorrada? Que cada uno elija.

Me enrollo y no voy al grano. El viaje a Carnelia tiene miga puesto que es una nación soberana que no reconoce a Krakoa como país y por lo tanto no permite que haya portales dimensionales, lo que hace que sus ciudadanos mutantes no puedan escapar. Es más, no reconocen el genoma X como una realidad por lo que la raza del homo superior también es rechazada. Así que tenemos un cocktail con adolescentes mutantes cabreados y negacionistas extremos ¿Qué puede salir mal?

nm nightmare

La excusa del viaje es para recoger a una niña que ha sufrido su despertar muti con unos poderes descontrolados que van creando una especie de esfera de pesadillas creciente. Sí, lo admito, el argumento no es muy novedoso y lo hemos visto ya mil veces. Pero ¿Quién ha dicho que eso sea un problema?. Mientras esté tan bien escrito como aquí, a servidor no le importa. Con ecos a la saga de Proteo original o a la película The Thing de John Carpenter por su ambientación con aire de terror ochentero, la trama se desarrolla de manera ágil y amena dejando algún buen cliffhanger, aunque sin ser estos de una espectacularidad desmedida. Todo ello queda compensado con una más que soberbia caracterización de personajes, tirando Brisson de plantel clásico para esta misión.

El artista italiano Flaviano realiza un gran trabajo en estos números, especialmente en el siete, creando toda la atmósfera que producen los poderes del Nuevo Mutante. Un mundo pesadillesco y extraño para el que el dibujante nos enseña unos acabados mucho más trabajados que en anteriores encargos para La casa de las ideas. Si a esto le sumamos el color de Carlos López, que se complementa a la perfección, nos deja una serie la mar de bien rematada a nivel gráfico.

Hacedme caso, dadle una oportunidad que no os váis a arrepentir.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com