La herencia del Coronel Texto: Carlos Trillo Dibujos: Lucas Varela Formato: 17 x 24 cm. Impreso en color, 104 páginas Encuadernación: Cartoné PVP: 16.-...

La herencia del Coronel
Texto: Carlos Trillo
Dibujos: Lucas Varela
Formato: 17 x 24 cm.
Impreso en color, 104 páginas
Encuadernación: Cartoné
PVP: 16.- €
ISBN: 978-84-92902-18-7

untitled6

Nacido en Buenos Aires en 1943, Carlos Trillo es el reconocido guionista de obras como Yo, Vampiro (con Eduardo Risso), Alvar Mayor (con Enrique Breccia) o El loco Chávez y Las puertitas del señor López (con Horacio Altuna). Aquí le acompañan los dibujos de otro excelente autor argentino, Lucas Varela.

Las obras de Varela han sido publicadas en medios como Clarín, La Nación, TXT y Rolling Stone. Para la revista infantil Genios, y bajo el seudónimo “Mr. Zombi”, ha realizado Ele, con guión de la pareja Trillo-Maicas, y junto a Trillo también llevó adelante El cuerno escarlata. Actualmente está preparando su segundo libro con Dibbuks: Paolo Pinocchio.

Publicado originalmente en Fierro por entregas y luego editado en formato de álbum en Francia, fue nominado al premio mayor del festival de Angouleme 2008. Se editó en Argentina como El síndrome Guastavino (su título original) y en España es ahora publicado por Dibbuks utilizando el mismo título francés.

Elvio Guastavino es el fiel retrato del burócrata gris e insignificante. Un oficinista de Ministerio que se desenvuelve en una atmósfera opresiva y explotadora, ganando un sueldo paupérrimo y recibiendo un trato tiránico y despótico, donde el reiterado miedo al poder forma parte de su miserable vida. Es hombre temeroso, solitario y, aparentemente, inofensivo que vive con su anciana madre invalida, a la cual descuida en atender por una obsesión compulsiva y angustiante, que sostiene con una muñeca de porcelana del siglo XIX (a quien llama Luisita) que un judío anticuario exhibe en la vitrina de su tienda de antigüedades y a la cual Guastavino no puede comprar (rescatar) debido a su elevado costo.

Elvio es un hombre desquiciado, atormentado por sus inquietantes recuerdos de un mórbido pasado y es también un producto, un fruto de la visión crítica de esta fábula de horror de Trillo: la valida condena a los militarismos latinoamericanos (no solo al argentino del cual se ocupa la historia) que bajo el pretexto de la defensa de los ideales de patria y religión se convirtieron en autenticas fuerzas de ocupación en sus propios países, haciendo de la bestial tortura a civiles y la demencial represión interna una práctica común contra su propia ciudadanía. Donde el brutal sadismo y el abuso sexual formaban parte de sus sistemáticos métodos antirevolucionarios dirigidos a controlar el orden interno en forma deshumanizante, revelando además una atroz idea: que el machismo desorbitado, propio de la autoritaria formación militar, finalmente los conduce a una salvaje perversión contra la mujer. A su espeluznante cosificación como simple objeto sexual para un sádico deleite.

El dibujo humorístico y casi caricaturesco de los personajes (realizado por Lucas Varela, uno de los mayores talentos argentinos surgidos últimamente) retratándolos en un entorno realista, grisáceo y decadente, hacen de adecuado contrapeso a esta fábula repulsiva, indignante y de terror. Esta historieta es uno de los puntos más altos en la extensa y genial producción de Carlos Trillo.

Extracto del comentario de Gabriel Zárate en: fugahistorietas.blogspot.com

Compartir:

ELHDLT

Web y podcast dedicados al mundo del cómic, con especial atención a los tebeos publicados en España y al comic-book USA de actualidad (Marvel, DC, Dark Horse, Image).

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com