No hace falta ser experto en historia americana: en cuanto nos topamos con una referencia a mujeres y a la localidad estadounidense de Salem,... Mujeres de Salem, de Thomas Gilbert

No hace falta ser experto en historia americana: en cuanto nos topamos con una referencia a mujeres y a la localidad estadounidense de Salem, rápidamente nos viene a la cabeza uno de los momentos más oscuros de la humanidad: los juicios por brujería en la colonia inglesa de Salem, Massachussetts, a finales del S.XVII.  En estos procesos, más de doscientas personas fueron acusadas y diecinueve de ellas, catorce mujeres y cinco hombres, fueron ahorcadas. Mujeres de Salem, obra del autor francés Thomas Gilbert, mira hacia atrás y nos cuenta algunos cómos y por qués de aquellos días.

mujeres de salem pg1

Mujeres de Salem no sólo nos relata, de una forma más o menos libre, los sucesos que llevaron a la ejecución de varias acusadas de brujería. También es un retrato de la opresión que sufría la mujer en las colonias puritanas inglesas durante la época colonial. En el puritanismo, la cabeza de la familia, tanto en lo material como en lo espiritual, era el hombre, y la mujer estaba obligada a someterse a él y obedecerle, en una sociedad opresivamente patriarcal.

Abigail Hobbs, el personaje que nos introduce en la historia, es una niña de catorce años que está entrando en la adolescencia y, aunque no sea consciente de ello, empieza a llamar la atención de algunos chicos de su comunidad. Chicos de su edad, por cierto. Este hecho, bajo la perturbada moral puritana de la época y la zona, hace que Abigail sea llevada ante una asamblea formada por las mujeres del pueblo, que consideran que ya es madura, que es una tentación para los hombres y que su inminente menstruación será un castigo por ello. A partir de ese momento, Abigail tiene que llevar el pelo corto, mirar al suelo cuando se cruce con hombres y ser discreta en su vestimenta y su comportamiento. Todo porque un niño le regaló un juguete de madera a una niña.

Mujeres de Salem pg2

A partir de ese momento, el autor empieza a hacer reflexiones varias sobre la sociedad de la época. Por supuesto, la opresión patriarcal es el eje de la trama, pero no es el único tema que se trata. El fanatismo religioso le sigue de cerca, con un líder espiritual que juzga quién no reza con suficiente intensidad. También, por supuesto, está el racismo. Los nativos americanos no habían sido aniquilados aún, pero claramente se les ve como algo negativo, como una mala influencia, incluso demoniaca. Y el progresivo oscurecimiento de la historia, empezando por la inocente infancia de Abigail y terminando con el ahorcamiento de varias víctimas inocentes, tiene su reflejo gráfico. El trazo se va volviendo progresivamente más duro, las caras son cada vez más agresivas y más deformadas, y la paleta de color se va oscureciendo según avanza la historia, volviéndose progresivamente también cada vez más oscura.

Pero Mujeres de Salem no es sólo el retrato de una época bajo una moral arcaica y opresiva. Podemos leerla con tranquilidad, señalando que eran otros tiempos y que hemos avanzado mucho, pero prácticamente todo lo que se señala en esta obra tiene su reflejo oscuro en la sociedad contemporánea. Que vivimos en una sociedad patriarcal -aunque menos que entonces, que sí- es algo innegable, pero, entre otros hechos, seguimos teniendo una brecha salarial y se culpabiliza a las víctimas de agresiones machistas. El integrismo religioso sigue existiendo en nuestros días a lo largo de todo el planeta, yendo de la mano del machismo y del racismo, males estructurales de la sociedad en la que vivimos. Y lo de las falsas acusaciones para vengar agravios personales, reales o imaginados, es algo que tenemos razonablemente cerca. Durante nuestra Guerra Civil había personas en ambos bandos que acusaban a sus vecinos de ser simpatizantes del bando contrario para que cayera sobre ellos el peso de… de la injusticia, vamos.

Mujeres de Salem es una lectura muy potente. Una historia que no debemos olvidar sobre un fracaso en nuestro pasado, una mancha en la historia de la humanidad. Pero también, un recordatorio de que, aunque estemos dando pasos en la dirección correcta, queda mucho camino por delante.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Summary
Review Date
Reviewed Item
Mujeres de Salem
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com