Vale, sé que solo estamos en febrero, pero posiblemente Mujer salvaje de Tom Tirabosco (publica Nuevo Nueve) sea uno de los mejores tebeos que... Mujer salvaje, de Tom Tirabosco

Vale, sé que solo estamos en febrero, pero posiblemente Mujer salvaje de Tom Tirabosco (publica Nuevo Nueve) sea uno de los mejores tebeos que vayan a ver la luz en España en este año 2020. Estamos ante una novela gráfica de aparente simplicidad pero que esconde una trama y reflexiones sobre la vida y el mundo tremendamente complejas. Una obra que te atrapa como una araña a una mosca en su tela y no te permite parar hasta que la has devorado por complejo. Más de doscientas páginas que nos sumergen en una historia de protesta, crítica y reivindicación.

mujer salvaje

Mujer salvaje nos traslada a un futuro distópico de dentro de unos cinco y diez años. En Estados Unidos ha estallado una lucha de clases entre los más privilegiados y los que critican el capitalismo despiadado del país. Imaginad un movimiento como el Occupy Wall Street pero mucho más severo, que desemboca en una nueva guerra civil con el ejército y la policía tomando las calles, los ricos huyendo a zonas seguras como Alaska y los protestantes organizándose para contraatacar pero a la vez siendo cazados por milicias y drones.

Ojo, Mujer salvaje no es un cómic de acción, ni mucho menos. No es nada tan vibrante y explosivo como DMZ o Y el último hombre (por buscar referentes ambientados también en América). La grandeza de esta novela gráfica radica en la protagonista, en su búsqueda de un nuevo mundo alejado de todo lo que provocó el apocalipsis financiero que llevó a los Estados Unidos a un colapso. Una búsqueda que comenzará por lograr la comunión entre ella y la naturaleza. En Mujer salvaje escasean los diálogos, casi toda la narración se sirve de monólogos internos que nos permiten entender mejor a nuestra heroína.

Ella (llamaremos así a la protagonista, además de ser su designación en la sinopsis de la obra) comprobará las dificultades de la vida salvaje. Un entorno al que muestra un profundo respeto. Tom Tirabosco sabe transmitir a la perfección al lector la sensación de soledad de Ella, el miedo a lo desconocido o su fortaleza para enfrentar cualquier adversidad. Un crisol de emociones muy humano que contrasta con la fría eficiencia de la naturaleza. La novela gráfica no está exenta de algunas sorpresas y giros de guion que favorecen tanto al carisma de Ella como al interés como lectores de ver por donde avanza la obra.

Femme sauvage

Tom Tirabosco es un guionista habilidoso, todo un cuentacuentos que en apenas un puñado de páginas ya nos ha mostrado un nuevo escenario. Es cierto que quedan preguntas sin responder o algunas de las causas para haber llegado a esta situación no están claras. En mi opinión esto enriquece la lectura, pues nos permite que nosotros mismos lleguemos a las conclusiones de por qué la nación más poderosa de la Tierra se ha derrumbado. En esta obra también se enaltece la figura de la mujer como el ser vivo más autosuficiente y apto para la supervivencia. Todo un ejemplo del que ya podrían aprender muchos artistas.

Mujer salvaje está dibujada a lápiz, con carboncillo, la ausencia de color o de elementos ornamentales es determinante para mostrar la crudeza de este relato. Sus figuras son sencillas, expresivas, llenas de vida. Cabe destacar algunos pasajes que ocupan unas cuantas planchas donde se nos muestran las ensoñaciones, pesadillas o incluso delirios. Un recurso que lleva a Ella a evadirse de la realidad pero que no deja de ser una manera de fundirse, de volverse una con la vida natural de los frondosos bosques que atraviesa en su periplo.

Mujer salvaje ofrece un mensaje claramente anticapitalista y anticonsumista, siendo un cómic que va muy en consonancia con las inquietudes de Tom Tirabosco. Un autor que ya nos había mostrado su visión del mundo en obras similares pero a la vez tan alejadas como El fin del mundo o Los ojos del bosque.

mujer salvaje

Este nuevo trabajo suyo no es más que otro grito de alarma hacia donde vamos como personas, pero sobre todo como especie. Una especie que crece como un cáncer descontrolado en lo que respecta al planeta Tierra. Desde luego que no vamos bien. El desenlace, totalmente lógico pero no por ello menos inesperado, te golpea como un puño en la boca del estómago, pero a su vez te deja con una sensación de satisfacción por haber leído una obra tan maravillosa cuyo mensaje es claro: la vida siempre se abre camino.

Lo dicho. Uno de los mejores cómics que seguramente leeremos este año, totalmente recomendable y además perfecto para regalar.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com