Jill Thompson hizo esta Muerte: A las puertas de la muerte, para ilustrar una versión de lo sucedido en el arco de Sandman: Estación de... Muerte: A las puertas de la muerte

Jill Thompson hizo esta Muerte: A las puertas de la muerte, para ilustrar una versión de lo sucedido en el arco de Sandman: Estación de nieblas, concretamente lo que sucedía con uno de los personajes secundarios de la serie de Neil Gaiman que más éxito y popularidad han tenido posteriormente, Muerte. Recordemos sin ánimo a spoilear demasiado, que en dicho arco argumental sucedían una serie de cosas que tenían como consecuencia la salida de Lucifer del Infierno, quedando este a cargo de nuestro Eterno del sueño. Mientras tomaba la decisión de qué hacer con la llave del Infierno, todos sus habitantes podían abandonarlo libremente… y esto es lo que nos cuenta Thompson en esta obra. Estos, fuera del Infierno, se ven atraídos naturalmente por Muerte, que no sabe cómo deshacerse de ellos. Sus hermanas Delirio y Desesperación deciden dar una fiesta para estos muertos errantes, y no se les ocurre mejor emplazamiento que… la casa de Muerte.

Thompson recrea algunas de las escenas de dicho arco argumental, pero ilustra esta historia con un tono radicalmente diferente. Con un estilo más cercano al manga, adapta esta historia con un tono más cómico e incluso diría que infantil. Me ha recordado en ciertos pasajes al sentido del humor de sus otras obras La fiesta de DelirioEl libro de cuentos de los pequeños Eternos. No obstante, puede deberse al tipo de dibujo y las bromas, pero realmente es una adaptación bastante fiel del arco argumental original, y reinventa lo que pasaba a los otros Eternos tras la salida del Infierno de Lucifer.

Muerte
Se puede leer de manera independiente, no obstante, puedes encontrarte algo perdido si no has leído antes la obra de Gaiman, puesto que va a costarte familiarizarte con el resto de Eternos, y no te vas a enterar de por qué ha pasado lo que ha pasado. Además, vas a tener a un montón de personajes (Susano-O-No-Mikoto, Azazel, Remiel…) que si bien no son imprescindibles para la historia, te vas a quedar con cara de «me estoy perdiendo algo». Es verdad que al final de la obra y entre los extras, se incluye un pequeño resumen de los diez principales arcos argumentales de Sandman (los diez tomos que se publicaron originalmente para recopilar todos sus números), pero tal vez habría sido más interesante incluir una pequeña carta o incluso sinopsis previa, como ya hiciera Carey en el primer tomo de Lucifer.

Para los no habituales al cómic japonés, y especialmente si sois muy fans de la obra original de Gaiman, este tomo puede resultaros un auténtico salto de fe, aunque a decir verdad, el estilo de Thompson es muy dinámico y aunque tenemos los personajes de ojos grandes, las líneas cinéticas frecuentes y algún que otro gesto exagerado, luego está bastante contenida y no se le llega a ir de las manos en ningún momento. Y sabe con quién puede tirar más por este estilo. Sandman permanece serio y distante, sin ningún gesto que te saque de la serie, pero Muerte, Delirio y Desesperación, sí dan juego a alguna que otra cara con ojos desencajados tan frecuentes en el manga Shonen y Shojo.

Y hay que reconocer que el sentido del humor de Thompson es bastante divertido, como ese flechazo de Desesperación por el fantasma de Edgar Allan Poe, que me consiguió sacar alguna carcajada.

El tomo concluye con una serie de bocetos y el citado resumen de los diez tomos originales de Sandman, más algunas otras obras relacionadas como El libro de cuentos de los pequeños Eternos o Noches eternas.

Muerte
En definitiva, Muerte: A las puertas de la muerte.

Una obra simpática, autocontenida y que se puede leer sin haber leído nada de la obra de Gaiman, aunque recomendaría hacerlo después de haber llegado, al menos, hasta Estación de nieblas, el arco que adapta y amplía con este estilo manga tan atípico. Un contraste que si bien puede producir rechazo a los más puristas, consigue marcar la diferencia entre el tono original y el buscado por la autora, que imagino que es lo que se buscaba desde un principio. Si te ha gustado el tono y te has reído con el humor, sí te animo a que pruebes (si no lo has hecho ya) con las obras de los pequeños Eternos de la autora, que también ha publicado ya ECC.

Lo mejor: Divertido. Una visión diferente y fresca. El dibujo de Thompson, si no tienes problemas con el manga.

Lo peor: Algún purista puede querer sacarse los ojos si no sabe dónde se está metiendo…

Para fans de Jill Thompson. Para los que disfrutaron con Estación de nieblas y quieran revisitarla con un estilo radicalmente diferente. Para echar un buen rato de lectura sin salir del universo Sandman.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com