Para describir el trabajo de G. Willow Wilson al frente de la Ms. Marvel protagonizada por Kamala Khan solo se me ocurre una palabra:... Ms. Marvel: Yerma adolescencia

Para describir el trabajo de G. Willow Wilson al frente de la Ms. Marvel protagonizada por Kamala Khan solo se me ocurre una palabra: descomunal. Yerma adolescencia es el título del primer arco argumental de cuatro números, recogido dentro de este octavo tomo, homónimo, de la colección de Panini. El tomo se completa con un mini-arco de dos números llamado Algo nuevo. Son muchos los números a sus espaldas, y sería previsible que la serie fuera poco a poco perdiendo algo de fuelle. Pero nada, oye, sigue como una moto, explorando caminos inesperados, desarrollando una galería de secundarios fascinantes e incluso se permite recuperar villanos marca de la casa.

Yerma adolescencia
Y es que este primer arco con el que abre el tomo nos plantea la situación de una Jersey sin Kamala. La joven está desaparecida y por ende, su alter ego heróico. Pero sus amigos no van a permitir que el legado de Ms. Marvel quede en el olvido y así Mike y Zoe, van a enfundarse un disfraz y van a ponerse una peluca y se encargarán de mantener las calles limpias de maleantes. El problema viene cuando reaparezca en escena un viejo enemigo de la heroína musulmana, nada menos que el Inventor, villano que puso a Kamala en apuros allá por el segundo tomo de la colección de Panini.

El arco me parece sencillamente fabuloso. No solo porque desarrolla muy bien a ese grupo de amigos formado por Gabe, Nakia, Zoe y Mike, sino porque además sigue dándole momentos a Puñal Rojo y hace girar toda la trama alrededor de la importancia de la figura de Ms. Marvel, más allá de la persona. Pero es que Wilson lo hace de una manera endiabladamente divertida. Roza directamente el género del slapstick, con escenas muy locas y un dibujo de Nico León que por momentos nos va a recordar al mejor Shonen Manga. Eso hace que la historia sea muy disfrutable, presentando un misterio a resolver (¿dónde está Kamala?), recuperando a un villano al que dábamos por desaparecido (el Inventor) y dando volumen a esos secundarios que tienen muchas más posibilidades que servir de personajes que devuelven las frases a la protagonista. Y a pesar de lo concurridas que van a estar estas páginas, no son los únicos secundarios que van a aparecer. Tenemos a Naftali buscando por su cuenta a Kamala y a… bueno, os dejo que lo descubráis por vuestra cuenta.

Yerma adolescencia
Pero si este primer arco es divertido y da volumen a una galería de personajes cada vez más atractiva, los dos números que siguen son el ejemplo perfecto de lo que debería ser esa Marvel (o esa industria del cómic, sin necesidad de concretar) actual. En el siguiente arco vamos a tener a otros tantos personajes de vuelta: desde un villano que vimos hace apenas un par de tomos, al hermano de Kamala convirtiéndola en tía, hasta Bruno, el que a todas luces parecía que iba a ser el interés romántico de Kamala, y que se había ido becado a Wakanda. Como buena historia de adolescentes, su vuelta va a ser en el momento menos apropiado, y Kamala se va a encontrar en una encrucijada entre su amigo de toda la vida y ese apuesto superhéroe que se empeña en compartir aventuras con ella.

Me parecen unos números muy bien escritos. No olvida a ningún secundario, sigue desarrollando a alguno de ellos, y plantea unos diálogos y situaciones que, si bien son los que un adolescente va a disfrutar por sentirse identificado con ellos, no quedan forzados. Sigue mostrando la cultura de Kamala, profundiza en la diversidad sexual… y en ningún momento da la impresión de estar impostado. Son unos números que se leen con una sensación de naturalidad inusual. Mientras los leía no tenía esa sensación que sí me han dado otras series Marvel recientes en las que parecía que tenían que hablar de este tipo de temas porque es lo que toca y por cumplir una cuota de modernismo. Willow Wilson demuestra que la mejor arma para contribuir a la normalización es la de hacer un buen guión y unos diálogos inteligentes. No hace falta más.

Al principio, el dibujo de Nico León no me gustaba demasiado, me costaba bastante entrar en él. Tal vez fuera por la comparación inconsciente con Adrian Alphona, en la que salía muy perjudicado, pero me parecía muy poco detallista, un dibujo que abusaba de fondos de viñeta vacíos, con degradados o con líneas cinéticas. Sin embargo, con estos números brilla, porque la historia tiene un tono cómico que gana enteros con esa expresividad que aporta el argentino y esas escenas con diálogos entre el grupo que resultan muy divertidas, aunque estén apoyadas en la conversación.

Yerma adolescencia
En definitiva, Ms. Marvel: Yerma adolescencia.

Otro ejemplo más de que la normalización de religiones, orientaciones sexuales y culturas diferentes en general, no necesitan más que un guionista eficaz que escriba desde la naturalidad, y sepa de lo que habla. Es algo que destaca la editora Sana Amanat en una carta que se incluye en el tomo:  Pone la atención en una escena concreta, en la que Kamala consulta con el shayj (el asesor religioso) sobre sentimientos, y le confiesa el miedo por lo que está atravesando. Abdullah es un personaje entrañable, con gran tolerancia y comprensión por la edad que tiene Kamala y cómo las hormonas disfrutan su viaje en la montaña rusa. Abdullah representa al lector que,  incluso aunque haga años que ya pasara la adolescencia, se pone en perspectiva y ayuda a entender cómo se sienten los personajes. Ms. Marvel, muchos números después, sigue siendo la serie a imitar. 

Lo mejor: El trabajo de G. Willow Wilson. Lo divertida que es. Habla un lenguaje con el que cualquier joven se puede identificar.

Lo peor: Si no buscas o conectas con series de corte juvenil, no es para ti.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Ms. Marvel 8. Yerma adolescencia
Vv.Aa and Panini España
Precio: EUR 12,82
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com