Ocurre con una cierta frecuencia que algunos personajes secundarios, escritos como apoyo a los protagonistas de las obras en las que aparecen o incluso... Motorista Fantasma Cósmico: El bebé Thanos debe morir

Ocurre con una cierta frecuencia que algunos personajes secundarios, escritos como apoyo a los protagonistas de las obras en las que aparecen o incluso como relleno de una trama mayor, acaban consiguiendo una popularidad tal que el público llega a demandar una historia centrada en ellos. Así, por ejemplo, Spider Gwen, aparecida como una más de las versiones de Spiderman que poblaban el Multiverso Marvel, ha acabado consiguiendo su propia serie y siendo uno de los secundarios más populares de la franquicia arácnida, dando incluso el salto al cine. En las primeras películas de Kevin Smith, Jay y Bob el silencioso son personajes mucho más recordados que los dependientes de Clerks o los artistas de cómic de Persiguiendo a Amy. Y en la reciente historia que Donny Cates escribió de Thanos, presentó un personaje totalmente exagerado y alocado que ha terminado consiguiendo su propia serie limitada: el Motorista Fantasma Cósmico. Ver para creer.

motorista fantasma cósmico pg1

Cuando me enteré, vía anuncios por redes sociales, de la existencia de un personaje llamado Motorista Fantasma Cósmico, se me puso cara de emoticono con una ceja levantada. Cuando me enteré de que, además, este personaje era (una versión de) Frank Castle, me pareció una burla. Hasta que leí Thanos Vence, que entonces me di cuenta de que, efectivamente, era un chiste de personaje, que no tenía sentido ninguno… pero que molaba muchísimo y que el puñetero batiburrilo de personaje era un robaescenas de marca mayor. El problema no es solo que no sobreviviera al final de la historia, es que además la línea temporal en la que fue creado fue borrada de la existencia.

Bueno, eso sería un problema para un personaje serio. Pero el Motorista Fantasma Cósmico no lo es. Leyendo esta serie limitada que Panini presenta en tomo, nos damos cuenta pronto de que es un tebeo humorístico, que se acerca al absurdo y se tira a él de cabeza de forma totalmente orgullosa. Aviso, lectores que buscáis una historia cósmica épica al estilo Jim Starlin: aquí no la váis a encontrar. Aún así. la historia es razonablemente coherente. Si en el tomo anterior, esta versión de Castle murió, este tomo empieza con el personaje muerto… y en Valhalla. Pero alguien que existe para la venganza no disfruta la paz del paraíso del guerrero, así que Odin le manda de vuelta a la Tierra… pero en lugar de a su ya inexistente mundo futuro, al pasado. A la época en la que Thanos era un bebé, con la intención de matarlo en la cuna para que todo el mal que ha hecho a lo largo de su vida no exista. Pero ante el clásico dilema de «¿matarías a Hitler siendo bebé?», el Frank Cósmico se ve incapaz de apretar el gatillo y decide que mejor educarlo para que no llegue a ser el genocida universal que ha sido siempre.

motorista fantasma cósmico pg2

Así, tenemos una versión totalmente alocada de Lobo Solitario y su cachorro, en la que el Motorista Fantasma Cósmico pretende ser la guía moral de un niño que tiene potencial para convertirse en el mayor asesino de la historia… y todos nos hacemos un poco a la idea de por dónde pueden ir los tiros a partir de aquí, ¿no? Es una historia con un trasfondo serio, con la dualidad entre naturaleza y educación como eje central, pero con una intención cómica extrema sin el más mínimo complejo. Pero si en Thanos Vence funcionó, aquí se aprecia que es un personaje con un potencial -cómico, eso sí- brutal. Y aunque la línea temporal en la que existe fue borrada y esta historia podría perfectamente tener lugar en esa misma, el personaje, que debutó casi como un chiste, ha acabado funcionando tan bien que forma parte de la actual encarnación de los Guardianes de la Galaxia y lleva ya un par de números de su segunda serie en solitario, El Motorista Fantasma Cósmico destruye la Historia de Marvel.

Sobre el dibujo de Dylan Burnett sólo puedo decir cosas buenas. Este recién llegado, que debuta en Marvel con esta serie aunque ya había trabajado previamente con Cates en un par de series del mercado independiente, Interceptor (Heavy Metal) y Reactor (Vault Comics), tiene un trazo potente, dinámico, que mezcla a partes iguales el cartoon y el underground y hace que queramos saber más de él. Últimamente valoramos mucho los nuevos guionistas llamados a ser las futuras estrellas del medio, pero en el apartado gráfico Dylan Burnett es un tipo llamado a ser una puñetera estrella si hay algo de justicia en el mundo. Por lo pronto, está a punto de aparecer en castellano el primer número de su nueva serie: X-Force, escrita por Ed Brisson. Yum, yum.

Quizás el mayor pero que le podemos poner a esta serie (bueno, a este personaje desde su mismísima creación) es sabemos que el protagonista es Frank Castle porque nos lo dicen. En ningún momento tenemos al personaje amargado, traumatizado, obsesionado que conocemos. Se parece mucho más a una versión (más) alocada de Masacre que al Castigador. Y aunque Masacre es un personaje que se me ha atragantado siempre, tengo que reconocer que leído este tomo, compraría de cabeza una serie del Mercenario bocazas escrita por Donny Cates. Pero bueno, ya he dicho en varias ocasiones que a estas alturas hay que comprar cualquier cosa que escriba Donny Cates, ¿no?

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 16,15
Summary
Review Date
Reviewed Item
Motorista Fantasma Cósmico: El bebé Thanos debe morir
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

  • Flavio Oliveri

    21 mayo 2019 #1 Author

    El personaje mola porque ya existe y se llama Lobo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com