El año pasado se cumplieron 25 años de la publicación de Marvels, la obra de por aquel entonces unos casi desconocidos Kurt Busiek y... Marvels: Epílogo

El año pasado se cumplieron 25 años de la publicación de Marvels, la obra de por aquel entonces unos casi desconocidos Kurt Busiek y Alex Ross. Llegaba como sin querer hacer ruido y terminaría por marcar el siguiente gran hito de la historia del cómic USA, tras Watchmen y Dark Knight.

Con todo lo que finalmente ha supuesto, no es de extrañar que Marvel quisiera celebrar tan significativo cumpleaños reuniendo al equipo original para este Marvels: Epílogo, que Panini nos trae en forma en su línea facsímil, como broche final a las entregas anteriores de Marvels.

Marvels: Epílogo

Son tan solo 15 páginas de historieta las que Busiek y Ross nos brindan en Marvels: Epílogo, que se complementan hasta las cuarenta con varias entrevistas y bocetos. En tan poca extensión y con la obra concluida hace 25 años (e incluso con secuela), es de esperar que lo que vamos a leer sea poco más que una anécdota, pero la verdad es que es una anécdota excelentemente escogida y que consigue enriquecer el mensaje original de Marvels.

Nos situamos en el Rockefeller Center en la navidad de 1976, la primera navidad de esa Patrulla-X de Segunda Génesis. Concretamente comenzamos al principio de The Uncanny X-Men #98, el inicio de la saga que terminaría por traernos a Fénix, pero, como se suele decir, eso es otra historia. Entre nuestros mutantes favoritos y otros cameos como los propios Dave Cockrum y Chris Claremont, en el Rockefeller Center en aquel momento tendremos, como no podía ser de otro modo en Marvels, a Phil Sheldon y su hijas. Serán testigos del ataque Centinela y la respuesta de los X-Men.

Marvels: Epílogo

Recordemos que ya existe una secuela de Marvels, que bajo el título de El ojo de la cámara, nos sumergía en los 70 e inicios de los 80 mientras ahondaba en la historia personal de Sheldon. Marvels: Epílogo funciona independientemente de esta secuela. Aunque se sitúe entre sus números 2 y 3, no se trata tanto de continuar con la historia de Phil Sheldon ni del metadiscurso sobre el oscurecimiento de los 70. Marvels: Epílogo usa esta década como trampolín desde el cual homenajear a la Marvels original y mejorar esa puerta que se abría en el final del Marvels en 94, que quedó un tanto desvirtuada por el tiempo, dado que Danny Ketch no resultaría tan relevante como se preveía.

A estas alturas no puedo decir que Marvels: Epílogo sea imprescindible, dado que la obra madre funciona exactamente igual de bien sin ella, pero sin duda, Busiek y Ross se las han arreglado para redondear un poco más el mito con la ayuda de 25 años extra de experiencia. Sin tantos rodeos, si disfrutaste con Marvels, disfrutarás con Marvels: Epílogo.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com